Opinión

Ahora sí: las campañas empiezan el 5 de marzo y de ahí al 6 de junio el tiempo se irá como “un suspiro”

Rumbos
lunes, 22 de febrero de 2021 · 07:19

FUE UNA LARGA CONVERSACIÓN por teléfono. Mi interlocutor, hermosillense él, mostraba signos de irritación más allá del natural malestar de quién cuestiona la traición de un compañero de partido. --Sé que siempre le has profesado mucho afecto y que te duelen las cosas que llegan a ti ya sea mediante el rumor o a través de personas que han sido testigos de los hechos.

--Yo nunca voy a renegar de mis amigos. Pero soy periodista y tengo convicciones más allá de los afectos. Y sí, me siento pasmado por la actitud de mi amigo. No necesito más detalles. La realidad está frente a los ojos de todo mundo. De verdad, me resisto a creer que El Bebo haya sido capaz de mostrar esa actitud vengativa y egoísta, indigna de alguien cuya trayectoria política se la debe al partido al que ahora está traicionando y buscando abiertamente la forma de hacerlo caer en desgracia.

--Pues que bueno que comprendes que Carlos Zataráin es indefendible. --Los hechos son incontrastables.

--¿Y por qué no has hecho alguna referencia a este asunto?

--La verdad es que no estaba de ánimo para hacerlo. No quería que las emociones me ganaran y me fuera de la lengua.

--¿Pero por qué? Si alguien está en su derecho de cuestionar a Carlos eres tú.

--¿Por qué lo dices?

--Porque siempre has estado con El Bebo en las buenas y en las malas. Jamás he visto ni sabido que tú le hayas dado la espalda. --Sí, en efecto. Pero también puedo decir que Carlos ha sido un buen amigo, y esto te consta a ti también. Por eso no puedo dar crédito a lo que está haciendo. ¿Cómo llegó a tanto?

--Hay una frase que se le acredita a don JULIO SCHERER GARCÍA: “De la traición no se regresa”. Y yo hago mía esta sentencia. ¿Por qué lo hizo con un demonio Carlos Zataráin?

--Por venganza. Porque pensó que tenía todo el derecho de ser tomado en cuenta para ser apoyado y volver a la Presidencia Municipal de Guaymas.

--No, no, él no tenía ese derecho que reclama, ya lo había perdido desde que tomó la decisión de abandonar su Puerto de origen y asentarse en la Ciudad de México. Poco a poco se fue alejando de sus amigos de Guaymas, de sus compañeros de partido… Se entregó al confor de la gran urbe, al golf, a los restaurantes caros, y cuando 12 años después exigió reconocimiento de los ciudadanos de Guaymas, estos ya no lo consideraban uno de ellos. Así veo yo las cosas.

--Tienes razón. En esos 12 años nuevas generaciones entraron a la etapa de ser aptos para votar y entre los actores políticos que se mencionaban, el Bebo ya no estaba en la lista. Había pasado su tiempo.

--Fíjate que acabo de leer un tuitt de Bulmaro Pacheco Moreno en el que hace una claridosa referencia a Carlos Zataráin González. Dice que “es penoso y degradante que concluyan sus carreras alquilándose como candidatos de partidos oficiales tan solo para tratar de minar al adversario, lo que quiere decir que no andan bien las cosas ahí donde ya están festejando la victoria”. -

-Pues en mi opinión, fue bastante condescendiente Bulmaro. Yo pienso que si Zataráin se siente traicionado en todo caso su irritación la debió canalizar hacia quienes mandan en la política priísta, no contra el partido que lo hizo diputado local, presidente municipal de Guaymas, diputado federal y director general de Concertación Rural de Sedatu.

--Bien dicho. Por ahí debe ir el cuestionamiento. Mira, lo que se pensaba del Bebo se cumplió.

--¿De qué hablas?

--Es que nadie pensaba que el Bebo iba a Morena a hacer estudios de Gabinete. Lo suyo nunca ha sido eso. Y aquí hay que agradecerle a Alfonso Durazo que lo ha exhibido. Y el Bebo se dejó exhibir. De esta manera, Durazo ya tiene con quién mandarles mensajes a los contrincantes.

--Pues yo pienso que hay más de un mensajero.

--¿Te refieres a Cuauhtémoc Galindo?

--Y en una de esas, a Rosario Robles. Es una desvergüenza que los tres se hayan registrado a partidos sin estructura dizque para buscar la gubernatura de Sonora.

--Totalmente de acuerdo. ¿Quieren quitarle votos a la Alianza PRI, PAN y PRD?

--Está muy claro. El Bebo buscaría restarle votos a Ernesto Gándara en Guaymas y a Cuauhtémoc al PAN en Nogales.

--¿Y doña Rosario?

--No veo cómo.

--¿Muy pobre la estrategia?

--¡Pobrísima!

--¿Qué va a pasar? Porque a como se están dando las cosas, resulta que en Sonora tenemos 6 candidatos legales para buscar la candidatura al Gobierno del Estado pero en la realidad solo hay tres candidatos: RICARDO BOURS CASTELO, de Movimiento Ciudadano; ERNESTO GÁNDARA CAMOU por la Alianza PRI, PAN y PRD, y ALFONSO DURAZO MONTAÑO por Morena y compañía.

Hasta aquí, mi charla con un hermosillense que ha transitado por todos los caminos de la vida y de la política (por cierto, en otros tiempos fue amigo de CARLOS ZATARÁIN GONZÁLEZ. Tiempos traen tiempos). Particularmente, imagino a Carlos Zataráin descubriendo actores nuevos en la política de su tierra de origen. Con toda seguridad ya está enterado que en su amado Guaymas existe un empresario muy bien aceptado por la ciudadanía, ROGELIO SÁNCHEZ DE LA VEGA, para ser su próximo presidente municipal. Y entre sus descubrimientos, habrá uno de esos que duelen: que aquellos priístas influyentes que en otros tiempos lo apoyaron a él, ahora le dan su respaldo a Sánchez de la Vega. La vida da vueltas, señor mío. A propósito, me comentan que a GUILLERMO PADRÉS ELÍAS le gustaba contar cómo el Bebo Zataráin lo había ayudado en el proceso electoral de 2009. Incluso, me dicen que esa ayuda fue real pues ayudó a que el PAN ganara en Guaymas. Quién sabe. Lo cuentan guaymenses serios. Gente de fiar. Más, todavía: los que lo cuentan, recuerda que Zataráin y Padrés, fueron compañeros en el Congreso Local, en 1997. Por ahí va la cosa. Las fuentes añaden esto: “desde entonces, Zataráin no pudo quitarse las dudas que dejó en los priístas”- ¡Por las tripas de Satanás! Conclusión: esta es una forma muy fea de acabar con una carrera política. Carlos Zataráin se encuentra en una muy triste situación de “político alquilado”. Esto no se puede rebatir. Y la humillación lo va a perseguir durante todo el tramo existencial que le queda por caminar. Verlo así me duele terriblemente. Le conocí como priísta. Nunca antes fue otra cosa. Nació priísta y muchas veces le escuché expresiones verdaderamente elocuentes, profundas en su concepto político y social. A fin de cuentas, lo más triste es que no había convicciones, no había apostolados ni ideales. Solo había ambiciones. Nada más. Así las cosas, pues. En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ DÉJEME DECIRLO: NO HAY NINGUNA duda de que, entre la actual y la próxima semana, el proceso electoral de Sonora entrará en un periodo de efervescencia en el que, lamentablemente, no faltará el juego sucio que por lo visto le encanta al candidato de Morena a la gubernatura del estado… Mire usted: febrero como quién dice consumirá sus días de aquí al domingo, de tal manera que el lunes de enfrente ya estaremos en marzo… Esa misma semana será 5 de marzo, día en que iniciarán las campañas… Y entonces, ¡agárrate, Genoveva, qué vamos a galopar!... Me cae que sí… Es todo. Le abrazo.

Comentarios

Otras Noticias