Opinión

Don Servando González García: un salto hacia el pasado, un agravio de la desmemoria del columnista

Rumbos

por

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

 MI COLEGA Y AMIGO ME LO DIJO, poniendo en sus palabras un dejo de pesadumbre: “Él se hubiera sentido el hombre más dichoso de la tierra. Él llegaba todos los días al restaurante del Armida, en Guaymas, con La Voz Del Puerto en la mano. Presumía de ser tu lector fiel”, desliza AGUSTÍN RODRÍ- GUEZ LÓPEZ, con un velado tono de reproche.

Y espetó: “Te leyó durante varias décadas. En los últimos meses de su vida le pregunté un día por qué no te leía por internet. Lo que me contestó, es algo de lo que tú deberías de sentirte orgulloso: “El periódico se debe de leer en el periódico”.

--Mándame la foto— le solicité a Agustín. Don SERVANDO GONZÁLEZ GARCÍA, murió en la madrugada del jueves de la semana pasada. Él era de Jalisco pero se avecindó en el bello Puerto guaymense cuando se vino a estudiar para técnico pesquero.

Viendo que había actividad pesquera creciente y progresiva, decidió radicarse en la región.

Corrían los inolvidables años ochentas. Se hizo gran amigo de FLORENTINO LÓPEZ TAPIA, y después, “se harían los compadres”, sellando así una entrañable hermandad que no se fracturó nunca.

Me cuentan que don Servando fue un genio de la administración. Y esto debe de ser cierto pues creó y agigantó la Cooperativa “Isla de Pájaros”.

Lamentablemente, después de 1991 y 1992, tras del colapso de la economía del Puerto, “Isla de pájaros” fue una de las muy escasas organizaciones que se mantuvieron en pie. Cuando vi la foto de don Servando que me enviaron de Guaymas, supe que le había conocido y que, en distintos eventos o desayunos en el Armida, nos saludamos y habríamos intercambiado algunas palabras.

Hoy, lo digo con absoluta sinceridad, lamento que la memoria me haya traicionado. Veo la sonriente cara de don Servando, y le recuerdo con meridiana claridad.

No hay excusas para el olvido. Pero, en descargo, diré que al ausentarme de Guaymas durante casi dos décadas, muchos rostros se fueron desvaneciendo con el tiempo.

La tecnología hizo lo suyo. Dejé las carreteras y me concentré en el celular y, más recientemente en el WhatsApp.

Lo siento, de veras, don Servando. Ahora Agustín pone sal en la herida.

Me insiste en que usted, don Servando, siempre llegaba al desayuno en el Armida, acompañado de su esposa. Y “alardeaba” de mis columnas. “Siempre me preguntaba al llegar al comedor ‘cómo está nuestro amigo’”, evoca Agustín.

Y su amigo era yo. El periodista que incurrió en el pecado capital de olvidar el rostro de este ser humano tan bondadoso y entrañable.

Ahora lo recuerdo bien, don Servando. Y hasta donde usted se encuentre, allá donde cada quien se quiera imaginar, le mando mi afecto y mi pena.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

OIGA, LECTOR, ATIÉNDAME, por favor, esta pregunta: ¿de veras está cambiando este país?...

Y otra más: ¿En qué ha cambiado?...

Alguien dijo que sí está cambiando México tras de la detención en Miami del exgobernador de Chihuahua, CÉSAR DUARTE JÁQUEZ…

Yo no veo ningún cambio sustancial en esta detención. Ni en la de EMILIO LOZOYA en España…

A nadie se le puede escapar que hechos como estos empezaron a registrarse en México en el Gobierno de JOSÉ LÓPEZ PORTILLO. Pero no en funcionarios de su administración, sino del Gobierno de su antecesor inmediato…

Fue una aplicación selectiva de la ley, quien sabe si de la justicia…

Con De la Madrid, fue lo mismo. En realidad, ni a JLP ni a MMH los guío una inspiración justiciera. Fue la necesidad de hacer escarmiento y obtener la redención del pueblo en la persona del enemigo político…

El país no cambiaba con ello, solo mejoraba la imagen, nada de fondo…

¿Hay cambio de fondo en la administración de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR?...

En mi opinión, ni de fondo ni de forma…

La justicia, igual que en los dos sexenios del populismo (1970—1982) se aplica selectivamente. De hecho, ocurre algo peor: se está ejerciendo esa aplicación de las leyes en función de los requerimientos del Gobierno de la Cuarta Transformación…

Por otra parte, ¿es usted de los que dicen que AMLO se reveló como un consumado diplomático en su visita a Washington?....

Pues yo no…

Lo que yo vi y escuché en Estados Unidos, fue a un presidente mexicano ofendiendo a nuestros compatriotas migrantes al tributarle toda suerte de adjetivos zalameros al presidente estadounidense que llamó a los mexicanos drogadictos, violadores y rateros…

¿Cómo puede “nuestro” presidente decir en su discurso que DONALD TRUMP respeta y ha respetado a México y que de él hemos recibido toda suerte de apoyos?...

¿Acaso, caro lector, ya olvidó usted para que ha servido la Guardia Nacional que nos dijeron que sería para combatir al crimen organizado y finalmente la concentraron en la frontera sur para cerrar el paso a los migrantes centroamericanos y así servir a los deseos de Mr. Trump?...

¿No le ardió a usted la cara cuando el hombre que nos representó en Estados Unidos colmaba de elogios a un mandatario patán que se ha burlado de los mexicanos y de sus gobernantes?...

¿Está cambiando este país?...

¡Pamplinas!, señor mío… ¡Pamplinas!....

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, el licenciado JULIÁN LUZANILLA CONTRERAS, rompió su aislamiento de meses y se descolgó ayer a Huatabampo, invitado por sus cuates de muchos años, los empresarios y productores de papa, RODOLFO y MARCELO FLORES ELIZONDO…

Lo que me lleva a recordar que hace aproximadamente cuatro meses tuve el gusto de compartir la mesa mañanera en una solariega vivienda del poblado “El Anzuelo”, lugar favorito de los amantes de la pesca deportiva, uno de cuyos mejores exponentes, el ingeniero GILBERTO DOMÍNGUEZ PARADA, en alguna ocasión me invitó a la inauguración de un torneo de pesca…

A PROPÓSITO DE JULIÁN LUZANILLA, no cabe duda de que el hombre nunca termina de aprender y de sorprenderse…

Lo digo porque apenas ayer me enteré que en un evento político escenificado hace 44 años en la confluencia de las calles 5 de Febrero e Hidalgo en Ciudad Obregón, dos amigos míos fueron protagonistas en un incidente del que, en esos momentos, tuvieron conocimiento todos los integrantes del Gabinete Presidencia, del propio presidente de la República, los gobernadores de todos los estados y los más de quince mil campesinos reunidos en el mitin…

En más de cuatro décadas, he escrito en varias ocasiones sobre esos sucesos que arrancaron la carcajada de todos los presentes…

Y mire usted a mis cuates: ni Julián Luzanilla ni GILBERTO TÁNORI, me habían contado que ellos fueron dos de los que estaban trepados en un árbol de la India (yucateco), cuando la rama se quebró y todos fueron a dar a la banqueta cuan larga la humanidad era…

Ayer Gilberto Tánori me hizo la revelación: “Julián y yo éramos activistas de la Unison y estábamos en el árbol tomando información de primera mano cuando la rama se venció”, evoca, conmovido por los recuerdos…

Y LA TRISTE NOTICIA PARA cerrar estos Rumbos: ayer ROBERTO ESCALANTE, hijo de mi inolvidable amiga, la lideresa campesina ALEJANDRA (Santa, para sus amigos) PERAZA RUVALCABA, publicó en su cuenta de Facebook, que ARNULFO VELÁZQUEZ CAUDILLO, falleció en horas de la madrugada por el COVID-19…

Arnulfo fue compañero por toda una vida de Alejandra, y quienes le conocimos le apreciamos sinceramente…

¡Descansa en paz querido amigo!...

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios