Opinión

Se viene la política nacional: renuncia al Senado el yucateco Jorge Carlos Ramírez Marín

Rumbos

por

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

ME PREGUNTARON POR QUÉ NO he mencionado el caso del Acueférico de Hermosillo. Que por qué no me uno a la voz que clama justicia y reclama que la alcaldesa CÉLIDA LÓPEZ, no vaya a cometer una barbaridad con el asunto del agua de El Novillo.

Les digo que no lo he hecho porque tengo muchas dudas de lo que pudiera subyacer en el fondo de todo. Les recuerdo que hace cuatro o cinco años, escribí que en un recorrido del entonces C-4 de Hermosillo, a las nuevas instalaciones del C-5, me sorprendió la febril actividad que una plantilla de trabajadores realizaba en la construcción de un lujoso fraccionamiento al Norte de la capital sonorense.

Yo le pregunté a uno de mis acompañantes que sí de dónde venía el agua que se estaba utilizando en esas obras y la respuesta me tomó por sorpresa:

--Es del acueducto de El Novillo.

--¿Pues que no habíamos ganado esa lucha los cajemenses?

--Nunca fue así.

He explicado en detalle lo que yo pienso ahora: la alcaldesa CÉLIDA LÓPEZ pide el apoyo de los diputados morenistas para sacar adelante su proyecto de construcción del Acueférico para impulsar el Ramal Norte.

No es una cuestión de vocación política para crear bienestar en la población. Es una propuesta oportunista para fortalecer su proyecto reeleccionista.

Esto es lo que yo creo.

Y experimento lo mismo que experimenté hace años, cuando la lucha del Valle del Yaqui contra el Acueducto de El Novillo: enojo e impotencia.

Se dice que el oportunismo debería de ser un delito. Es posible que exista algo de razón en este dicho.

Yo no sabría decir si el oportunismo, en el ejercicio de una razón de hacer algo positivo en bien de unos pero sin afectar a otros, puede ser considerado un delito. Lo que sí creo, es que el oportunismo para obtener un beneficio personal sí es deleznable y merecedor de una crítica contundente.

Lo de la alcaldesa de Hermosillo, es un ruin oportunismo, porque busca, en efecto, un beneficio político personal.

Así las cosas.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: EN LA VIDA, en cualquier actividad, todo es relativo. Hay de políticos a políticos. De periodistas a periodistas. De médicos a médicos…

Y también hay clases sociales, culturales, intelectuales… No se trata de que unos sean mejores seres humanos que otros solo porque unos tienen riquezas y otros no…

Desde luego que no…

De lo que se tarta es de que hay individuos que por su tesón y su talento para tal o cual actividad, logra triunfar en los negocios mientras que a otros no se les da o no saben cómo construir  oportunidades…

Por eso, hay políticos muy encumbrados y los hay que siendo buenos políticos no logran llegar a las grandes ligas…

Con los periodistas pasa lo mismo…

¿A qué viene todo esto?...

Viene a una historia que JULIO SCHERER GARCÍA, Director de Excelsior hasta 1976 y Director de la revista Proceso durante 20 años, narra con lujo de detalles el secuestro que sufrió el mayor de sus hijos, JULIO SCHERER IBARRA, a finales de los noventas…

Despojándose de vanidades y orgullo mal entendido, Don Julio cuenta que cuando los secuestradores de su hijo le llamaron para darle a conocer el monto que exigían por la libertad de su primogénito, le dejaron muy en claro que si para el amanecer no tenían 300 mil pesos, su hijo sería asesinado…

Con su magistral estilo literario, relata cómo durante las horas de la noche él y su hijo Pedro y su eterna y fiel secretaria, ELENA GUERRA, estuvieron llamando a los amigos más entrañables…

Tenía que reunir 300 mil pesos para el amanecer. Era sábado, imposible hacer un trámite bancario. En su casa, don Julio solo reunió cuatro mil pesos. Su secretaria había llegado con 10 mil pesos. CARLOS CASTILLO PERAZA, el más idealista de los panistas de la época, arribó con otros diez mil…

Don Julio habló con JUAN SÁNCHEZ NAVARRO, considerado en otros tiempos como el ideólogo del sector privado en México, le habría enviado a su casa su reloj personal que gustaba presumir ante sus amigos y un número indeterminado de centenarios… Esto lo rechazó el grupo de secuestradores… Ni reloj ni centenarios ni dólares… Puro efectivo y en moneda nacional…

 Cada uno de los amigos con los que había establecido comunicación telefónica llegó con lo que pudo reunir entre los miembros de sus familias…

Y le llegó el turno a CARLOS SLIM HELÚ. Explícito como es, el dueño del Grupo Carso le dijo que sentí mucho lo que le estaba pasando y que, por lo pronto, le enviaría lo que tuviera en su casa en efectivo y que de inmediato hablaría con algunos amigos para completar lo que faltara…

En ese momento, recuerda don Julio, ya habían juntado poco más de cien mil pesos… En su libro “Secuestros”, Scherer García escribiría que nunca como entonces, le dolió la ausencia de SUSANA, su amada esposa, aunque por otra parte, pensaba que era mejor que ella no sufriera ese dolor punzante que no lo dejaba respirar con normalidad…

Este drama de la vida real, tuvo un final feliz…

Hoy, don Julio ya no está aquí y su hijo Julio Scherer Ibarra, es un respetado y querido colaborador del Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR…

Pero, ¿por qué lo de que hay de periodistas a periodistas?...

Tengo, para mí, que el “clasismo” social se encuentra en todos los estratos de la humanidad…

He conocido tragedias de periodistas de provincia en los que ellos mismos fueron los secuestrados y no hubo una respuesta determinada no solo entre sus amigos, pero ni siquiera en su entorno editorial…

Cosas de la vida…

MIENTRAS TANTO, DESDE la Ciudad de México el sonorense avecindado en Yucatán, CÁSTULO RAMÍREZ GARCÍA, me envía el video en el que el prestigiado político yucateco, presenta a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, la solicitud de renuncia al cargo para buscar otros horizontes en la política…

Jorge Carlos Ramírez Marín, ha decidido afincarse en su tierra natal con miras a posicionarse en esa Entidad y buscar, llegado el momento la gubernatura estatal…

Por cierto, Ramírez Marín y mi cuate Cástulo Ramírez, son amigos y compadres…

¿Cómo la ve, dilecto lector?....

¡QUÉ COSAS TIENE LA VIDA, MARIANA! El Jefe de la Policía de la Ciudad de México—uno de los cinco mandos que integran el Gabinete de la Seguridad en México—Secretario de la Defensa, Secretario de la Marina, Comisario o Comisionado de la Guardia Nacional, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana y Jefe de la Policía de la Ciudad de México, así, en ese orden—, como todos sabemos, fue víctima de un atentado en plena calle y para amanecer el viernes pasado, del que salió herido pero no de gravedad…

 Solo había transcurrido un día de estos lamentables hechos, cuando en programas de la farándula se dio a conocer que el funcionario agredido es hijo de la actriz MARÍA SORTE…

Esta revelación se volvió un pequeño escándalo porque al parecer los familiares de la señora Sorté cuestionaron la indiscreción, ya que pone en peligro la seguridad de ella…

Curiosamente, a nadie se le ocurrió indagar quién fue el papá del funcionario que en términos de importancia política, mediáticamente hubiese sido más explotado… El papá fue JAVIER GARCÍA PANIAGUA, expresidente Nacional del PRI, exsecretario del Trabajo, exjefe de la policía del Distrito Federal, y su padre fue el general MARCELINO GARCÍA BARRAGÁN, Secretario de la Defensa (1964—1970)…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios