Opinión

Lo de Carbó, una tragedia que pudo pasarle a cualquiera; Durazo: un candidato más

Rumbos

por Mario Rivas

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

NO POR ESPERADO, EL ANUNCIO de que ALFONSO DURAZO MONTAÑO renunció a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, dejó de levantar expectación y, desde luego, una serie de especulaciones y hasta rumores, no crea usted.

Es la política que ya está aquí, pues.

Durazo es el adversario a vencer, quiérase que no. En otros tiempos, se diría que es “el candidato oficial”. Pero también, el “candidato del presidente”. Jure usted que en estas horas posteriores al anuncio formal, en los corrillos políticos del Gobierno Federal, del partido Morena e incluso, del propio Gobierno priísta de Sonora, no se habla de otra cosa.

Yo solía escuchar esta frase, créamelo, en aquellos tiempos: “Es el hombre”.

Pues sí, es el hombre.

Y lo es pero del presidente. No lo es, en serio, de los sonorenses en general. No lo es de CLAUDIA PAVLOVICH, ni de los priístas de a pie. Tampoco de muchísimos productores del campo ni de los ganaderos y empresarios.

¿Lo es del “Pueblo bueno y sabio“?

¡Mmm!

De entrada, el pueblo “bueno y sabio” está muy lejos de este educado y excelente literato que es el señor Durazo Montaño.

¿Los tiempos cambiaron?

Por supuesto que sí. Y en gran medida, cambiaron a partir de que el régimen populista culminó con un México hecho pedazos y un “pueblo bueno y sabio” hundido en la súper-pobreza en 1982, al finalizar el sexenio de JOSÉ LÓPEZ PORTILLO.

Hasta 1994 la regla política de que el candidato a gobernador al que elegía el presidente, era “el hombre”, se mantuvo activa y todavía fuerte en el subconsciente del ciudadano medio.

Con la Presidencia de ERNESTO ZEDILLO, pasó a ocupar un lugar en la historia política de este país.

El multipartidismo y la pluralidad, fueron factores que determinaron que la democracia había llegado. Y para quedarse.

Mire usted: Durazo llega a Sonora con mejor presencia por su trabajo de cabildeo local, hecho por su equipo de trabajo y por él mismo, que por el “espaldarazo” que supondría que el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR le haya proporcionado.

Ciertamente, Sonora no es Chiapas, ni Oaxaca, ni la Ciudad de México y todo el sureste y demás entidades que todavía le profesan al presidente su adoración por encima de sus errores y pecados.

Tampoco es el Sonora que le negó su voto a AMLO en elecciones anteriores al 2018.

Es cierto: en las elecciones del 2018, AMLO contó con el respaldo de una mayoría de sonorenses. Eso es absolutamente cierto.

Pero, ¿se ha preguntado usted si los sonorenses que fueron a las urnas en el 2018 le refrendarán su confianza y apoyo electoral?

Yo si me lo he preguntado y la respuesta me la ha dado la realidad que veo en el entorno sonorense.

Sin embargo, no siendo el del 2021 el mismo escenario local y nacional de 2018, tampoco se puede negar que hay existencia de un escenario con cientos de miles de pobres que no encuen tran una salida a su desesperación.

El Gobierno de CLAUDIA PAVLOVICH deberá redoblar esfuerzos para mitigar la pobreza de tantos pobres en las periferias de las ciudades sonorenses.

La verdad sea dicha, ella y el resto de los gobernadores, no cuentan, ni contarán, con el apoyo del Gobierno Federal.

Esto lo saben los gobiernos locales. Igualmente, saben que tienen vía libre para endeudarse a fin de sacar adelante sus programas de trabajo y proyectos emergentes. No les queda de otra.

Claudia lo hará y lo hará bien. Y es eso lo que todos esperamos. Echemos abajo estos pequeños mitos. No hay “hombres del presidente”. Ni hay “candidatos del presidente”.

¿Entonces?

Pues entonces sucede que ALFONSO DURAZO MONTAÑO es un candidato a gobernador efectivamente fuerte, pero solamente porque un presidente poderoso lo ha llevado a esa condición no por simpatía interna de la militancia de su partido sino por la arrogancia de un presidencialismo autoritario que imita al autoritarismo de LUIS ECHEVERRÍA ÁLVAREZ.

Y porque en el historial político del candidato — o precandidato Durazo— hay un punto luminoso que toca un sentimiento que está vivo en el corazón de muchos mexicanos: haber sido el secretario particular de LUIS DONALDO COLOSIO MURRIETA, hasta el último minuto de la existencia del magdalenense.

Sea como haya sido, esto cuenta en las democracias occidentales.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO, CARO LECTOR: como ya es del dominio público, el domingo anterior se registró un trágico accidente en un camino que conduce a Carbó, en la región norte de Sonora, con saldo de varios heridos y al parecer una persona muerta…

Por donde se le vea, es un hecho lamentable y como tal debe discernirse, asumiendo que, en efecto, se trata de un accidente…

Algunas personas han llamado a estos Rumbos preguntando por qué el autor de la columna no ha profundizado en el tema. Incluso, uno de los remitentes se atrevió a señalar que yo estaba privilegiando al autor del accidente por intereses personales o políticos…

Pues no, no es así…

En primer lugar, la razón de que yo no me hubiese ocupado de este hecho, obedeció a que, como digo, se trataba de un accidente carretero y yo no me ocupo de la sección policiaca; en segundo, aún cuando tuve la información de que un político fue participante en ese accidente —al que por cierto yo no conozco personalmente— y esto me obligó a hacer una valoración del suceso desde una perspectiva humana, personal y desprovista de cuestiones políticas y periodísticas, no quise darle connotación política…

Veamos: usted o yo vamos por una carretera obscura y de pronto varias personas están empujando un camión de carga que sufrió una descompostura y se impacta. Usted no lo pudo evitar…

Una tragedia por partida doble: primero, para las víctimas directamente involucradas, y para el autor del accidente que en segundos vio como la vida cambió radicalmente para él…

Siempre he sostenido que detrás de una tragedia, hay otra, que generalmente pasa desapercibida…

Y este es el caso…

Pero debemos tomar conciencia, señor mío, que en cualquiera de estas dos facetas, a usted o a mí, nos pudo haber pasado…

Estoy cierto que el culpable del accidente que no necesariamente lo hubo, nunca había deseado que sucediera…

Pasó como suelen pasar todas las tragedias…

Y pudo pasarle a cualquiera…

Por lo demás, el nombre del conductor del auto que chocó por alcance, ya lo dio a conocer la autoridad correspondiente, y espero que con ello esas personas que formularon la pregunta hayan saciado su morbosa curiosidad…

Y AQUÍ, EL CORREO de la semana: me lo envió mi amigo ARTURO MUNGARRO, gerente general del Hotel Playa de Cortés, a propósito de que en comentario anecdótico que publiqué en esta columna, en el que fue protagonista principal la “Vieja Olimpia” de tantos recuerdos, omití mencionar que esta antigua costumbre también tuvo como escenario “los bungalows y habitaciones” de este sitio incuestionablemente paradisíaco “donde se escribieron varias columnas”…

Agradezco el reproche tan inteligentemente sutil de mi amigo Arturo y, sí, tiene razón…

Mea culpa…

Y VOLVIENDO CON ALFONSO DURAZO, me comentan que en días recientes el entonces todavía secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, visitó casi en sigilo —dijo que para evitar especulaciones que lo relacionaran con el tema político— el municipio de Empalme para enterarse debidamente en el lugar de los hechos, del asesinato de un marino y otro herido de consideración…

Este asunto se antoja extraño sobre todo porque estaba en puerta la renuncia de Durazo para venirse en pos de la candidatura a Sonora…

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, usted estará de acuerdo de que en la Cámara de Diputados hay lo peor de las izquierdas mexicanas, y ayer esto quedó rotundamente comprobado, cuando GERARDO FERNÁNDEZ NOROÑA escenificó un sainete sin control y terriblemente impune…

Insultó este patán hasta que se quedó sin voz, a DULCE MARÍA SAURI, (y) RIANCHO, presidenta de la Cámara, y para rematar, intervino DOLORES PADIERNA para sumarse a la “carnicería”…

¿Y por esta gente votó el “pueblo bueno y sabio”?...

Digo, ¿no?...

Y POR ÚLTIMO UNA TRISTE noticia: víctima de un derrame cerebral, se encuentra hospitalizado JESÚS VALDEZ GASTÉLUM, compañero de toda una vida, de mi amiga Ruth Acuña, a quien envío un abrazo solidario…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios