OPINIÓN

Insólita e inédita rebelión de gobernadores a las políticas del Gobierno Federal

Rumbos

Mario Rivas, columnista.
Por
Escrito en OPINIÓN el

ESTUPENDA LA CRÓNICA histórica que escribió BULMARO PACHECO MORENO, con motivo del 34 aniversario del fallecimiento del exgobernador de Sonora, FAUSTINO FÉLIX SERNA.

Como ya lo había comentado con usted, dilecto lector, por primera vez en 33 años —un año después de su deceso—, no se llevó a cabo en el Panteón Del Carmen, la ceremonia de recordación que tradicionalmente organizaban los miembros de la Vieja Guardia Faustinista. En su momento se explicaron los motivos que como es del dominio público, se relacionan con la crisis sanitaria que todos estamos enfrentando.

Ayer me decía FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ, que cuando esto pase, se realizará una ceremonia y el orador principal, será ERNESTO GÁNDARA CAMOU.

Desde luego, todo esto era previsible y se entiende.

Pero en TRIBUNA —en sus tres bastiones— no se olvidó la memoria del exgobernador. Y no la olvidó el maestro BULMARO PACHECO, historiador de la política en Sonora.

Y tampoco la olvidaron sus familiares ni sus amigos. No la olvidó CHAYITO OROZ IBARRA, hija de don TOMÁS OROZ GAYTÁN, muy amigo de don FFS, que Pacheco juntó en una de sus anécdotas, resaltando la honradez de ambos personajes.

Chayito amó entrañablemente a su padre.

Y lo sigue amando en el recuerdo.

De esto y de otras cosas, hablamos ampliamente ayer. Y lo mismo fue con Bulmaro. Y con DANIEL TRELLES IRURETAGOYENA, cuyo bisabuelo, el general FRANCISCO SERNA SALAZAR nacido en el municipio de Pitiquito, fue gobernador de Sonora y a él se debe el cambio de la capital del Estado, de Ures a Hermosillo.

Y mire lo que son las cosas, pero don Faustino estaba emparentado con el general Serna. Y los dos eran de Pitiquito.

Por este lejano parentesco, Daniel y el extinto don FAUSTINO FÉLIX ESCALANTE, solían llamarse mutuamente “parientes”, en los tiempos en que el magdalenense se desempeñaba como presidente del PRI estatal, y don FFE era el titular de Procesos Internos de ese partido.

Dicen que las piedras rodando se encuentran y esto se confirmó cuando ellos se encontraban en el CDE del Revolucionario Institucional.

Pues sí: en memoria del exgobernador Félix Serna, TRIBUNA publicó ayer un interesante texto, muy emotivo y muy íntimo, que me gustó mucho.

Bulmaro, por su parte, hizo una apología de la vida personal y política de don Faustino Félix Serna, y añadió un dato que no era muy conocido que implica la figura de quien fuera tesorero de don FFS en el Ayuntamiento de Cajeme y años después su tesorero en el Gobierno del Estado.

Alguien dijo, alguna vez, que en política es “muy difícil ser honesto”. Algo habrá de razón pues casi nadie ha superado la prueba. Es ese “casi”, habría que incluir a don Tomás Oroz Gaytán y al propio gobernador Félix Serna.

Particularmente, yo no tengo muchas cosas qué mencionar de don FFS, porque era muy joven cuando él llegó a la Gubernatura. La historia —su historia— me llegaba de lejos, solo como una resonancia. Yo estuve cerca del gobernador en dos o tres ocasiones. Lo estuve como un ciudadano más. De hecho, también estuve cerca de él cuando siendo presidente municipal, visitó las instalaciones de la Central Camionera, acompañado de parte de su gabinete.

De él supe cosas a través de las columnas periodísticas. Y creo que lo que más recuerdo son los homenajes que a lo largo y ancho de Sonora le ofrecieron grupos muy numerosos de la sociedad, entre la que había personas que habían sido sus adversarios y que, al final de su periodo, formaban parte de la organización en los reconocimientos a su magnífica gestión. Con don “Efes”, el exgobernador, nació el “faustinismo”. Esto fue una realidad. Fue un faustinismo que ha perdurado a través de varias generaciones.

Su obra fue reconocida nacionalmente y en alguna ocasión, cuando alguien le preguntó al presidente GUSTAVO DÍAZ ORDAZ que si por qué no visitaba Sonora, contestó:

--Sonora no me necesita. Tiene muy buen gobernador.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: el gobernador de Michoacán, SILVANO AUREOLES, subió a redes un video en el que hace un durísimo extrañamiento —y es que la verdad suele ser muy dura— al director general del IMSS, ZOÉ ROBLEDO y al sub-secretario de Prevención y Promoción de la Salud, HUGO LÓPEZ-GATELL, por dos cosas que, en otras circunstancias y en otro Gobierno, serían para que ambos funcionarios enrojecieran de la cara de pura vergüenza…

Para obviar espacio, solo voy a citar lo que considere más necesario. “Primero lo hago con mi querido amigo y paisano, Zoé Robledo, quien acaba de decir que en el Centro de Ingeniería del IMSS en Michoacán, se están reparando y componiendo los ventiladores. Primero, paisano, con mucho respeto, pero no hay ningún Centro de Ingeniería del IMSS en Michoacán, más que un área desolada, porque no hay ni siquiera un escritorio o unas sillas. El sitio que, en su momento, tu antecesor, otro paisano por cierto, Germán Martínez, que trajo hasta el presidente porque en Michoacán iba a estar la sede del IMSS. Bueno, no hay nada y yo creo que ese Centro de Ingeniería al que te refieres no existe. Más le ayudarías a tus médicos y enfermeras, a tus doctores a que les mejores las condiciones de trabajo y no decir cosas que no existen…

“Al otro que me quiero referir, es el doctor Hugo López-Gatell, que no me refiero a él de otra forma porque no lo conozco más que por la tele…

“Déjeme decirle que no coincido en los proyectos, en sus datos. Primero porque dice que el 23 de mayo será la etapa más crítica de hospitalización de los enfermos infectados por el coronavirus, y que luego una fecha tentativa donde podría estabilizarse sería el 25 de junio. Públicamente dijo ya va a haber municipios donde se van a librar casos y que van a levantar las medidas y que van a empezar su vida normal…

“Por favor señor López-Gatell, estas medidas que usted está anunciando Michoacán no las va a acatar porque vamos a cuidar la salud de nuestra gente. “Si ustedes quieren seguir engañando a la población del país háganlo, pero no todos estamos con los ojos vendados, no nos vamos solo con los comentarios poco responsables que han hecho durante la crisis que estamos viviendo ya y siempre lo han tomado a la ligera o les gusta mentirle a la gente…

“Por cierto, les aviso que les voy a regresar el material que enviaron porque para una condición tan crítica me mandan dos mil tapabocas, 96 botellas de alcohol. Eso no me dura ni un día, esos materiales quieren que los médicos se pongan y yo no se los voy a dar por respeto a los doctores y doctoras y a las enfermeras y enfermeros y no acepto que México sea el basurero de los desechos de China. ¡Dejen de recibir porquerías y mándenos los insumos que requerimos con urgencia para atender la contingencia”…

¡Gulp!...

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, ayer le decía de mi charla con JUAN LEYVA MENDÍVIL, y de las anécdotas que ambos contamos…

En lo personal, debo decir que le he seguido la trayectoria política a Juan desde hace muchos años…

De hecho, hace poco más de veinte años, coincidíamos con frecuencia en la Ciudad de México…

Eran los tiempos en que yo aún viajaba a distintas ciudades del país, pero generalmente, hacía escala en la capital…

En algunas ocasiones, se nos agregaba JULIÁN LUZANILLA, muy amigo de Juan…

Con todo, en nuestra plática del otro día, afloró un dato que me era desconocido: Juan Leyva y DANIEL TRELLES, eran diputados federales en la Legislatura 1997—2000…

Estaba por terminar el periodo legislativo y Daniel le preguntó a Juan si se interesaba en la dirigencia del PRI municipal de Cajeme. Juan le dijo que veía mal la opción, pero que no tenía a quién solicitársela…

--Yo la gestiono allá arriba pero no le digas a nadie porque del plato a la boca se cae la sopa…

Al día siguiente Juan recibió la llamada de Daniel: --Ya está— le dijo…

¿Con quién la gestionaría Daniel?...

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com