Opinión

José Mujica: un enorme ciudadano que ha vivido su pobreza rodeado del reconocimiento universal

Rumbos

por Redacción Tribuna

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

NO ME PREGUNTE EN QUE CLASE de evento se llevó a cabo la exposición de la historia de la industrialización del Continente Americano.

En realidad no sé ni siquiera si de eso se trataba.

Lo que si alcancé a detectar es que el expresidente de Uruguay (2010-2015) JOSÉ ALBERTO MUJICA CORDANO, mejor conocido simplemente como “JOSÉ MUJICA”, era uno de los invitados distinguidos en aquella muestra del capitalismo de América.

Estaban frente al retrato de JOHN D. ROCKEFELLER, el hombre que de la nada levantó a un imperio con el que llegó a amasar una fortuna de alrededor de más de 80 millones de dólares, que al cambio actual de la divisa estadounidense serían miles de millones.

Un funcionario de la expo que lo atendía, se mostró sorprendido al escucharle esta, igualmente sorpresiva reflexión:

--Este viejito se murió, era un viejito burgués. Poderoso con 96 años fundó una fábrica de 80 millones y pico de dólares. Su acompañante le dijo, adulador:

--Veo que usted no criminaliza a los empresarios como a veces hacen desde sectores de la izquierda.

La respuesta fue rápida y lúcida:

--¡No! ¡No! Gente como esta resuelve problemas que yo no tengo ni capacidad ni fuerza para poderlos resolver. Yo soy socialista pero… Pero no quiero ser bobo. Porque si después por querer repartir exprimo demasiado tengo menos para repartir… Hay enfermedades que son inteligentes. Por ejemplo la Sífilis, que nunca mata a su víctima, no tiene de qué vivir, entonces que trabaje el capitalista, él va a hacer la plata que yo le tengo que cobrar en impuestos para repartir.

Esta breve reflexión de un gran ser humano, de un enorme filósofo al que ningún mega-empresario irrespetó sino al contrario, le admiró y le aplaudió y ha sido, a sus 85 años, un hombre auténtico en todos los renglones de su luminosa existencia.

Durante varios lustros, décadas, se desplazó en un “bochito” azul cielo. Era suyo de todo a todo. Él lo reparaba prácticamente todos los días. No lo hacía por poder, sino por autenticidad. Él se sentía completo siendo un presidente congruente con sus principios. Nunca ha sido un simulador de la cultura ni del conocimiento de la historia.

Es, ha sido, un hombre concreto que de una realidad sabía sacar las carcajadas sin burlarse de otros.

Pero sobre todo, es, ha sido, insisto, un filósofo. “Que el capitalista trabaje para pagar impuestos que yo voy a cobrar para repartir”.

La verdad sea dicha, me parece que este video que anda circulando por ahí, no un meme. Son palabras que yo le he escuchado decir al expresidente de Uruguay. Son sus palabras.

A José Mujica nadie lo ha tachado de revoltoso ni de vandálico. Él fundó y dirigió el Movimiento Nacional de Liberación Tupamaros.

Este grupo fue, sin ninguna duda, el más importante de varias décadas en esa región de Suramérica…

He leído de Mujica verdaderas joyas discursivas. Como cualquier ciudadano, no estoy de acuerdo con su filosofía socialista. Es mi derecho. Pero reconozco su grandeza espiritual y su genuina voluntad para hacer las cosas con las que siempre soñó.

Dígame, a ver: ¿acaso usted nunca se ha preguntado por qué nuestro presidente AMLO no ha incluido entre sus grandes próceres al expresidente uruguayo?

Si lo hiciera, tal vez no faltaría el fisgón que le planteara esta pregunta: “¿señor presidente AMLO, se inspiró en Mujica cuando empezó a llegar al Ayuntamiento del Distrito Federal en un Sturu de modelo más o menos atrasado?”.

No es una pregunta simplista. Lo que resulta simplista, es la forma en que un jefe de estado ha querido emular, por encima de todo, lo que a un auténtico primer mandatario, tanto esfuerzo y tanta sangre derramada le costó para llegar a ser una figura gigantesca entre los grandes jefes de estado que han surgido en América Latina en 200 años.

Se dice que los ideólogos del socialismo no son pragmáticos. Tal vez no todos. En todo caso, yo diría que José Mujica es un “viejito socialista” ideólogo que es un pragmático.

¡Mire que en plena exposición de la historia industrial de América, dijo que “esta gente —Rockefeller pues— es gente que resuelve problemas, problemas que yo no tengo capacidad ni fuerza para resolver”!

¡Por las tripas de Satanás!

¿Por qué, Dios mío, no tuvimos la suerte de que surgiera de las entrañas del sureste mexicano un líder verdadero, con un “bochito” de a deveras que hiciera trabajar más y más a los empresarios para cobrarles más impuestos y él, el jefe de estado poder repartir y repartir?

¿Por qué, Dios mío?

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO, CARO LECTOR: el viernes 29 de septiembre, falleció de un paro cardiaco, la señora MARGARITA CORONA DE NAVARRO, esposa de ALEJANDRO (Jando, para sus amigos) NAVARRO GALLEGOS…

Hace muchos años le escuché decir a un buen amigo que la muerte repentina siempre será menos devastadora en el dolor físico y moral, que un desprendimiento súbito porque este impacta una sola vez y así el dolor se procesa más rápido…

En este tipo de cosas no hay que profundizar demasiado…

El desprendimiento definitivo es tremendamente impactante por su propia naturaleza…

Aún así, Jando no pierde su entrañable humorismo: “Ya solo quedamos 15”, me dijo, cuando le pregunté cuántos hijos varones procreó doña JOSEFINA GALLEGOS DE NAVARRO, que por cierto anda en sus 99 años de vida…

Pues sí: ya solo quedan 15… ¡Descanse en paz!...

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, los partidos, por encima de cualquier otro factor, deben cuidar la unidad interna. Y si para lograrlo hay que sacrificar algún interés propio, ¡bueno!, pues que se sacrifique! Todo en aras de fortalecer a los nuevos y también a los viejos partidos…

Y es que los partidos, jóvenes y viejos, enfrentan a un enemigo muy peligroso: el transfuguismo… La verdad sea dicha, sucede que cuando miramos hacia los partidos, no vemos sino frivolidad de convicción, de raíces, de ideología y esto evita que cualquier militante llegue a echar semilla que germine y desparrame amor en torno de la planta…

Este fenómeno se observa por su captación mediática, con mayor interés, en las esferas nacionales: PORFIRIO MUÑOZ LEDO, el propio ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, y la enfermedad amenaza con extenderse, diseminarse, dicen algunos…

Está tan desparramado el transfuguismo en los partidos, que uno ya no sabe quién es quién “y donde están”…

Porque resulta que uno pregunta por tal o cual militante de un político pensando que permanece en el PRD o en el PAN o en el PRI, pues, sucede que se mudó con todo y tiliches a Morena…

Acá por el sur del estado hay mucha tela de donde cortar…

Se oyen rumores allá por Álamos…

Doña RUTH ACUÑA RAZCÓN, ya sabe usted, aunque también la gente le hace su agregado y hay que cuidarse a la hora de los comentarios…

Sinceramente a mí me cae bien doña Ruth…

Platicaré con ella a la primera oportunidad y ya le contaré…

Así las cosas…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios