Opinión

Ciro Gómez Leyva a Alfonso Durazo: "Allí donde estás tú, estuvo sentado Padrés antes de entregarse"

Rumbos

por Mario Rivas

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

Ciro Gómez Leyva a Alfonso Durazo: “Allí donde estás tú, estuvo sentado Padrés antes de entregarse”

CIRO GÓMEZ LEYVA SEÑALÓ CON EL índice derecho, la silla en la que ALFONSO DURAZO estaba sentado. –

En esa silla en que estás tú, estuvo sentado Guillermo Padrés cuando vino a entregarse— soltó, y con ello le arrancó una carcajada al ya oficialmente precandidato a la gubernatura de Sonora.

Ante la sorpresiva anécdota del comunicador, el de Bavispe golpeó con los nudillos la mesa. Dijo: “¡Toco madera!”.

Estuvo más fluido Durazo en la entrevista de ayer en el programa de Ciro Gómez Leyva pero, en opinión del exdirigente estatal del PRI, DANIEL TRELLES IRURETAGOYENA, “le falta sonorizarse, volver a sus raíces”.

Este encuentro de Durazo con el periodista en cuestión, nos llevó al también exdiputado federal y a mí, a una conversación telefónica muy amplia y honestamente crítica.

Durazo no cambió la estrategia. Insiste en el golpeteo al poder estatal de Sonora. En emular a su jefe mayor con ataques a mafias reales e imaginarias de poder. Y le roba las palabras a su líder. Y esto no le favorece ante sus paisanos.

Es cierto: Durazo pasó mucho tiempo en el centro del país. Cambió su actitud, su estilo anorteñado de Sonora. Se resiste a reír y solo lo hace cuando se pone nervioso o porque lo que le dicen es muy gracioso.

¿Le parecería gracioso que Ciro le dijese que “allí donde estás tú estuvo sentado Guillermo Padrés antes de entregarse? ¿O realmente se puso nervioso?

Quién sabe. Pero ya bloqueó cualquier maleficio cuando golpeó la mesa de madera.

A Trelles le confié una impresión muy personal, muy de periodista acostumbrado a poner atención en los detalles: a Alfonso Durazo se le da el estilo más festivo. La carcajada lo demostró.

Daniel coincidió conmigo.

Y fue cuando dijo le falta sonorizarse más, “volver a sus raíces”.

Yo agregaría que le falta, fundamentalmente, humildad. Bien se sabe que la humildad es una virtud que engrandece a un político.

Recordé que en la entrevista, Alfonso Durazo, evidentemente sin un estudio previo, se atrevió a afirmar categóricamente que en Sonora nunca ha habido un gobernador cercano a la gente.

Y enseguida, matizó: “Bueno, hubo uno, Samuel Ocaña”.

Menos mal que rectificó pero parcialmente. Es injusto decir que solo ha habido un gobernador cercano a la gente. Ha habido varios. Lo fue EDUARDO BOURS, fue ARMANDO LÓPEZ NOGALES, DON FAUSTINO y otros.

Yo conocí a Ocaña siendo gobernador. Era y sigue siendo un hombre auténtico, congruente con sus orígenes. Él nació y creció en la sierra alta de Sonora y nunca se olvidó de sus raíces. Después de pasar por varios cargos públicos de importancia —incluyendo gubernatura— regresó a Arivechi, su tierra, a ser presidente municipal.

Le comenté a Trelles que ya que Durazo siente esa admiración por Ocaña, bien podría seguir su ejemplo y ser humilde. Y sacudirse esa estrategia que un mal consejero le recomendó: la de golpear y defenestrar a sus contrapartes de otros partidos, solo para llamar la atención.

También le dije a Daniel Trelles que Alfonso hace mal en venir a Sonora o hacerlo en la Ciudad de México, en vísperas de tomar el avión para descolgarse a la tierra de origen, descalificando a sus contrincantes y definitivamente escribiendo el epitafio del PRI y del PAN.

Condena a estos dos partidos a la extinción y asegura que los borrará del mapa en las elecciones de gobernador porque los sonorenses están hartos de los malos gobernantes. }

Raro en un hombre como Durazo, que se caracterizó siempre por su actitud moderada, siempre discreto, analítico, hoy convertido en una mala imitación de AMLO.

Sin embargo, todavía es tiempo de rectificar. Esta rijosidad no va con la idiosincrasia de los sonorenses.

Debe entender que nunca segundas partes fueron buenas y que López Obrador es uno y Durazo es otro. No hay manera ni espacio para la imitación.

En fin.

DE AQUÍ. DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ ¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! Muy desventuradas las declaraciones del jefe policiaco de Cajeme, CÁNDIDO TARANGO VELÁZQUEZ, cuando, para justificar los muertos por ejecuciones de los últimos días en este municipio, invocó un viejo tema muy debatido en torno del cual quedó claro que un asesinato es un asesinato execrable, sin importar si las víctimas son delincuentes o son unas blancas palomitas…

Particularmente, entiendo y comprendo las razones del señor Tarango, pues, en efecto, está comprobado que en cada ejecución de un individuo —sea hombre o mujer— hay de por medio el tráfico de drogas…

Estoy absolutamente cierto: de hecho, he sido insistente en que a los asesinatos de mujeres relacionados con el crimen organizado, no se les debe poner la etiqueta de feminicidio…

No lo son…

En el narcomenudeo, cada vez hay más mujeres metidas en el negocio y por eso han aumentado los homicidios en mujeres. No debemos confundir una cosa con la otra. Pero un asesinato de una mujer, tiene la misma dimensión moral sea un crimen de género o se trate de una tiradora de droga. El señor Tarango debe entender que como autoridad policial que es, sus palabras pueden ser interpretadas de distintas maneras. Una de ellas, que las ejecuciones rara vez son esclarecidas y menos los culpables capturados y procesados…

¿Entonces diríamos para qué perder tiempo investigando si el muerto andaba metido en drogas?...

Iba a decir que en México nos estamos pareciendo al Chicago de los años veinte y a principios de los treinta, cuando la Policía se mostraba impasible ante las masacres entre grupos de las diferentes mafias que traficaban con licor durante la Ley Seca…

Las gendarmerías se habían corrompido igual que los jueces y fiscales, y hasta senadores…

¿Así estamos en México?...

Iba a decir, pues, que estamos igual que en el Chicago de los años veinte pero no sería correcto; la verdad sea dicha, hace mucho que rebasamos ese episodio estadounidense cuyo grado de violencia y corrupción languidece ante lo que hoy vivimos en este país…

Por lo demás démosle al señor CÁNDIDO TARANGO VELÁZQUEZ, la oportunidad de demostrar que él es la persona que hará que Cajeme vuelva a ser el municipio apacible y seguro que alguna vez fue, hace ya muchos años…

Que así sea…

Y AQUÍ, UN POCO MÁS DE la sabiduría del filósofo JOSÉ MUJICA, a quien muchos siguen llamando el “Presidente más pobre del planeta”…

El expresidente Uruguayo, dice, entre risas, que su país es tan pequeño que él era algo así como un “presidente bombero”…

O sea, lo llamaban de todas partes cuando había problemas…

Nunca dejó de desplazarse en su vochito siendo presidente y aún ahora sigue conduciendo el pequeño auto ya descontinuado…

Ahora que vino a México, se le preguntó por qué no quiso vender el vocho cuando le ofrecían dos millones de dólares…

Mujica respondió, con esa sonrisa aniñada que tiene, de esta manera: “No quise venderlo porque mis vecinos juntaron el dinero para regalarme ese carro y un regalo de los amigos no se vende”…

¿Populista?...

No, no lo es. Es pragmático y es auténtico. Está convencido de que un Gobierno de izquierda no llega a ninguna parte si no hace alianza con el capitalismo…

“Yo apoyé la inversión capitalista en mi país, les cobré impuestos a los extranjeros y ayudé a mi gente, a los pobres y hubo crecimiento…”…

--¿Es usted socialista?— le preguntaron…

--Sí soy, pero no quiero ser bobo pensando que echando para afuera a inversionistas extranjeros voy a hacerle un bien a mi patria”…

JOSÉ MUJICA, siempre tiene la respuesta perfecta a cualquier pregunta. Le preguntaron- que cómo fue que lo capturaron cuando en la guerrilla de los tupamaros. Él contestó: “fue por un problema de velocidad. No disparé a tiempo”.

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios