Rumbos

¿Justicia por propia mano? ¡Cuidado!

por

/x

LO RECORDÉ AHORA QUE VISITARON Ciudad Obregón el poeta y activista social JAVIER SICILIA y el académico, escritor y político, JORGE G. CASTAÑEDA: Sí, el periodismo se ha democratizado pero al mismo tiempo en algunos sectores los llamados “vacas sagradas” de este oficio han tiranizado la actividad periodística.

Solo de cuando en vez ese sector privilegiado del periodismo muestra algún signo de ruptura.

Hace poco me tocó en suerte escuchar algo que seguramente a muchos les pareció insólito.

CIRO GÓMEZ LEYVA, objetó públicamente lo que CARLOS LORET DE MOLA escribió en dos artículos sobre los hechos donde supuestamente policías federales se enfrentaron a sicarios, con saldo de 42 delincuentes muertos y un policía fallecido.

Yo también me asombré de la contundencia con la que Gómez Leyva desacreditó lo escrito por Loret.

Fuera de eso, ese grupo siempre está presto a defender a cualquiera de ellos que haya sido cuestionado por algún crítico de fuera.

Obviamente, JORGE CASTAÑEDA forma parte de ese grupo, aunque no tengo claro si es parte de la cofradía o solamente es amigo de ellos.

Castañeda vino a la inauguración de la Feria Internacional del Libro de Cajeme, auspiciado— ¡y Dios sabe cómo tuvieron que afanarse para lograrlo!— por el Instituto Politécnico Nacional.

De paso, hizo la presentación de su libro ‘Amarres perros’, que es algo así como autobiografía complaciente, pero no desprovista de sucesos interesantes.

(Por cierto, no he recibido de parte de CUQUITA AMADO DE ARAIZA, su opinión sobre este trabajo literario, que lo es, aunque se trate de ‘Memorias’ de un hombre que no es precisamente un monumento a la humildad).

Pues sí: lo recordé ahora que Castañeda y Sicilia visitaron la región del yaqui: el Premio Nacional de Periodismo se ha democratizado. Ha dejado de ser un club de autocomplacencia de unos pocos periodistas del Distrito Federal.

Ya no lo entrega el gobierno de la República. Ahora toda la organización y el trabajo de supervisión, corre por cuenta de varias universidades del país.

Y naturalmente, los premiados pueden ser de cualquier lugar de la República.

como ya es del dominio público, CARMEN ARISTEGUI obtuvo el Premio Nacional en la categoría Reportaje, por su trabajo sobre la “Casa Blanca de las Lomas”, en la Ciudad de México.

Para muchos, este reportaje fue el Waterloo de ENRIQUE PEÑA NIETO. Yo no lo veo así.

Insisto en que hay otros factores que desde la penumbra han maniobrado para debilitar el gobierno priísta de Peña.

Como sea, si con algo hubiese que ejemplificar el cambio que ha experimentado el país, sería sin duda el caso de este premio, que antes se le entregaba solo a aquel periodista que fuese complaciente con el presidente en turno de la República.

Era un gran honor ser merecedor de ese premio. Sobre todo porque el encargado de la entrega, era precisamente el primer mandatario.

Lo que me lleva a otro punto: ayer LUIS RUBIO, publicó en el diario Reforma un interesante artículo sobre el antiguo sistema político mexicano.

Confieso que cuando un amigo mío tuvo la gentileza de reenviarme el artículo, no me imaginé que me llevaría tan grata sorpresa.

Y es que en su artículo, Rubio hace algunas consideraciones que son coincidentes con las que aquí mismo he expuesto en varias ocasiones.

Se refirió a las reglas no escritas de aquel sistema. Reglas que todos debían respetar, como el respeto irreductible al presidente del país.

Ser institucional significaba que el sistema premiaría a quien aguantara vara en momentos adversos. Era la disciplina, que como bien lo afirma Rubio, significa que habría que aprender a comer sapos sin hacer gestos.

Pero con el tiempo, la recompensa llegaría.

Claro que esto no tenía nada de democrático, pero el país transitaba sexenio tras sexenio, con estabilidad, con paz, con certeza en el rumbo y en serenidad en lo económico.

Rescata una anécdota que tiene que ver con JOSÉ LÓPEZ PORTILLO, quien en alguna ocasión declaró que él había sido el último presidente revolucionario de México.

Ciertamente, así fue.

Lo curioso es que fue así porque JLP rompió las reglas del sistema y hundió al país en una crisis que, ante su magnitud, obligó al presidente López Portillo a que se decidiese, no por JAVIER GARCÍA MANIGUA, que era la opción de los revolucionarios, sino por MIGUEL DE LA MADRID, un técnico de la Secretaría de Hacienda cuyo mejor mérito para estar bien en el ánimo de JLP, fue haberle dicho al presidente que la doctora ROSA LUZ ALEGRÍA era una mujer excepcional y que bien valía la pena nombrarla subsecretaría de Programación y Presupuesto.

López Portillo se encantó con la idea y de este modo se dio el nada honroso caso de un Presidente que llegó a serlo basado en su alcahuetería a un mandatario, y no tanto por, sus capacidades, virtudes éstas, que siempre estuvieron en duda.

Total, que la presencia de Sicilia a Cajeme, no solo sirvió para darle brillo a la inauguración de la Feria Internacional del Libro, sino para formar criterios y, así como al desgaire, echarle un poco más de leña al linchamiento social al gobierno estatal que ya se va.

Ambos opinaron y, bueno, eso está bien, pero me llama la atención que no lo hubiesen hecho hace un año, dos años.

Como sea, también a mí me sirvió para darle un aire menos local a estos Rumbos.

Después de todo, de cuando en cuando viene bien hacer algún cambio.

¿No lo cree usted, caro lector?

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUE LAS HILACHAS! Está aumentando el malestar de la ciudadanía por hechos que tienen que ver con la inseguridad en colonias y por servicios públicos deficientes…

Es verdad: está terminando un ciclo constitucional y viene otro. Por ahora, no hay mucho por hacer pues es de dudarse que los reclamos de grupos de ciudadanos pudieran tener una respuesta eficaz en lo inmediato…

Pero resulta inquietante lo que está generando esta situación: Por primera vez en la historia de Cajeme ciudadanos hartos de la inseguridad toman justicia en propia mano e infligen castigo corporal a un sujeto que robó el bolso de una vecina…

La sangre no llegó al río, por fortuna, pero es perturbador lo que se vio en un video…

¡Ojo chícharo!... Las cosas podrían ponerse peor…

MIENTRAS TANTO, POR PURITITA CASUALIDAD asistí hace unas noches a una función de box organizada por el joven empresario JORGE MERCADO, y esto me permitió saludar a mis cuates que gustan de este deporte; como por ejemplo, al Ing. GILBERTO DOMÍNGUEZ PARADA, a OMAR GUILLÉN PARTIDA, a ADRIÁN MANJARREZ DÍAZ, a LEOPOLDO (Polo, para sus amigos) RAMÍREZ; al tocayo MARIO VALENZUELA, al excampeón mundial JOSÉ LUIS CASTILLO, diputado local electo, entre otros…

Buen ambiente, excelente entrada, lo que sugiere que Mercado le entiende a esto…

¡Felicidades, Jorge!...

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, hay quienes se están preguntando por qué el presidente Peña Nieto se subió al ring con ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR…

Ya lo hizo un presidente—VICENTE FOX—y lo único que logró es que la imagen del Peje se agigantara…

No es el mejor momento para que el mandatario inicie un pleito mediático con un hombre que, hoy por hoy, es el político mejor posicionado en las encuestas ciudadanas…

De López Obrador pueden decirse muchas cosas, más malas que buenas, pero nadie lo podría acusar de corrupto…

No es que sea una blanca palomita, de hecho, no hay político que lo sea, pero no es hombre de ambiciones desmesuradas…

A lo mucho, se le podría acusar de vivir de la política, pero eso no es un delito, siempre y cuando lo que recibe se lo regalen los militantes de MORENA…

¡OH, LA LÁ! SE CONFIRMA que el nativo de San José de Bácum, MOISÉS GÓMEZ REYNA, será el coordinador de la bancada del PAN en el Congreso del Estado…

Decisión acertada, sin duda, pues Gómez Reyna llega al final de este sexenio sin anticuerpos, respetado precisamente por ser un político respetuoso y no haber comprado pleitos ajenos…

Algo que lamentablemente no se puede decir de otros funcionarios estatales, incluso, alguno que anticipó su renuncia para no tener que enfrentar a los grupos de transición y de entrega –recepción…

Usted me entiende…

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx

Comentarios