Opinión

Se llama Irma Serrano Macías y es la dirigente de los transportistas que ayer demostró agallas

Rumbos

por

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

HONESTAMENTE YA NO RECUERDO aquello, que sucedió hace muchos años. Ni los detalles ni los protagonistas vienen a mi memoria. Lo único que recuerdo, es que la Codeson quedaba muy mal parada. Se decían cosas muy feas de sus administradores.

Por algún tiempo, esta mala fama siguió acompañando a esta dependencia.

Ahora vuelve a saltar el nombre de la Codeson. Y esta vez, el asunto es todavía más escandaloso. Más reprobable. Especialmente porque la víctima fue un deportista de la rama de judo, que le dio a Sonora fama internacional y fue un muy buen deportista en lo suyo.

Debo confesar que no conocí a este judoca ni, en su momento, supe de sus éxitos deportivos. Ahora lo conozco en medio de una lluvia de críticas en redes sociales contra la instancia que regula el deporte amateur en el Estado.

Y no por cualquier cosa sino por algo que lesiona gravemente la dignidad humana. Porque, al decir de la esposa de CLAUDIO ZUPO, la Codeson despidió al deportista justamente cuando había resultado positivo a COVID-19.

Según el dramático relato del reportero de casa MANUEL VELÁZQUEZ LUGO, DIANA la hoy viuda de Zupo, su marido, le habló por teléfono para decirle lo que le estaba pasando: “Me acaban de despedir, no tengo para comprarme mis medicinas, no tengo… No sé como le voy a hacer, no tengo para comprarme lo que me hace falta, y de eso está dependiendo mi salud”.

Si usted analiza estas palabras en su contexto humano, resulta verdaderamente desgarrador.

No cabe duda: el periodista MANUEL VELÁZQUEZ, tocó el punto sensible de una acción por parte de algunos directivos de Codeson, que deja muy mal parada a esta institución.

CLAUDIO ZUPO, el excampeón en una de las ramas de las artes marciales más famosas desahogaba en la esposa, sus miedos, su impotencia ante lo injusto de los directivos del deporte, y con esas palabras muy propias de nuestro idioma popular, decía, entristecido: “Ya valió”.

Claudio, un atleta desmesuradamente alto, se autovideograbó y subió su imagen y su voz para que lo vieran todos. Incluyendo a quienes lo habían despedido.

Y luego, las palabras póstumas de su esposa Diana: “Si no hubiera hecho el video lo dejan en el olvido”.

El mismo autor de la entrevista con la esposa de Claudio Zupo, recoge las palabras de directivos de Codeson. Se justifican, muestran comprobante del pago de nómina.

Pero no explican por qué no depositaron en tiempo y forma la quincena a Zupo. Y lo hicieron después de que circuló el video. Por más que uno quisiera creerles, las cosas, tal como han sido presentadas, dicen todo lo contrario.

Como haya sido, nada hay ni habrá nada que le devuelva la vida al deportista muerto por el COVID-19. Lo más probable, es que de todos modos hubiese fallecido. No hay cura para este mal.

Pero queda, en tela de duda, la actitud inhumana de los directivos de Codeson.

Por lo demás, bien por el colega Velázquez.

Bien.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! Acá, en Ciudad Obregón, ayer ocurrieron varios eventos concatenados que tuvieron, de entrada, un mismo objetivo: converger frente a Palacio Municipal para que líderes transportistas de Sinaloa, pudieran entablar un diálogo que permitiese solucionar el problema del paso libre a tránsito pesado, por las calles Jalisco y Sufragio Efectivo…

Un viejo problema con nuevos protagonistas… Me reportaron que a los transportistas culiacanenses —culiches, pues— los lideraba IRMA SERRANO (que no “La Tigresa”) MACÍAS, de la empresa Amotac, de Culiacán, Sinaloa…

Apostados inicialmente en calle 300 y carretera 15, emprendieron una caminata que tenía como destino Palacio Municipal. Me cuentan que la Policía Municipal los interceptó a la altura de Walmart de la salida sur bloqueando la Sufragio Efectivo…

La fuente me recalca que el punto es este: los transportistas habían interpuesto dos amparos ante la justicia federal. Uno de ellos, me dicen, del fuero federal, fue positivo para los transportistas de Sinaloa, o sea, tenían la autorización de la justicia federal para el paso libre por Ciudad Obregón…

Pero la autoridad municipal determinó que no pasarían…

Y es aquí, señor mío, donde la puerca ha torcido, con toda razón, el rabo…

Cómo decía mi amigo, el colega ya extinto: “Agarren piedras”…

DÉJEME DECIRLO, CARO LECTOR: a esto, justamente me refería en los Rumbos de ayer…

Dicen que viene el presidente AMLO, que estará en Cajeme este fin de semana de enfrente… Cruzo los dedos para que así sea…

Tal como yo veo las cosas, solo una fuerza superior, política y de Gobierno, puede darle solución a estos dos conflictos que amenazan con salirse totalmente de control…

Cajeme tiene problemas crónicos y por ello mismo, no se puede culpar específicamente, a un solo gobernante…

Tenemos gravísimos problemas de infraestructura en el subsuelo. No es un problema de ayer. Ni de anteayer. Es un problema muy añejo, que por su propia naturaleza se fue dejando a la buena de Dios hasta que “reventó” en forma masiva…

Aquí es válido el auxilio de la Federación y la mejor oportunidad para pedirlo es hacerlo ante el presidente, mostrándole en el lugar del problema, la gravedad de las cosas…

Decía yo ayer que tengo la certeza de que AMLO no desatendería este clamor…

Ya veremos…

Y CASI AL CIERRE DE ESTOS RUMBOS, llega el reporte sobre la evolución del movimiento de los transportistas. Me dicen que la dirigente IRMA SERRANO MACÍAS, junto con otros líderes, se entrevistaron con el secretario de Seguridad Pública, FRANCISCO CANO CASTRO, a quien le plantearon la situación y le solicitaron que permitiera el paso libre por las calles Jalisco y Sufragio Efectivo mostrando el dictamen emitido por un juez federal concediendo el amparo…

Me cuentan que Cano Castro, en una actitud institucional, les habría dicho que podían transitar por Ciudad Obregón y que si algún elemento policiaco los detenía o les exigía dinero para dejarlos continuar, le llamaran a su celular para tomar medidas drásticas…

Es decir, se acata la orden de un juez y las autoridades municipales acceden a la decisión de la justicia federal…

Por lo pronto, todo bien, pues…

MIENTRAS TANTO, A TRAVÉS DEL periodista ALBERTO CAMACHO, recibo saludos de dos entrañables amigos míos, que lo han sido desde los años setentas…

A NACHO GAXIOLA le conocí en 1979, recién que había tomado posesión de la Presidencia Municipal de Bácum, siendo gobernador de Sonora, don ALEJANDRO CARRILLO MARCOR, que por cierto, llegaría a ser muy amigo de Nacho, quien, con su reconocida habilidad, logró que don “Alex” le financiara la construcción del Palacio Municipal, que es el mismo que usted conoce…

Por su parte, a GUSTAVO RAMÍREZ, le conocí por esas mismas fechas…

Gustavo fue colaborador en la administración de ADALBERTO ROSAS LÓPEZ…

De hecho, fue magnífico administrador del Mercado Municipal y como ya estoy entrado en el tema, le cuento —acá entre nos, conste— que Gustavo fue gerente del periódico El Observador, que nació en junio de 1981…

Gracias a Gustavo y a Adalberto, tuve la oportunidad de realizar mi primer viaje a Tucson, Arizona, en uno de cuyos hoteles de estilo californiano-Arizona, se llamaba —nos hospedamos MANUEL LUGO, Gustavo y el columnista…

¡Larga vida para ellos!....

Y POR ÚLTIMO, ME CONGRATULO sinceramente por la franca recuperación en su problema de salud, de mi amiga doña CUQUITA AMADO DE ARAIZA…

“Me siento muy bien, estoy en un 90% bien”, me dice, festiva, doña Cuquita…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios