Opinión

“Al mejor cocinero se le queman los frijoles”

De Primera Mano

por Francisco Ruiz Quirrín

/x
Francisco Ruiz Quirrín, columnista

Francisco Ruiz Quirrín, columnista

El martes por la noche comentaristas mexicanos se despidieron de sus espacios noticiosos anunciando la victoria de Donald Trump. Ayer miércoles, el panorama cambió radicalmente al colocarse a tan solo seis votos electorales de agenciarse la victoria, el demócrata Joe Biden, luego de triunfar en estados clave como Wisconsin y Michigan.

El escenario obligó a Trump a anticipar una posible derrota, alegando fraude y envió a manifestantes republicanos a exigir se suspendiera el conteo de votos. Exigió además que se repitiera el conteo en Wisconsin, descontrolado porque estaba seguro de que lo ganaría.

Los “memes” en redes sociales en México no se dejaron esperar, dado el parecido entre Trump y López Obrador en sus estrategias propagandísticas.

Populistas ambos, finalmente, si ganan “es una victoria del pueblo”. Si pierden, “les cometieron fraude”.

Así, se vieron imágenes de supuestas conversaciones telefónicas de Trump con AMLO, en las que el primero le preguntaba al segundo qué hacer ante la situación.

El mandatario mexicano le “sugería”, entonces, instalar tiendas de campaña y tomar Times Square, uno de los icónicos sitios de la ciudad de Nueva York. Otro “meme” más, en el que Trump le pide a Manuel Bartlett su ayuda para ir a Estados Unidos y ayudarle a contar votos, a lo que el director de la CFE le “responde” que no puede, “porque le puede pasar lo mismo que al general Cienfuegos”.

En Grupo Imagen, el conductor estelar de noticias, Ciro Gómez Leyva, por la información que recibió en ese momento y la probabilidad de que Trump sumara en ocho estados clave, aseguró que este ya tenía el triunfo en la bolsa.

Su colaborador experto en finanzas, David Páramo, quien sostenía desde semanas atrás la victoria de Biden, admitía ahora su desatino: “Al final de cuentas contó mucho más el criterio de la economía en los estados clave. Ni modo. Me equivoqué”.

Será interesante observar su reacción ante un revés de Trump.

Ahora, el hecho de que el panorama haya variado favorablemente a Biden unas horas después, tampoco quiere decir que el adversario de Trump ya tenga asegurado el triunfo.

Es una elección que ha ofrecido sorpresas a todos. La primera sorpresa fue del propio presidente que busca reelegirse en la Casa Blanca, porque las encuestas coincidían en una contundente victoria de Biden. No fue así. Otra sorpresa fue que el también exvicepresidente de los EU, se convirtió en el demócrata más votado en una elección presidencial, al rebasar los setenta millones de sufragios a su favor, contra los 68 millones alcanzados por Barack Obama en 2008.

Pero hay quien asegura que hoy jueves, al dar a conocer sus votos electorales el estado de Nevada, la balanza se inclinaría a favor de alguno de los dos contendientes. Por lo pronto, ayer miércoles, tampoco nadie podría asegurar el triunfo de alguno. Hay quien opina que esto se podría resolver hasta mañana viernes.

Bueno, con decirle, ni el propio López Obrador, con “un pecho que no es bodega”, ansioso siempre por hacer anuncios, en ocasiones inoportunos e imprudentes, se tuvo qué guardar ayer en su “mañanera” y esperar mejor a que se diera el resultado oficial.

Claro, le encantaría felicitar a Trump por su triunfo.

En caso de no ser así, seguramente saldrá con expresiones “de respeto al pueblo norteamericano”.

Los tambores de guerra han sonado en Hermosillo y Cajeme en contra del Gobierno del Estado… A Célida López Cárdenas se unió Sergio Pablo Mariscal y ambos nomás no están de acuerdo con las medidas restrictivas impuestas por el Comité Estatal de Salud en previsión a más contagios y más letalidad por COVID-19 y han determinado, a través de sus comités municipales de Salud, emitir sus propias acciones, apoyando a las actividades económicas con mayor amplitud a negocios y grupos específicos de comerciantes… Mariscal ya había manifestado su agravio en contra del secretario Enrique Clausen, ante la prohibición de público en estadio de beisbol de los Yaquis, luego de haber acordado con los directivos de ese equipo, ganancias para el Ayuntamiento cajemense… Célida cuestiona el por qué el Gobierno Estatal tomó sus decisiones sin consultar a los alcaldes, cuando la experiencia de hace unos cuantos meses mostró que la responsabilidad para detener el número de contagios, las autoridades estatales la delegaron en los alcaldes…

Clausen le respondió a Célida, sugiriéndole que no hiciera política con fines electorales… Después de todo esto, cabría preguntarse: ¿Habrá algún servidor público a estas alturas del año y en pleno avance del calendario electoral, que no aproveche su exposición pública para proyectarse a las “pizcas” del año venidero?... Porque alguien podría decirle a Clausen que él también se proyecta todos los días en su carrera a una posición política en el 2021… ¿O no?

Comentarios