La frase de la semana: Lo que el PRD le llevó 25 años, a Morena le está llevando 30 meses

Rumbos

por

/x

LO RECORDÉ AHORA QUE SE ESTÁ COMENTANDO en diversos foros nacionales que, por primera vez en su historia, México tiene un partido bicéfalo. O sea, con dos cabezas.

Aunque esta rara situación, lo hace ver como un partido que ha sido incapaz de elegir a un nuevo dirigente.

Pues sí, me acordé ahora que tuve la oportunidad de escuchar en un debate entre BULMARO PACHECO y JUAN MANUEL ÁVILA, en el que ambos –son muy amigos, vale decirlo– coincidieron en que, si al PRD le llevó 25 años extinguirse, a Morena le llevará 30 meses.

Verdad de verdades.

Mire usted: El Movimiento de Regeneración Nacional lleva apenas menos de 6 años de vida. Como quien dice, apenas está en embrión. Y; sin embargo, a esta tierna edad Morena muestra una personalidad podrida en la que se reflejan siglos de malas mañas, varias generaciones de lo peorcito que ha producido la política en este país.

Morena es lo más grave que le ha pasado a la política mexicana. ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR creó ese partido como un proyecto personal para alcanzar el poder que se le había negado en dos ocasiones. Un hombre inteligente como él, no podía ignorar qué clase de individuos se integrarían al nuevo organismo político de la izquierda que vendría a sustituir al PRD.

En esta coyuntura histórica, se conjugaron varios factores que dieron como resultado que no solo el PRD se trasplantara en el nuevo partido sino también una enorme multitud de militantes del PRI.

Pero como bien lo señaló en un panel organizado por Televisa un joven de la izquierda que milita en el movimiento del poeta JAVIER SICILIA, lo peor del PRI y del PRD se fue a Morena.

El hombre instintivo que es AMLO, visualizó lo que podría derivarse de esta mezcolanza. Por eso es que en varias ocasiones ha amenazado con apartarse de Morena si insisten en no ponerse de acuerdo.

Es evidente que a estas alturas es un hecho que los morenistas han perdido el control y que su suerte está echada.

Yo estoy de acuerdo con lo que afirman que a AMLO lo que más le importa en estos momentos es ganar las elecciones de 2021. No son pocos los que pronostican que, obtenido este propósito, le cedería el liderazgo activo a algunos de sus más leales colaboradores y se retiraría a un retiro desde el que pudiera ejercer un poder de facto, algo así como un maximato.

Esta presunción suena medio rara, pero todo es posible en esta etapa de la vida política en México.

Son teorías en boca de personajes inteligentes y experimentados, lo que no significa que puedan equivocarse.

Particularmente, yo me quedo con la frase de Bulmaro Pacheco y JUAN MANUEL ÁVILA.

Morena ha sido un terrible fracaso como partido en el poder. Basta ver la capirotada en que se ha convertido la integración de los ayuntamientos con elementos suyos. En Sonora, la mayoría de los alcaldes y alcaldesas han resultado pésimos y sumamente perniciosos para los ciudadanos.

Lo de menos seria la corrupción de algunos y algunas de ellos y de ellas. Lo más grave, es la incompetencia. La falta de oficio político. La carencia de sentido común.

Morena lleva tres elecciones, bien lo sabe usted. La primera fue en 2015; la segunda en 2016 y la más reciente, la más ‘copeteada’, la del 2018.

Acá en Sonora no se había visto nada igual. Ni cuando en 1997, el PRD arrasó en el sur de Sonora.

En las elecciones del 1 de julio de 2018, cientos de personas sin trayectoria y sin el mínimo conocimiento de lo que es la política, fueron postuladas por Morena sin una previa revisión de los perfiles. Lo que importaba era que Morena tuviera candidatos en los municipios y en todos los distritos.

Muchos de estos candidatos producto de la improvisación, ni siquiera hicieron campaña. No gastaron gran cosa. Bastaba un megáfono para hablarle a los transeúntes en las banquetas para que el requisito de la promoción electoral se hubiera cumplido.

No se lo esperaban. El triunfo que parecía haber bajado del cielo, los tomó a todos por sorpresa.

Esto, a fin de cuentas, hubiera sido lo menos relevante. Lo peor fue que muchos de los ‘afortunados’ se han dedicado a la dolce vita y a disfrutar de los satisfactores que da el poder.

A nivel nacional, Morena no puede elegir a su líder nacional. Hay dos dirigentes, pero ninguno de los dos tiene el consenso necesario para sobreponerse a su contraparte.

Morena es el PRD en sus peores tiempos, pero también del PRI, del que ha aprendido a ser sumiso ante el presidente de la República.

Como para recordar una frase de ARTURO NÚÑEZ, cuando se refirió al PRD dominado por los celebérrimos “Chuchos”: “Esto es un Chuchinero”.

Morena ha resultado ser peor que el Frente Cardenista de RAFAEL AGUILAR TALAMANTES. Y que los restos del PARM en su decadencia de los setentas. E incluso, mucho peor que el Partido Popular Socialista de JORGE CRUICKSHANK cuando vendió Nayarit, en tiempos de LUIS ECHEVERRÍA.

Lo de Morena es una decadencia vertiginosa, muy fuerte, tanto como su dependencia de López Obrador, si bien el propio AMLO ha confesado en público que él no tiene tiempo para lidiar con el partido.

No hay duda: la izquierda perdió la brújula. Y para constatarlo hay que ver nomás al padre SOLALINDE con sus desaciertos y su distanciamiento de su vocación pastoral.

¿No se ha preguntado usted por qué Morena permanece ausente de los grupos sociales? Una y otra vez hemos sido testigos de cómo Morena se ha apartado de la esencia de la izquierda. Desde el Congreso, han legislado para echar abajo propuestas en favor de las clases sociales más vulnerables.

Toda esta improvisación, se traduce en una terrible indisciplina. Y un partido sin disciplina, nunca será, dos veces seguidas, un partido ganador.

Ahora bien y para terminar este tema: es cierto que los morenistas, como suele repetirlo AMLO, “no son iguales a los de antes”.

Es cierto, son peores. El PRI no ha sido un partido democrático, pero es disciplinario y esto le permitió mantenerse en el poder por más de 70 años.

No se lo aprendieron los de Morena al PRI. Esto no tiene vuelta de hoja.

¿En Sonora tiene probabilidades de ganar el PRI?

Pues quién sabe, aunque….

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! ME CUENTAN que la Mesa de Seguridad y Pacificación de Cajeme está suspendida por diferencias entre el alcalde SERGIO PABLO MARISCAL ALVARADO y el delegado para el sur de Sonora, BERNABÉ ARANA…

Lo de menos sería que hubiese diferencias entre un alcalde y un funcionario federal. Esto se puede arreglar entre las instancias superiores… Lo malo es que la Mesa de Seguridad y Pacificación involucra a los altos mandos militares locales lo que tiene una importancia muy decisiva para la sociedad cajemense por la situación que se está viviendo en esta región…

Todo indica que el alcalde ordenó que la autoridad municipal no participara en esta Mesa mientras estuviera presente el delegado para el sur del Estado, Bernabé Arana…

¡Lo que nos faltaba, caray!... Cajeme inmerso en la violencia y un alcalde muestra su total carencia de responsabilidad….

¡Ave María, qué mal me siento!, como diría Jarrín…

Y POR ÚLTIMO, JOSÉ LUIS ISLAS PACHECO, sigue dando de qué hablar --para bien--como director de Conalep Empalme y como fundador del Museo Ferrocarrilero empalmense… Ayer presentó una conferencia sobre la campaña anti-China en Sonora, en tiempo del Gobierno de Calles… no pude ir y lo siento… por allá también se dejó ver el rector del ITSON JAVIER VALLES, por cierto….

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios