Opinión

Los aliancistas tratan con mucho tiento los casos de los municipios rurales por conflictivos

Rumbos
lunes, 1 de febrero de 2021 · 06:04

VINO CLAUDIA PAVLOVICH A QUIRIEGO, entregó becas a niños de primaria, concertó con los habitantes de ese municipio que se va a rehabilitar la carretera que conecta a la cabecera municipal con Fundición, entre otras cosas.

Fue su sexta visita a esa municipalidad. Una por cada año. Esta vez, la gira fue en enero por aquello de que vienen las elecciones y la gobernadora debe de cuidar las formas.

Usted me entiende.

¿Y Bácum?

Bueno, lo de Bácum tiene sus bemoles, no crea usted. Primero, porque la Tribu Yaqui ya volvió a sacar el tema del Ramal Norte, del Acueducto y ya se sabe a donde va a desembocar todo esto. ¡Y en pleno año electoral!

Prudentemente, Claudia prefirió dejar para mejor ocasión su visita a Bácum, donde por cierto, las cosas en materia política no caminan con la tranquilidad que se desea. Hay contrapiés.

Al parecer, el PRD es el prietito en el arroz. Las ambiciones personales y el ego de cierta persona, no permite llegar a un acuerdo que, por otra parte, ya estaba pactado.

¿Pelillos a la mar?

En este caso, quién sabe.

Los aliancistas PRI, PAN y PRD, andan de aquí para allá, buscando conciliar posiciones encontradas. Ayer mismo, había gente experimentada por Bácum y por San Ignacio Río Muerto.

Acá, en Cajeme, tranquilo todo. Los liderazgos del PRI, pudieron, al fin, llegar a un acuerdo con el aval del Borrego ERNESTO GÁNDARA CAMOU.

Según veo yo las cosas, los verdaderos problemas los está enfrentando el PRI en los municipios rurales.

O sea, “pueblo chico, infierno grande¨, verdad de verdades.

Es lo mismo que está ocurriendo en Etchojoa, en Huatabampo, en Álamos y en Benito Juárez. Hay figuras nuevas y si no tan nuevas, sí diferentes.

Mire usted: tengo, para mí, que en Navojoa, donde se dice que las cartas están echadas para que la candidatura a la Alcaldía sea para ANA LUISA VALDÉS, pues resulta que ella no ha dicho esta boca es mía.

Desde luego, hace bien en ser discreta, en no lanzar las campanas al vuelo.

Digo, por aquello de que del plato a la boca se cae la sopa. A veces, pues.

Quiero suponer que a Ana Luisa le recomendaron cero comentario.

Sin embargo los rumores no saben de estrategias. Y es vox populi que el PRI ya decidió que sea ella.

Eso se dice.

Por lo pronto, mientras son peras o manzanas, MARÍA REMEDIOS PULIDO TORRES Y YALIA SALIDO, están más que puestas.

Por su parte, JONATHAN MARISCALES, sigue siendo el favorito de muchos navojoenses para el Distrito XIX.

Por ahí anda la cosa.

En Guaymas y Empalme, la política parece haber entrado en un receso estratégico que dio lugar a un recrudecimiento de la violencia.

¡Arden Guaymas y Empalme!

Pero también Cajeme, que hasta ayer a la media tarde, se aproximaba a los 70 ejecutados en el mes de enero.

Naturalmente, la revuelta no se da en los partidos nacionalmente opositores al régimen morenista, sino que es justa en Morena donde se están pegando con todo. Fuego amigo, pues.

Ciertamente, es patético observar cómo se tira por la borda una maravillosa oportunidad como la que el destino le puso en charola de plata a SERGIO PABLO MARISCAL ALVARADO.

Es triste y hasta cierto punto, trágico. Cuando su nombre se empezó a mencionar como uno de los pocos que mostraban interés de ser candidatos a la Presidencia Municipal de Cajeme, yo recibí algunos mensajes de mujeres que me suplicaban que escribiera sobre ciertas cosas que, de hacerlo, decían que podrían pararlo en sus aspiraciones.

Revivieron el caso del cheque que se autofirmó como finiquito de su paso por Itesca. No hice caso a sus demandas.

En realidad, yo no creí que Sergio Pablo tuviera posibilidades. Con más de 40 años como analista político, no supe valorar la circunstancia de Morena y el hartazgo de las clases media baja, media-media y los pobres-pobres.

¡No lo visualicé! Me faltó capacidad de visión para haber detectado lo que se estaba gestando en el corazón de una gran parte de eso que llamamos “pueblo”.

Lo que ocurrió ha sido la más contundente lección de sociología que la vida nos ha dado a todos los que creíamos conocer nuestro país y a nuestra gente.

Un día estaba esperando que cambiara de color el semáforo en la esquina de Miguel Alemán y Galeana, en Ciudad Obregón. De pronto, vi a un sujeto en la banqueta de la tienda de ropa que se ubica en la esquina suroeste, con un megáfono hablándole a la gente, exhortándola a votar por los candidatos de Morena.

Estúpidamente fanfarrón, reí, condescendiente. “Pobre Javier, tan buen hombre que es, pero no tiene nada qué andar haciendo con ese aparato en la boda”, pensé.

Javier ganó sin merecerlo. Sergio Pablo ganó y su triunfo fue como un castigo divino para los cajemenses. Javier ha sido un mal, un pésimo diputado federal, más interesado en quedar bien con los de México que con quienes votaron por él.

Y Sergio Pablo… ¿Qué puedo decir que no haya dicho de él en esta columna?...

Me niego a caer en el juego fácil de la denostación personal. Por ahí no es. No ejerzo esa clase de periodismo. Lo único que puedo decir, es que la responsabilidad del desastre que este hombre le ha causado a los cajemenses, no solo es suya, también lo es, y acaso con mayor contundencia, de quienes generaron ese hartazgo con sus prácticas irresponsables, con sus desmanes y saqueos indiscriminados de los recursos públicos. Reconozcámoslo: se les pasó la mano pensando que la gente, el pueblo, jamás se los cobraría. Los partidos fallaron. Los políticos fallaron. Todos fallaron.

Cajeme, la tierra donde yo nací, no debería de ser gobernado por personas como el actual alcalde. Y sin embargo, fueron los cajemenses, una mayoría de ellos, los que lo llevaron al puesto.

Particularmente, he perdido la capacidad de enojarme cuando me entero que Sergio Pablo quiere reelegirse.

Ya no me enojo.

Por lo pronto, tres partidos que dicen ser muy distintos entre sí, decidieron unirse en una alianza para cerrarle el paso al representante de Morena en los comicios de este año.

Y por Movimiento Ciudadano RICARDO BOURS CASTELO, hace lo propio. De lo que resulte, se sabrá si los sonorenses fueron lo suficientemente inteligentes para impedir que ALFONSO DURAZO MONTAÑO se apodere del Palacio de Gobierno. En este punto, caro lector, aprovecho para sugerirle que lea el artículo de BULMARO PACHECO MORENO, que hoy se publica en TRIBUNA DEL YAQUI, LA VOZ DEL PUERTO Y TRIBUNA DEL MAYO.

Este magnífico trabajo, se titula “Durazo y la Meritocracia sonorense”.

En realidad, todo se concatena. No se puede hablar, escribir, de un tema pensando que está separado y muy lejos de otro tema, por ejemplo, como el de la violencia que está ahogando a los sonorenses, o las traiciones en la política.

Verbigracia, la que le acaban de exhibir al gobernador de Sinaloa, QUIRINO ORDAZ COPPEL, a quién literalmente le dieron un portazo en la oficina de la presidencia nacional del PRI, cuando acudió a presentar su propuesta de cuatro aspirantes para la candidatura al Gobierno del Estado.

El “NO” rotundo de ALEJANDRO MORENO a Quirino, fue tema en columnas de los principales periódicos de la Ciudad de México.

Volviendo con los municipios rurales, los aliancistas han tratado con mucho tiento estos casos, para evitar un descalabro que luego no puedan arreglar.

En fin.

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios

Otras Noticias