Opinión

Estamos al borde de la locura

De Primera Mano

por

/x
Francisco Ruiz Quirrín, columnista

Francisco Ruiz Quirrín, columnista

A la pandemia por el maldito coronavirus habrá que añadir ahora una epidemia de ansiedad, histeria y desesperación. La mente de la sociedad se está enfermando ante el cúmulo de información encontrada que está recibiendo de una autoridad incapaz ya, de manejar y controlar este fenómeno mundial. Y es que una noche el doctor Hugo López-Gatell, vocero del Gobierno Federal para enfrentar al COVID-19, sale a decir que habrá qué permanecer en casa porque el virus llegó para quedarse y la pandemia podría durar dos y hasta tres años.

Ya no se atreve este errático funcionario a apostarle a darnos una nueva fecha de reducción de contagios porque se ha convencido de sus propias fallas. Se suponía que entre el 8 y el 10 de mayo pasados viviríamos el pico más alto de contagios y, a partir de ahí, empezaría a aplanarse la curva. Es día 15 de julio y en las últimas 24 horas –números oficiales- se ha impuesto un nuevo récord de propagación del virus en el país al rebasarse los siete mil nuevos enfermos, en tanto el número de fallecimientos pasó de los 800 en tan solo un día. Horas después de la declaración de López-Gatell, nos topamos con las declaraciones del presidente de la República, donde nos invita a todos los mexicanos a salir, a “recobrar nuestra libertad” para reactivar la economía.

Y como el presidente de México tiene millones de seguidores, estos salen a la calle, confiados en la palabra de su guía y las consecuencias en cuanto a los disparos de contagios están a la vista, sorprendiéndonos y aterrorizándonos a todos. A este paso, rayaremos en la locura. Los mexicanos despertamos cada día dando gracias a Dios por estar vivos y salimos a la calle esperando el momento en que nos contagiemos a pesar de todos los cuidados y medidas extremas para evitar la enfermedad. Lo hemos repetido muchas veces. El mundo oriental y Europa algo hicieron bien que su curva de contagios, evidentemente, se ha aplanado. En América, los “populistas” Trump, Bolsonaro y López Obrador, los “tres grandes amigos”, los “tres desestimadores de la enfermedad”, se han convertido en los jefes de Estado más irresponsables por el mal manejo de la pandemia. Las consecuencias están a la vista. Antonio Astiazarán comentó que está dispuesto a buscar, desde la vía independiente, una alianza de partidos y grupos políticos para enfrentar al populismo de Morena y, al mismo tiempo, evitar la continuidad de un Gobierno de Sonora que no ha podido generar los empleos que se requieren para avanzar… En una conversación con integrantes del Grupo Compacto de Columnistas Políticos, el aspirante a gobernar Sonora y competir por ello en los comicios del 2021, estableció con claridad que no apoyaría al PRI ni a su principal aspirante, Ernesto Gándara, porque seguramente su bandera será la continuidad… “Yo no le quiero apostar al pasado ni a una cuarta transformación que ha resultado desastrosa para los mexicanos; le apuesto al futuro y al cambio; estoy seguro que en los comicios del año próximo el ciudadano castigará en las urnas al mal Gobierno”… Respecto a la posibilidad de ser candidato del PAN al Gobierno del Estado, dijo que sigue en contacto con sus dirigentes nacionales y locales, al igual que con dirigentes de otros partidos, porque está dispuesto a construir una gran alianza a partir de una oposición libre… ¿Entonces, buscarás ser candidato independiente, es decir, irás “por la libre”?, se le cuestionó, a lo que respondió tajantemente que estaba dispuesto a hacerlo… En cuanto al afán de continuar con su programa de fomento a las energías renovables, dijo que buscaría hacer valer la fuerza del Gobierno Estatal para lograr que prevalezca la modernidad y en cuanto a la generación de empleos, precisó que lo que se requiere es una actitud “más agresiva” en las acciones para el logro de mayores inversiones y con ello, más empleos.

Pedro Pablo Chirinos, depuesto vicefiscal especial para delitos electorales en el Estado de Sonora, salió a defenderse ayer argumentando que si bien la fiscal general, Claudia Indira Contreras, tiene facultades expresas en la Ley para removerlo de su cargo, a partir de las reformas del año 2011 donde se incorporaron los conceptos de defensa de los derechos humanos en el marco jurídico mexicano, existe la obligación de fundamentar su cese en base a su capacidad, buenos oficios y designación en el cargo por parte de una mayoría en el Congreso del Estado… Anuncia que se defenderá precisamente buscando ser oído por las y los diputados locales y buscar con ello impugnar su remoción… Para ello cuenta con diez días… En conversación con “Primera Plana Digital”, se tocó el punto de que sin duda, existe una razón política detrás de su cese y es probable que esté ligada a la proximidad del año electoral 2021… Para Chirinos esto último es una duda razonable, pero considera que por encima de ello, está el estricto cumplimiento de la Ley con el debido proceso que incluye el respeto a sus derechos humanos…

Comentarios