opinion

Como en los tiempos del echeverriato, el despropósito en la seguridad de un candidato

Rumbos
sábado, 20 de marzo de 2021 · 06:35

PARA LOS PARTIDOS POLÍTICOS la estrategia de las alianzas ha sido todo un nudo gordiano. Como que no le encuentran la cuadratura al círculo. Pasa con Morena y pasa con el PAN, con el PRD y con el PRI. ¡Es un galamtías de todos los diablos!

Como ejemplo, están Hermosillo y Guaymas. ¡Qué barbaridad! ¡Qué forma de amasar la harina para que luego se les haga bolas el engrudo!

Me cae que sí.

Allá en Guaymas todavía está por definirse la candidatura de los aliancistas. Le toca al PAN pero igual puede ir solo que en alianza. No se sabe.

Algunos piensan que aunque no fuese un buen candidato, ROGELIO SÁNCHEZ DE LA VEGA podría ser un magnífico alcalde. Lo describen como hombre honesto, un gran ser humano.

Pero sin carisma. Eso se dice.

Yo soy de los que opinan que es necesario que los políticos busquen perfiles cercanos a la honestidad si es que de verdad se quiere cambiar todo esto que tanto daño le ha hecho a México.

¿Por qué no un hombre bueno, solo porque no es carismático?

Pero, bueno, parece que los políticos con mala fama tienen más posibilidades de ganar que los que saben honrar su palabra. Como si este fuese un mundo al revés.

¿Para el Distrito local XIV con cabecera en Guaymas?

Pues que OTTO CLAUSSEN podría ser el bueno, sobre todo si además del PRI, lo apoya el PAN y el PRD.

El caso es que aún no se define nada. O al menos hasta ayer a media tarde.

¿En Hermosillo?

Me dicen que el PAN, a quién le toca la capital, no se ha decidido.

TOÑO ASTIAZARÁN GUTIÉRREZ, no ha dicho esta boca es mía. Hay un impasse que ciertamente ya no puede alargarse más. Estamos a unos días del arranque de campañas.

Por eso, digo, que pocas veces he visto un proceso electoral tan complejo y distinto.

Ayer mismo en el Hotel Yori Inn, de Ciudad Obregón, la dirigente del PT ANA GABRIELA GUEVARA, encabezó una reunión de petistas. Quiero suponer que para lo mismo, para designar cuadros competitivos.

Me reportan que por ahí lució ORLANDO “EL SIRI” SALIDO, y la nota—si es que queremos llamarle así—podría ser la forma imprevista en que Ana Gabriela abandonó el lugar.

Algunos especularon sobre el motivo que la llevó a salir casi corriendo del Yori, algo que en otros tiempos era parte de su naturaleza.

Digo, correr.

Lástima por mí que no me enteré a tiempo de su visita a Cajeme. Me hubiese gustado saludarla. A lo mejor nos hubiésemos tomado un café.

A lo mejor.

Tal vez ella no vino a Sonora de muy buen talante. Si así fue, yo pienso que no le faltó razón.

Hace algunos años, cuando pensó que podría ser candidata a gobernadora de Sonora, su entonces representante, el huatabampense OCTAVIO ALMADA, me llamó a nombre de ella para invitarme a desayunar en uno de los feudos gastronómicos de ROBERTO GONZÁLEZ LABORÍN.

Casi dos horas consumió nuestra conversación.

Semanas después, me volvió a invitar. Esta vez, a comer en Los Arbolitos de JUAN DIEGO COTA COTA.

Más relajada, Ana Gabriela me contó históricas anecdóticas dignas de una novela corta. Quería ser gobernadora por el Partido del Trabajo. Le dije que con el PT solamente, no le alcanzaría. Que necesitaba de Morena.

No se pudo.

La nota negra la dio el candidato de Morena a la gubernatura, ALFONSO DURAZO MONTAÑO.

No por nada que pudiera sorprendernos sino porque, aparentemente, algo le está pasando a este nativo de Bavispe, a quien conocí en tiempos mejores. No se trata, tampoco, de su discurso. Cada político tiene derecho de querer parecerse a quien quiera. Incluso, al presidente de la República.

No se le cuestiona por el hecho de utilizar la memoria de LUIS DONALDO COLOSIO, para lucir en el oratoria. Total, cada quién su ridículo.

Lo que sí se le crítica, es el exceso en el dispositivo de seguridad, en ese increíble contrasentido de rodearse de decenas de patrullas y elementos federales como si hubiese contra él una conspiración.

Lo que ayer vi en Villa Bonita, un sector populoso de Ciudad Obregón, fue para no creerse.

Los elementos policiacos se metieron con los ciudadanos que nada tenían que ver con el evento que se estaba llevando a cabo en un salón del bulevar Villa Bonita.

Algunos ciudadanos que pasaban por el lugar, fueron cuestionados por los federales porque videograbaron las unidades policiacas.

Eso si que no me lo esperaba de un hombre culto como Alfonso Durazo.

Vi en un video que en tiempo real transmitieron en redes sociales, un acto político desangelado, con una porra que ni para el caso, pero por la parafernalia, me llevó a recordar los actos políticos de LUIS ECHEVERRÍA. Déjeme decirlo: a mí me tocó vivir una buena parte de la época en que el PRI era el partido dominante de un sistema político en el que el sol que todo lo iluminaba era el presidente de la República.

He afirmado aquí mismo que este sexenio tiene muchas similitudes con los sexenios del priísmo omnipresente.

Pero hay una diferencia fundamental: el presidente en tiempos del PRI, era verdaderamente todo poderoso. No violaba la Constitución, no violaba las instituciones ni tenía que andar sofocando revueltas en las cámaras legislativas de sus propios correligionarios de partido.

No había por qué hacerlo. En el país—léalo bien—no se movía la hoja de un árbol sin la voluntad del “primer mandatario”.

Quien llegaba a la Presidencia, gobernaría como un monarca durante seis años. Ni un día más. Quién lo sustituía, pasaba a ser el nuevo sol y se convertía en un hombre vulnerable. Tal vez el más vulnerable del país. Insisto: lo que ayer vi alrededor del evento de Durazo, no tiene sentido. No lo tiene si se trata de valorar su campaña, pero sí lo tiene si lo ponemos en el contexto general de un régimen político que está mostrando cada día con más claridad, signos de un regreso a un pasado que con Echeverría no pasó más allá del sexenio de JOSÉ LÓPEZ PORTILLO.

El temor de muchos mexicanos pensantes, es que de los errores cometidos por LEA, se están aprovechando, no cometiéndolos, para hacer que el Gobierno de la Cuarta Transformación se extienda mucho más allá de 2024.

Como decía aquel: ¡Agarren piedras!

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡RECORCHOLIS! FALTAN TRES DÍAS NOMÁS para el aniversario luctuoso número 27 de LUIS DONALDO COLOSIO MURRIETA…

Y precisamente platicando ayer con RODOLFO JORDÁN VILLALOBOS sobre este tema, me comentó que hoy, sábado, se cumplen también 27 años de una reunióncomida que él, como dirigente en ese entonces del Comité Municipal de la CNC de Huatabampo, ofreció en el restaurant Golden Fish, propiedad de ABELARDO TARÍN (a quien por cierto agradezco su mensaje), a un grupo de cenecistas, entre los que destacaba el exgobernador de Puebla y dirigente Nacional de la CNC, MELQUIADES MORALES…

Con orgullo de cenecista pero también con cierta nostalgia, Jordán me mostró la foto que por casi tres décadas ha guardado en el álbum de los recuerdos más preciados…

“Lo único que lamento es que en esa fotografía no aparece nuestro líder natural en Sonora, JULIÁN LUZANILLA CONTRERAS, que no podía venirse a Sonora porque estaba como sub-secretario de Agricultura con el profesor Hank…”, recuerda Rodolfo…

En la gráfica figuran CHALITO MATUZ SÁNCHEZ, TOÑO CUADRAS, PEDRO HULL, MARIO PABLOS PEYRO, ROBERTO DÍAZ GALLARDO, TOCHO MÉNDEZ, el precitado Melquiades Morales, JAVIER MICHEL, SERGIO MÁRQUEZ, WILIBALDO VIVIAN, entre otros…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com 

Fuente: Mario Rivas

Más de

Comentarios

Otras Noticias