Opinión

Célida López y su gobierno de simulación y confrontación

La Tertulia Polaca

por

/x
Aaron Tapia, colaborador

Aaron Tapia, colaborador

La sociedad mexicana pide a gritos: “Transparencia, fin de la opacidad, de la simulación y la corrupción”. Desde inicios de este joven siglo XXI en nuestro país nunca los reclamos alrededor de este tema habían sido tantos y tan fuertes.

-El gobierno municipal de Hermosillo presidido por Célida López Cardenas desde su inicio ha actuado con un alto grado de opacidad, simulación y un fuerte tufo a corrupción.

Por un lado grita una supuesta austeridad en su administración, pero por otro hay susurros de excesos y derroches, recorta personal para adelgazar la nómina, pero a la vez engorda el peso burocrático con nuevas contrataciones. A su llegada al gobierno municipal de Hermosillo en el 2018 el ayuntamiento contaba con una plantilla de 5,100 empleados, al día de hoy engroso con poco más de 5,700. Ha inventado direcciones innecesarias para colocar a sus principales operadores electorales que nada tienen que ver con las labores y obligaciones constitucionales de un gobierno municipal o unidades que las eleva a nivel de dirección, lo cuál, conlleva la asignación de un mayor presupuesto, pero no cumplen la satisfacción mínima de sus obligaciones para con la ciudadanía.

Tales son los casos de la Dirección de Transformación Social, cuyo titular es Edgard Sallard, uno de los principales operadores de la Alcaldesa. La otrora unidad de Transparencia, ahora es una flamante dirección comandada por una amiga íntima de Célida López como lo es Cecilia Millán, cónyuge de Rafael Sandoval, director de un importante medio de comunicación en a capital sonorense donde claramente se puede apreciar las dificultades de sus comunicadores para llevar a cabo un ejercicio crítico y a profundidad sobre el desempeño de Célida en la alcaldía. Pero además, Millán con un desempeño ineficiente para la ciudadanía, porque si de algo adolece esta administración municipal es en la transparencia.

-Resulta una falsedad que el acuaférico vaya a ser la infraestructura que proveerá agua a esas colonias del norte ya existentes, esa infraestructura ya se halla desde la misma creación de esas colonias. La verdadera razón para construir ese acuaférico es el abastecimiento de agua para nuevos desarrollos inmobiliarios más hacia el norte y norponiente de la ciudad donde existe un proyecto para un parque industrial y para nuevos fraccionamientos y son los desarrolladores quienes tienen la responsabilidad legal de llevar acabo las obras correspondientes para proveer de agua a cualquier desarrollo inmobiliario.

Podríamos inferir que los desabastos y la baja de presión del agua al norte de la ciudad, pudieran ser premeditados y manipulados desde el mismo organismo de Agua de Hermosillo, para crear una aparente necesidad de falta de conducción y distribución del agua que llegue con la suficiente presión para ese sector de la ciudad y que esto sea la “justificación” para continuar la obra del ramal norte, a cargo del erario y aquí la pregunta es, ¿por qué y para quién o quienes? ¿A qué desarrollador o desarrolladores se pretende beneficiar a costa de Agua de Hermosillo? y lo peor, se ha reavivado la confrontación de los cajemenses contra un gobierno (en este caso el de Hermosillo) en defensa del agua, porque el Ayuntamiento de Hermosillo llevaría a cabo de manera ilegal esta obra. Desde el 2010 toda obra asociada con el acueducto independencia (tal es el caso del ramal Norte, hoy llamado acuaférico) está impedida legalmente para otorgársele recursos públicos porque el funcionamiento de este acueducto aún se encuentra en proceso de litigio.

-El contrato de arrendamiento de los camiones recolectores de basura, desde el proceso de licitación, las cosas se tornaron de forma enrarecida y poco transparente. La licitación se dio a conocer sin la menor intención de cumplir con el principio de la máxima publicidad como lo establece el artículo sexto de nuestra constitución mexicana, publicándose solo en un medio de comunicación.

El arrendamiento fue adquirido con un evidente sobreprecio de por lo menos 40 mdp, el cual fue documentado por quién escribe esta columna y jamás se mostró documentación oficial ni han aceptado las autoridades correspondientes del Ayuntamiento conceder entrevistas para desmentir dicha investigación periodística.

-El nulo respeto a la ley de protección de los animales en el Estado de Sonora. Una ley que entró en vigor en diciembre del 2018 y que en febrero del 2019, Alfredo Gómez Sarabia, Secretario de Ayuntamiento en esas fechas (hoy director de Agua de Hermosillo) a través del Oficio No. SAH/DS/NAGS/026/2019 solicitó la opinión jurídica del Director Jurídico del Ayuntamiento Gabriel Elías Urquidez, sobre la legalidad de que el Ayuntamiento otorgara la anuencia para la realización de pelea de gallos y quien mediante del Oficio No. AH/ DGAJ-61/2019 le responde que resultaría ilegal e infundado otorgar dicha anuencia, ya que contraría la nueva ley de protección a los animales. Sin embargo, en los palenques de la Expo Ganadera que se llevó a cabo entre abril y mayo, el 2019 y 2020, si se realizó dicho espectáculos con gallos, con la anuencia municipal otorgada. ¿Por qué se transgredió la ley? ¿A cambio de qué?

-El 14 de octubre del año pasado, un bicicletista cayó en un socavón causándole la muerte. Ese socavón estaba reportado por los vecinos desde el 27 de septiembre del mismo año, es decir, 17 días sin poner manos a la obra para reparar el mencionado agujero, soslayando el peligro latente que eso representa. Para el 17 de octubre la Contralora del Ayuntamiento de Hermosillo, Patricia Argüelles anunció que se abría una una investigación para fincar responsabilidades a funcionarios públicos que resultaran responsables de esa omisión y/o negligencia y que entre 15 y 30 días se darían a conocer públicamente los resultados. Han transcurrido 257 días después del 17 de octubre del 2019, día en que se dio inicio a esa investigación y aún no se da a conocer los resultados de que funcionario o funcionarios resultaron responsables por el fallecimiento de un ciudadano a consecuencia de la ineptitud del servicio público municipal, prevaleciendo un silencio sospechosamente encubridor.

-Resulta loable el hecho de que se haya logrado cancelar el contrato leonino de la concesión de alumbrado público celebrado en el trienio pasado bajo la administración de Maloro Acosta con la empresa Conluz Hmo. Una concesión que nunca tuvo razón de ser, porque en Hermosillo era calificado por la ciudadanía como el segundo mejor servicio público municipal y que evidentemente dejaron caer para justificar la concesión.

Comprometieron los principales recursos hacendarios del municipio (predial y traslado de dominio) por 15 años, con un monto a pagar anualmente de 172 mdp, que ya con los ajustes inflacionarios, las estimaciones de reparaciones, reposiciones y algunos puntos más, al término de los 15 años la ciudad terminaría pagando alrededor de 3,800 mdp.

Pero los sellos característicos de este gobierno municipal presidido por Célida López, volvió a emerger: opacidad, nula transparencia y cifras sin la menor seriedad ni sustento, dicho coloquialmente, con cuentas alegres.

Por la cancelación del contrato, el Ayuntamiento pagará 610 mdp solo de capital por la supuesta inversión realizada en la instalación de 62,500 luminarias por Conluz Hmo y en total serán 1,441 mdp (831mdp de intereses) con un financiamiento de Banorte a 13 años.

Los peritajes realizados por el Colsime (colegio sonorense de ingenieros mecánicos y eléctricos) y dictámenes establecieron que el monto de lo invertido en infraestructura  fue de 470 mdp, entonces hay un excedente en el pago establecido de 140 mdp ¿de qué o por qué?

La Alcaldesa asevera que con esta cancelación la ciudad se ahorrará 2,361 mdp, y es aquí donde las cifras alegres resaltan, porque a los 1,441 mdp a pagar no le adhiere el costo que generará al ayuntamiento hacerse cargo del servicio (nómina, reparaciones, reposiciones).

No se puso a disposición de los analistas, medios de comunicación y ciudadanía en general, documentos oficiales que sustentarán y avalarán cada una de los números y montos referidos en dicha cancelación e incluso los regidores de Movimiento Ciudadano y del PRI en plena sesión de cabildo reclamaron a la Alcaldesa haberles negado información básica pero sustancial que solicitaron, para analizar y definir de manera objetiva el sentido de su voto en cuanto a la aprobación o desaprobación de la cancelación de este contrato.

¿Por qué ese modus operandis sistemático de la actual alcaldía de negar proporcionar documentos oficiales de cada uno de los contratos públicos que han efectuado?

Un gobierno poco transparente u opaco es, simplemente, un gobierno deshonesto y simulador. La deshonestidad está motivada por el miedo (a que se te descubra algo) o por la ambición desmedida (de hacerte de algo que no te corresponde). La honestidad y la transparencia son fundamentales en un sistema democrático, ya que el pueblo necesita información válida para tomar sus decisiones.

 

Comentarios