opinion

¿Qué le debe Sonora a Morena?

por

/x

¿Qué le debe Sonora a Morena?

Hay una historia que no puede negarse ni desconocerse, nada más por capricho u ocurrencia. El histórico desarrollo de Sonora deberá acreditársele a personajes de mucho calibre político, que con su participación en las principales obras y servicios en la entidad dejaron huellas imborrables, por sus obras y sus acciones. Ahí están.

En el siglo XIX fue indiscutible la acción de José I. Limantour, Porfirio Díaz y Ramón Corral Verdugo, para impulsar la expansión de los ferrocarriles y comunicar Sonora de punta a punta, desde Estación Don hasta Nogales y hacia diversas poblaciones mineras. Sonora ya no fue el mismo estado a partir de la gran obra que significaron los ferrocarriles. Desde luego que la conexión total de Sonora hasta la Ciudad de México se dio en el Gobierno de Plutarco Elías Calles, entre 1924 y 1928.

El presidente Lázaro Cárdenas siguió con el impulso de las grandes obras para Sonora al promover la construcción de la Presa La Angostura, entre 1937 y 1940, que dio lugar a la reubicación de muchas familias que trabajaron en las obras y fundando con ello poblaciones que desde esas fechas se mantienen en desarrollo y crecimiento.

Manuel Ávila Camacho impulsó con el gobernador Abelardo L. Rodríguez la presa del mismo nombre en Hermosillo, para captar las aguas de los ríos Sonora y San Miguel. Antes (1942) había apoyado la creación de la Universidad de Sonora con el gobernador Anselmo Macías. La Presa Oviáchic (Álvaro Obregón) fue impulsada por Miguel Alemán, resolviendo un problema histórico para los valles del Yaqui y una parte del Mayo, promoviendo la expansión de la agricultura moderna y posteriormente la industrialización en la región. La presa fue inaugurada por el presidente Alemán en 1952.

La Presa Adolfo Ruiz Cortines (Mocúzari) fue impulsada en Sonora precisamente por el político veracruzano que gobernó México con austeridad y eficacia de 1952 a 1958. Resolvió el problema de almacenamiento de las aguas del Río Mayo y garantizó las siembras a numerosos agricultores de una región muy productiva. Fue inaugurada en 1959 y resolvió tanto la apertura de nuevas tierras de riego, como el ancestral problema de las inundaciones en el Mayo. Desde 1926 el expresidente Álvaro Obregón le recomendaba al presidente Calles la realización de la obra por las favorables condiciones del terreno.

La Presa Plutarco Elías Calles (El Novillo) un proyecto hidroeléctrico de gran magnitud, fue inaugurada por el presidente Adolfo López Mateos en 1963, siendo gobernador Luis Encinas.

La carretera Internacional empezó a construirse en el Gobierno de Miguel Alemán y concluyó como obra de cuatro carriles en el periodo de Gobierno del gobernador Rodolfo Félix Valdés. Posteriormente se fue ampliando y mejorando hasta los periodos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, que le dejaron un avance del 97%.

Los grandes hospitales del Seguro Social se construyeron a partir de la entrada por Cajeme del IMSS en Sonora, en 1954, cuando era presidente de la República Adolfo Ruiz Cortines y gobernador Ignacio Soto.

Fue tan importante la presencia del IMSS que a finales de los ochenta del siglo pasado (Salinas) inició la construcción del conjunto hospitalario de tercer nivel, que desde Sonora le sirve a las dos Baja Californias y Sinaloa.

El Itson se crea en el Gobierno de Ruiz Cortines con el gobernador Álvaro Obregón Tapia. Los tecnológicos de Hermosillo y Nogales y el Colegio de Bachilleres con Luis Echeverría y el gobernador Biébrich.

Con Díaz Ordaz y Echeverría fueron prioritarias, la electrificación y el agua potable básicamente en el medio rural. También en el periodo del presidente Echeverría se consolidó la expansión de la educación media superior federal a través de múltiples instituciones creadas como los Cbtas, Cbtis, Conalep y los Cecytes a partir de De la Madrid.

El boom de la minería —más allá de La Caridad y Cananea— y el de los gasoductos en Sonora, que por ahora generan más de 19 mil empleos y una parte importante del PIB estatal, lo impulsó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá promovido por el presidente Carlos Salinas de Gortari.

La gran Central Termoeléctrica de Puerto Libertad fue impulsada en el Gobierno de Miguel de la Madrid, siendo gobernador Samuel Ocaña; También apoyaría al gobernador en la instalación de la Ford en Sonora y la creación de instituciones como el Cesues (hoy UES), el Colegio de Sonora y Radio Sonora que con el tiempo se consolidaron.

Carlos Salinas apoyó al gobernador Beltrones con la modernización de Hermosillo, San Carlos y Puerto Peñasco. Ernesto Zedillo a López Nogales con universidades tecnológicas y la Universidad de la Sierra. Vicente Fox con los excedentes del petróleo a Eduardo Bours y su programa de obra principalmente carretera. Felipe Calderón un buen tramo de la carretera Internacional, el acueducto y la Presa Pilares con Guillermo Padrés y Enrique Peña Nieto, a Claudia Pavlovich con hospitales, proyectos hidráulicos, carreteras y el Puerto de Guaymas.

Todas son obras que han marcado a Sonora y mucho tuvieron que ver los presidentes de la República, que no escatimaron apoyos para el estado.

Eran otros estilos, otros modos de hacer política y las agendas de las visitas presidenciales casi siempre incluían recomendaciones de la agenda estatal para fomentar el diálogo y la comunicación con los principales actores de la economía, lo social y lo político de Sonora. También para resolver problemas que por su complejidad y resonancia requerían de la atención del Gobierno Federal: problemas agrarios y ganaderos, laborales, de comunicaciones, inversiones productivas, problemas mineros, sindicales y educativos, eran parte de la agenda local y con frecuencia, los presidentes dialogaban e intervenían para atenderlos y encauzarlos con el apoyo de los gobiernos estatales en sus giras. Ahora No.

Las visitas presidenciales de López Obrador a Sonora han estado enmarcadas por una agenda —muy— propia del presidente y sus clientelas así como sus temas prioritarios: Indigenismo, la Guardería ABC, Bavispe y las universidades Benito Juárez —creadas sin una pizca de planeación y sin tomar en cuenta la opinión del Gobierno estatal—.

Para nada ha contado la propuesta local en esas giras, tampoco las prioridades. No ha existido el diálogo con los productores, menos con los presidentes municipales. Qué decir de los estudiantes o profesores de los diversos niveles educativos, o los sindicatos. Las obras inauguradas ( Presa Pilares) hasta ahora han sido de gobiernos anteriores.

Al presidente López Obrador le organizan giras de trabajo muy parecidas a las de un diputado local; por el tiempo y las dimensiones de las actividades y los problemas abordados. Tal parece que López Obrador no conoce Sonora ni su historia y lo mide con el mismo rasero que mide a sus obsesiones opositoras. Aquí no podrá decir que todo pasado fue peor. Aquí no le funciona negar el pasado. Ahí están las obras, ahí el desarrollo.

No le da a Sonora la menor importancia. Lo mismo sucede con los representantes populares de Morena: ¿Dónde quedaron aquellos diputados federales y locales gestores de las demandas de la población?, ¿Dónde quedaron aquellos legisladores que traían obras para Sonora y gestionaban atención a sus problemas? Son parte de la historia.

A los legisladores federales el presidente se las cantó desde el principio: Nada de gestiones para sus distritos, ¡ustedes a legislar! Y pasivamente le hicieron caso y olvidaron ¡a sus electores! ¿Con que cara van a buscar otros cargos de representación en el futuro?

¿Qué tan buenos han sido los presidentes municipales de Morena que por meses cacarearon que gobernaban al 86% de la población sonorense? Unos en el desprestigio total, otros sin saber qué hacer, algunos en líos judiciales y políticos y la mayoría no ha cumplido las expectativas que generaron con su triunfo en julio del 2018.

¿Qué le debe Sonora a Morena? Pienso que nada o casi nada. Apoyos muy limitados de la agenda federal y la eliminación de programas sociales.

Lo peor es que tanto el Gobierno como su partido se frotan las manos para pasarle la factura a sus habitantes por las 10 visitas presidenciales, pero ahora con votos para la elección del 2021.

¿Será con los 450 mil inscritos en los programas sociales (El PRI los dejó en 320 mil), como afirman algunos de sus liderazgos?

Y pensar que algunos despistados empiezan a hablar de que ya todo está negociado y todo pactado para Morena en el 2021. Nadie lo cree, y menos cuando ya la gobernadora Pavlovich fijó su postura al respecto. A Sonora no le ha ido bien con Morena. Y eso que apenas llevan dos años…

bulmarop@gmail.com

Temas

Comentarios