Opinión

Para que la cuña apriete, debe ser del mismo palo: AMLO puso en su lugar a quien lo traicionó tiempo atrás

Rumbos

por Mario Rivas

/x
Mario Rivas, columnista

Mario Rivas, columnista

LO QUE SUCEDIÓ EN LA CÁMARA DE Diputados, mostró que los rumores que circularon desde principios del sexenio lópezobradorista, tienen sentido y lógica. Y que, más allá de lo que cada quien pudiera pensar de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, el hombre, lejos de ser un comunista, es una pragmático.

Para unos, pragmatismo es igual a realista. Para otros, ser pragmático es igual a carecer de sentimientos y de ideología.

Es decir, que AMLO no es un ideólogo. Simplemente es un líder de masas que aplica el pragmatismo para conseguir sus objetivos fundamentales.

Por ahí va el asunto.

Mi instinto de periodista con casi medio siglo en el oficio, me decía que en la lucha por la Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara Baja, GERARDO FERNÁNDEZ NOROÑA no lograría su propósito, ni siquiera con el apoyo de MARIO DELGADO, el coordinador de la bancada morenista. De hecho, Mario, que aspira a ser presidente nacional de Morena, entendió mal la señal del “Jefe Máximo” de ese partido y en una de esas, del país.

¿Y qué fue lo que hizo?

En vísperas del día en que supuestamente se dirimiría la presidencia, convocó a rueda de prensa para afirmar que en la bancada morenista no hay línea. Y que no era verdad que los dados estaban cargados a favor de DULCE MARÍA SAURI (Y) RIANCHO, del PRI.

Los morenistas se confundieron y pensaron que esa, la de Mario Delgado, era la línea.

Pero no era así.

Cuando Fernández Noroña —un prototipo del político cínico y nefasto de la política mexicana— anunció que había superado en apoyo de los diputados a Sauri, alguien en Palacio Nacional se puso furioso.

Al menos es lo que algunos analistas han escrito.

Un manotazo en el escritorio del presidente AMLO, acabó por disipar las dudas. Los compromisos se cumplen. Y nada fuera de la ley.

Lo que esto signifique.

Fernández Noroña hizo el esperado berrinche, amenazó con que AMLO tendría que explicar las cosas y se calmó.

Algunos analistas que tienen la información del quién es quién en la Cuarta Transformación, aseguran que AMLO le perdió la confianza a Fernández Noroña desde hace algunos años. Incluso, recordaron cuando en un mitin encabezado por AMLO en el Zócalo, el entonces aspirante a la Presidencia, llamó, sin mencionarlo por su nombre, traidor a Noroña.

Este, es un alarde de desvergüenza, se subió al templete en el que no lo quería AMLO, y se acomodó entre los que si estaban invitados.

Por eso López Obrador nunca hubiese cometido el error de permitir que este político odiado por unos y querido por otros convirtiera en presidente de la Cámara de Diputados.

No lo quería allí. Y no lo dejó ascender al cargo.

Mario Delgado tuvo que tragar sapos y dar marcha atrás en lo que había dicho.

Ahora bien: desde ayer los principales diarios de la Ciudad de México, publicaron notas relacionadas con el Caso Noroña. De hecho, se da por seguro que la situación de Morena pasó de muy complicada a grave. La fractura es casi total.

Se cree que los principales ideólogos del morenismo, ya entendieron de qué color se están poniendo las cosas. Creen que hubo un acuerdo palaciego a espaldas del partido.

Tengo, para mí, que esto tiene lógica. Pero también mucho sentido. Y le diré por qué: Quizá la mayoría de los diputados de Morena llegaron a la Cámara sin méritos políticos para merecer estar allí.

Sus arrasadores triunfos, se los deben a la marca AMLO. Esto no tiene vuelta de hoja.

En este contexto, si los diputados son lo que son gracias al presidente, este no tiene por qué darles explicaciones sobre los acuerdos al más alto nivel con tal o cual partido.

La política, a veces, es de acuerdos.

Acá en el PRI no cantan mal las rancheras, no crea usted. En sus diseminadas filas, también hay reclamos. No les pasa por la cabeza que sus más altos liderazgos, hayan pactado con AMLO sin tomarlos en cuenta.

Y como decía al principio, esto viene desde que empezó el sexenio y la militancia vio cómo un ALEJANDRO MORENO, el mentado ‘Alito’, no hallaba cómo disimular su condición de títere en el partido. Por momentos intentaba parecer un verdadero opositor al régimen.

Pero las cosas simplemente no se le daban.

A nivel nacional, el PRI se achicó ante un PAN que llenó, de muy mala manera, el espacio que abandonó el PRI. El tricolor llegó a ser una caricatura de lo que fue.

Lo curioso es que, en estas alturas, morenistas y priístas se han convertido en compañeros del mismo dolor. Sus liderazgos mayores, ni siquiera “los pelan”, séame permitida la vulgaridad.

Así las cosas, pues. En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡OH, LA LÁ! PARTICULARMENTE ME da mucho gusto percibir en mi dilecto amigo, JOSÉ (Leovigildo) GUERRA (Pepe para sus cuates), ese ánimo por la vida y los pequeños grandes placeres…

Yo veo bien que un hombre como él, excelente contador público certificado, respetado contralor municipal, comparta con sus amigos precisamente esos detalles…

Cómo por ejemplo, la cena de cierta noche en el Café Bibi de Cajeme, después de una larga jornada de trabajo: vea, nomás: “Mi cena de hoy, un trozo de pechuga de pollo empanizada, frijolitos, papas a la francesa, gorda de harina, chiltepín seco, vino tinto”…

¡Mmm!... ¡De rechupe!...

¿Alguien se atrevería a cuestionar esta explicitud de mi cuate?...

Yo creo que no…

DÉJEME DECIRLO: A FINALES DE AGOSTO, falleció el cajemense PABLO ARTURO ÁVILA GARNICA, primogénito de mi inolvidable amigo y compañero de luchas políticas, PABLO ÁVILA…

Pablo Arturo, que tenía un exitoso despacho de seguros, murió víctima del COVID- 19, relativamente joven…

Le conocí siendo él muy joven, allá por 1980…

En alguna ocasión y en pleno fragor de la contienda electoral de 1982, su papá, Pablo, me invitó a su casa, y allí conocí a Pablo Arturo…

Pablo papá, murió hace muchos años en otra ciudad lejana…

Después del fracaso de 1982, él se mudó a vivir a otra ciudad de Baja California, si no recuerdo mal…

Años después, en una de sus visitas a Cajeme, me llamó y nos reunimos en un café…

Después de ese encuentro, nunca nos volvimos a ver…

Y ahora, gracias a un amigo de Pablo Arturo que fue su compañero en la escuela me entero de su fallecimiento…

¡Descanse en paz!...

Y a ti RAÚL ACOSTA TAPIA, querido amigo, gracias por haberme informado…

Y AQUÍ, UN POCO DE LO que algunos políticos opinaron después del Segundo Informe de AMLO. Verbigracia, el senador GERMÁN MARTÍNEZ CÁZARES, que fue director del Seguro Social al principio del sexenio: “La consulta popular genera la vara con la que después van a medir a los que hoy gobiernan”…

Verdad de verdades…

Y algo más de Germán Martínez, a propósito de lo mismo: “Quien inventó la guillotina, murió en la guillotina; quien usó la guillotina por primera vez, también murió guillotinado”…

En otras palabras: con la vara que midas, serás medido…

Y mire usted que Germán es un defensor a ultranza de la Cuarta Transformación pero nunca ha sido un fanático…

Que eso, justamente, es FERNÁNDEZ NOROÑA, a quien AMLO dejó en la lona…

Es todo.

Le abrazo.  

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios