Opinión

La sospecha renuncia “temporal” de Vanessa Rubio que deja al PRI en el Senado sin un importante voto

Rumbos

por

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

EL PRI TIENE MOTIVOS PARA estar preocupado —su dirigencia, pues— por lo que está sucediendo en el Senado. Un amigo mío, conocedor del tema, me comentaba que esto es algo que se está presentando en la Cámara Alta. Algo que irremediablemente afectará al partido tricolor, específicamente a la bancada en esa cámara.

El PRI está a un tris de perder un muy importante voto. Y esta pérdida llega en el momento en que se está queriendo consolidar el bloqueo de oposición precisamente que han formado legisladores de esa cámara.

Usted seguramente ha escuchado hablar de un bloque de contención. De esto se trata: de contener, unida prácticamente toda la oposición en el bloque y así contrarrestar, ser un contrapeso real, de las iniciativas del presidente AMLO.

Todo iba bien hasta que estalló el asunto de la extradición de EMILIO LOZOYA de España a México, y al mismo tiempo, la solicitud de licencia “temporal” de VANESSA RUBIO como senadora de la República. Grave cuestión.

Digo, porque apenas se supo de esta solicitud de licencia “temporal”, tres versiones surcaron las redes sociales. Una se refiere a una decisión tomada en la cúpula del PRI, lo que resulta incongruente.

Otra tendría que ver con asuntos por demás absurdos y por ellos ni para que analizarlo.

Y la tercera y más socorrida de las versiones, es que gente poderosa del Gobierno lópezobradorista, le habría puesto sobre la mesa una disyuntiva que no podía evadir: o renunciaba o su nombre estaría salpicado con las revelaciones de Lozoya.

Porque lo de la academia simplemente nadie se lo traga.

¿Y qué pasa en el Senado con la renuncia “temporal” de Vanessa Rubio?

Pues pasa mucho. Porque resulta que la suplente de la senadora Rubio, es NANCY SÁNCHEZ ARREDONDO, quien el año anterior renunció a las filas del PRI y hoy se dice que está muy cercana al gobernador de Baja California, JAIME BONILLA. Ella no se ha afiliado a ningún partido pero ha dicho, cuando le preguntan si regresará al PRI, que lo de su separación del partido “fue un doloroso divorcio”.

Se sabe que Nancy Sánchez, aspiró a ser candidata del PRI a la gubernatura de BC. Que de aquello viene su alejamiento del PRI.

Vaya usted a saber, eso dicen los rumores.

Lo cierto es que, con la ausencia “temporal” de Vanessa Rubio del Senado, el PRI pierde un valioso voto que Morena y el Gobierno de la Cuarta Transformación van a aprovechar para sacar adelante sus iniciativas.

Vienen cosas de trascendencia para el país. AMLO quiere amarrar sus proyectos y consolidar su poder. En este momento y de acuerdo a las circunstancias, todo indica que AMLO va sobre caballo de hacienda.

Según mi fuente, constitucionalmente, ella ocuparía el escaño en el Senado, lo que, en automático, afectará al PRI, pues este, aunque sea temporalmente, no podrá ejercer su apor tación como parte del precitado “bloque opositor” y ser parte de un trabajo de contención. Nancy Sánchez, no ha confirmado si será independiente o, de plano, se sumará a Morena. Lo que ha quedado muy claro, es que al PRI no regresa. O sea, con el tricolor “ni a la esquina”.

¿Qué le parece, caro lector, este panorama priísta? ¡Gulp!

Ahora bien: ¿por qué pudo haber sido amenazada Vanessa Rubio?

Hasta donde sabemos, ella no tuvo participación en los manejos que pudiera haber hecho Lozoya. No era de su culpa. En realidad, ella siempre estuvo cerca de JOSÉ ANTONIO MEADE, lo mismo en la Secretaría de Relaciones Exteriores que en la Sedesol. Y también en Hacienda.

Obran en mi poder fotografías en las que Vanessa aparece acompañando a Meade a giras de trabajo cuando estaban en Sedesol. Incluso, las hay de alguna gira en la campaña del entonces excandidato del PRI.

Vanessa Rubio fue durante el Gobierno de ENRIQUE PEÑA NIETO sub-secretaria para América Latina y del Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Lo fue entre 2013 y 2015, y posteriormente fue sub-secretaria de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional de la Secretaría de Desarrollo Social, o sea, la Sedesol.

Usted recordará que esta mujer, Vanessa Rubio, era muy “comentada” en círculos políticos por su evidente influencia en los altos niveles de la Secretaría de Hacienda, en el PRI mismo y hasta en la Presidencia de la República.

Esto era a todas vistas una realidad.

En estos cargos, decía yo, Vanessa estuvo bajo el mando de José Antonio Meade.

Ella siguió a Meade: ocupó, entre 2016 y 2018 la Sub-Secretaría de Hacienda y Crédito Público, lo que la convirtió en la primera mujer en ocupar ese cargo.

¿Cómo llega Vanessa al Senado de la República?

Bueno, lo hace por la vía plurinominal en el 2018 y es justamente allí donde las cosas se le van a complicar al PRI y a la oposición en general.

Mire usted: hasta ahora, todo ha sido conjeturar y especular. Hay versiones, producto de la especulación, pero no hay nada en concreto. Lo único inequívoco, es que la renuncia o solicitud de licencia de Vanessa, no tiene sentido ni lógica. ¿Cambiar al Senado por la Academia?

¡Pamplinas! Lector. ¡Pamplinas!

A la academia, puede ir por el resto de su vida. Al senado, no. Y menos como todos lo saben, en momentos en que el PRI, el PAN, el PRD y otros partidos, los que forman el bloque opositor de contención, necesitan cada voto en el Senado.

No, ni lógica ni nada. Algo huele mal en Dinamarca. Me cae que sí.

En fin, así las cosas.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡POR LAS TRIPAS DE SATANÁS! Creo que ya no es nota que sorprenda a nadie pero no por ello el columnista la va a dejar pasar… Vamos, pero ni mucho menos…

Me refiero a lo de ayer, en la mañanera de Colima cuando, al intentar dar respuesta a pregunta de un reportero el presidente simplemente no supo que hacer…

Había dicho que Lozoya estaba en el Reclusorio Norte o algo así…

Volteó a ver a ALFONSO DURAZO en busca de ayuda, en su calidad de secretario de Seguridad y Protección Ciudadana y Durazo “se perdió”…

Buscó y buscó la información sin encontrarla. Entonces alguien del equipo de Comunicación de la Presidencia, se acercó para mostrarle el boletín que acababa de emitir la Fiscalía General de la República: Lozoya había sido llevado a una clínica privada porque presentaba anemia y en lo general también… Muy mal se ve nuestro paisano, caray…

Y AQUÍ, EL PARÉNTESIS OBLIGADO para expresar, con auténtica pena, mis condolencias y solidaridad a mi dilecto amigo MARTÍN GÁNDARA CAMOU, lo mismo que a su hermano ERNESTO GÁNDARA, por el sentido deceso del mayor de la dinastía Gándara Camou, CÉSAR GÁNDARA CAMOU, con quien la vida me permitió establecer una muy cálida y leal amistad desde hace más de tres décadas…

César falleció de una vieja enfermedad. Tenía 74 años y una característica que lo identificaba, es que estudió cuatro carreras profesionales, solo superado por RAÚL ENCINAS ALCÁNTAR, exsecretario de Gobierno de ALEJANDRO CARRILLO MARCOR, y quien solía decir —según me cuenta ENRIQUE GUERRERO BARRAZA, que fue su amigo desde la universidad, igual que lo fue de César— que había estudiado 7 carreras para llenar el vacío de sus seis hermanos…

Al costo, señor mío… Al costo…

Quiero aprovechar el tema, para decirle a mis dos que tres lectores, por qué esta columna se ha vuelto algo parecido a un memorial…

Déjeme decirle pues; día a día llegan los reportes. Han muerto muchos amigos míos, gente muy cercana, familiares, y sé que es abrumador estar leyendo de los fallecimientos…

Pero no podemos olvidarnos de los que se nos van, de los que se nos han ido…

Yo no quiero olvidarlos, hacer como que no pasó… Y POR ÚLTIMO, Y CAMBIANDO DE TEMA, ayer se decidieron y tomando todas precauciones que aconseja el protocolo, se reunieron en Las Higueras de PEPE HIGUERA, ENRIQUE GUERRERO, El Zurdo; MANUEL PALMA, ANTONIO ALVÍDREZ, HELIODORO ENCINAS, JAIME IVICH, mi “sobrino” JUAN FRANCISCO CHONG RIVAS, y algunos más…

¡Larga vida para ellos! (Por esta vez el columnista no pudo asistir. Ya será en la próxima, Dios mediante)…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios