Opinión

El COVID-19 en etapa de casos de impacto: muere por contagio el secretario de Salud de Chihuahua, Jesús Grajeda

Rumbos

por

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

A VECES UNO SE VE IMPELIDO — dije, impelido, conste— a modificar su idea sobre tal a cual persona. Así fue, entonces, que yo he modificado sustancialmente mi opinión sobre la hoy senadora LILLY TÉLLEZ.

Desde luego, no es una modificación total. Pero ciertamente, para formarse un criterio sobre esta singular mujer sonorense, hay que conocerla, observarla, entender sus ideas y sus propósitos.

De otra manera, la opinión que uno se forje de ella, queda incompleta, inexacta.

Tengo, para mí, que esta periodista tan echada para adelante, es como es por ser de Sonora. Ser así como la conocemos tiene qué ver con sus genes, con su estirpe;

De ella, yo tengo recuerdos de sus primeros meses en Tv Azteca. Empezó a brillar como reportera de esa cadena realizando reportajes muy temerarios. Tan audaces, que por poco no la cuenta.

En algún momento, fue más allá de lo debido y alguien habría ordenado su ejecución. El vehículo en que viajaba fue rafagueado. Lilly, por fortuna, salvó la vida.

Estuvo ausente un tiempo de las pantallas. Pero regresaría por sus fueros. Investigó hasta en sus rincones más escondidos, el caso de Chapa Bezanilla. Era el ocaso de quien fuera el fiscal especial para el caso Colosio. Ahora, ya metido en los laberintos de la brujería de la “Paca”, con el esqueleto de un hombre que se quiso hacer pasar como el cadáver del ingeniero MANUEL MUÑOZ ROCHA.

Lilly intentó entrevistar a Chapa en su casa. Por el interfón, al fin le contestó el abatido exfiscal, solo para hacerla objeto de toda suerte de insultos.

Pero Lilly Téllez no se inmutó. Esas agallas me hicieron sentir por ella una auténtica admiración, pues de algún modo asociaba su carácter indómito, a su oriundez sonorense.

Quiero decirlo, caro lector, que hace algunos días, reflexionando en horas de la madrugada, pensaba en todas estas cosas que han rodeado la trayectoria periodística de Lilly Téllez. Y pensé que muy bien podría compararla, por la figura de su carácter, con otras dos mujeres de Sonora que, cada una en sus tiempos, alcanzaron una enorme notoriedad: MARÍA FÉLIX y ANA GABRIELA GUEVARA.

De María, la de Álamos —dicen unos—, la de Quiriego, dicen otros, porque ella jamás se arredró ante nadie. Ni siquiera la primera dama de la República en tiempos de MIGUEL ALEMÁN, doña BEATRIZ VELASCO DE ALEMÁN, pudo doblegarla. María se fue a Francia, no por temor, a la cónyuge del hombre de quien se decía vox populi, que era su amante, sino porque en París tenía otros intereses económicamente más rentables que los de México.

Era tan “atravesada” María Félix, que en una entrevista que le hizo el entonces muy poderoso comunicador JACOBO ZABLUDOVSKY, al querer bajarle los humos, le dijo: “María, por acá dice la gente que te fuiste a Francia a hacerte cirugía plástica en el rostro. ¿Qué dices a esto?”

María, respondió hecha una furia:

--¡Mira, Jacobo: a mí me han dicho que tú te acuestas con hombres y no por eso yo digo por ahí que es cierto!

A Jacobo se le fue la sangre de la cara.

Así era María Félix.

De las tres mujeres sonorenses que he mencionado, a la que he conocido mejor en lo personal, es a Ana Gabriela Guevara. Con ella, desayuné en una ocasión en un restaurante de la Miguel Alemán, en Ciudad Obregón, propiedad de ROBERTO GONZÁ- LEZ LABORÍN.

Fueron dos horas de charla. Fue muy comedida conmigo. No hubo exaltación, no le hice preguntas estúpidas, me limité a la política, un poco a su experiencia con los directivos del deporte amateur en México. Una cosa sí me sorprendió: tuve la impresión de que admiraba a MANUEL BARTLETT, su correligionaria en el Senado y también de partido, el PT.

Bueno, suele pasar.

Ana Gabriela ya fue senadora. María Félix ya falleció. Y Lilly Téllez es actualmente senadora por el PAN, aunque ganó la senaduría en fórmula con su paisano ALFONSO DURAZO MONTAÑO.

O sea, era de Morena y ahora es del PAN.

¿Por qué?

Bueno, ella lo explica así: “A Morena le convenía mi honestidad en campaña… Pero ahora en el poder, no… ¡hipócritas!”

También para el académico JOHN ACKERMAN, tuvo lo suyo: “Ya no sufra por mi desprecio”.

Lilly es como es. Y por ser como es, no hace mucho contrajo nupcias con el financiero JESÚS TUEME.

Así las cosas, pues.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! En Chihuahua, muchas personas están de duelo por el deceso de un médico muy querido, que se desempeñaba como secretario de Salud en el Estado…

Se llamaba JESÚS ENRIQUE GRAJEDA y murió el sábado en la mañana, por COVID- 19…

Todo empezó el 2 de julio, cuando el doctor Grajeda, acompañó en la comitiva oficial que encabezó el gobernador JAVIER CORRAL, a una reunión en el vecino Estado de Tamaulipas, donde esperaba el mandatario FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA…

Horas después de terminado el encuentro, el gobernador García Cabeza de Vaca, dio positivo a COVID-19, y el 5 de julio, en Chihuahua el doctor JESÚS GRAJEDA, fue hospitalizado e intubado en un sanatorio local…

El sábado, dejó de existir…

En Chihuahua cibernautas culpan al gobernador de Tamaulipas de haber contagiado al secretario de Salud del Estado más grande de México…

MIENTRAS TANTO, productores agrícolas y miembros de la Tribu Yaqui, están esperanzados a que, con la visita a Cajeme del presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, habrá una solución a sus demandas…

Particularmente, yo creo que sí habrá una solución y que, en gran medida, a esto obedece la visita del mandatario…

Después de todo, un representante del Gobierno Federal, ya llegó a un acuerdo temporal con los dirigentes de la etnia…

Mire usted, este tema, el de las visitas presidenciales, tiene aspectos muy interesantes que bien vale la pena traer a colación…

Pero esto será mañana, señor mío…

AH, CASI LO OLVIDO: EN SU COLABORACIÓN de este lunes en TRIBUNA, el historiador BULMARO PACHECO, hace una crónica muy interesante sobre los presidentes más atacados en la historia de México: BENITO JUÁREZ, FRANCISCO I. MADERO y LÁZARO CÁRDENAS…

Los tres tomaron grandes y trascendentales decisiones y el conservadurismo de la época se les echó encima…

Le recomiendo su lectura… ¡AVE MARÍA, QUÉ MAL ME SIENTO! Ayer me enteré a través del diario hermano TRIBUNA LA VOZ DEL PUERTO, del deceso del campeón de judo reconocido nacionalmente, CLAUDIO ZUPO…

Dio a positivo del COVID-19…

Como verá usted, la curva no aplana, de hecho, el secretario de Salud en Sonora, ENRIQUE CLAUSEN IBERRI, reiteró que la curva de la epidemia “va a la alza”…

¡Gulp!...

Es verdad que en la última semana el número de defunciones ha oscilado entre los cuatro, cinco y hasta 13, pero predominaron los números abajo del 10…

El problema; sin embargo, es que no cesan los decesos…

Y las noticias de gran impacto nos sorprenden en forma sucesiva…

Las cosas como son…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios