opinion

La voz desesperada de Sara Valle por lo que está ocurriendo al interior de Morena

Rumbos
sábado, 10 de abril de 2021 · 10:55

MORENA ESTÁ “EN LLAMAS” EN DISTINTOS puntos de la geografía nacional. La escasa disciplina que había entre sus afiliados, se fue por el caño. No hay respeto por el líder nacional, MARIO DELGADO, a quien literalmente le tundieron a sombrerazos los inconformes de ese partido.

La inconformidad está en todas partes. No aceptan las imposiciones y aborrecen el método de las encuestas “patito”.

Ahora mismo lo estamos viendo en Sonora. Acá en Guaymas, la alcaldesa SARA VALLE DESSENS, “truena” contra los morenistas que están descarrilando el tren de ALFONSO DURAZO, y se refiere a lo que ella llama “empate técnico” por obra y gracia de la mala organización.

En su estilo directo que le caracteriza, la munícipe guaymense no sabe que está siendo grabada y suelta todo.

Describe el caos imperante en Morena. La inconformidad prevaleciente.

Las redes sociales gozando de lo lindo el margayate en Morena. Suben el video donde Durazo habla a un público que no se ve en la imagen pero que las palabras del candidato reflejan bastante bien.

Con esa voz de hacendado de principios del siglo XX en México, Durazo menciona, uno tras otro, a los pueblos de esa región que recorre. Pesadamente deja caer las palabras: “Bueno, Oquitoa, ¿Quiénes están por acá?... ¿Quiénes?... No vino gente”.

Y prosigue: “Bueno, de Átil… Sí, hágase sentir, no vino gente de Átil… Qué pasó, hombre, qué pasó jóvenes, se necesita entusiasmo, ¿Qué pasó ahí?”.

Y Tubutama: “Tubutama, ¿Dónde anda Tubutama, dónde anda?… Sáric, échenle una porra a Sáric, no nos acompaña”.

Este fue el sentido de uno de los mítines del candidato de Morena a la gubernatura.

De ahí la queja y los lamentos de Sara Valle. Y aún así, la “marca” lo saca a flote.

Cuentan algunos liderazgos morenistas que el problema en su partido es mucho más grave de lo que parece.

De hecho, se perfila, ya, un notable resquebrajamiento en la estructura de ese partido.

Ya se habla, a manera de rumor, que MARCO CARVAJAL, a quien en las últimas semanas placearon todos los días por Sonora, dio instrucciones a su gente de impulsar al candidato de PES a diputado federal, en abierta confrontación con Morena.

Ayer mismo se decía que uno de los personajes más respetados en Morena, de Sonora, viajó a Hermosillo a ver el asunto de Marcos. Si hubo algún cambio, tal vez este día se sepa.

Tal vez.

Lo de Sara en Guaymas, tendrá repercusiones. La creo lo suficiente hábil como para permitir que le graben sus palabras a fin de que sean escuchadas por Durazo y los dirigentes de su partido.

¡Sara está que trina!

Y no le falta razón, según sus dichos. Rescata de su propia memoria el asunto aquel del nepotismo del que fue señalada al principio de su administración. Justifica el nombramiento de su cuñado en uno de los principales cargos de su Gobierno por la experiencia y la capacidad demostrada por él.

Pero afirma que la estuvieron friegue y friegue hasta que optó por pedirle la renuncia. En este punto, sin disimular su indignación, reclama que al interior de su partido se exhiba tanto nepotismo, parientes aquí y allá, como si tal cosa.

Déjeme decirlo, caro lector: el problema es de fondo en Morena. Está tocando un punto muy sensible que deja en evidencia los cacicazgos que se han adueñado del partido. Así como en Guerrero está FÉLIX SALGADO MACEDONIO, a quien se le acredita una enorme influencia en Palacio Nacional, así hay caciques en cada estado de la República. Algunos tan silvestres como Salgado en Guerrero o como GERARDO FERNÁNDEZ NOROÑA en San Lázaro, y otros más refinados pero igualmente con aspiraciones caciquiles.

¿Durazo es uno de estos aspirantes?

Si no lo es, presenta un alto perfil para serlo. Por lo pronto, la voz y el estilo, ya los tiene. Por otra parte, hay que decir que los morenistas sabían desde el principio que el método de selección del ungido sería a través de encuestas “patito”.

Entonces, ¿de qué se sorprenden?

Hoy, es una revuelta social entre las huestes de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR. De la que solo hay un culpable: él mismo.

Igual que les ha ocurrido a grandes hombres de la historia, le está sucediendo a él.

Y ha corrido con suerte pues a pesar de que salta la vista que AMLO ha sido alcahuete de los desmanes de sus incondicionales, la militancia aún no levanta hasta él la mira.

Al mismo tiempo, esta situación dio pie para que AMLO y su corte de chairos, abusaran de su impunidad pero se olvidaron que los compañeros humillados no son mansos borreguitos sino gente como ellos, como los bravucones de Morena.

O sea, que estamos en una guerra de Kramer vs Kramer.

Lo que por cierto me lleva a recordar un antiguo enfrentamiento entre BEATRIZ PAREDES RANGEL Y ROBERTO MADRAZO PINTADO, disputándose la presidencia del entonces muy poderoso PRI. Previo a la elección, ROGELIO NARANJO, el histórico caricaturista de la revista Proceso, publicó un cartón en el que ve a una enorme boa de dos cabezas con grandes colmillos peleando entre si. Al unísono, las dos boas se gritan: “¡Muere, maldito!”.

De esto se están olvidando los morenistas que están aplastando lo que tanto esfuerzo les costó construir…

En Morena no se está peleando por ideales porque carece de ideología. La pelea es por el poder y es por el dinero.

Están enojados porque vieron como sus consentidos se repartieron las candidaturas.

Y esto está sucediendo en todo el país. Alguien me comentaba ayer que era previsible que ocurriera este “levantamiento” pues los puestos no alcanzan para tantos tránsfugas que, cual chapulines brincaron de todos los partidos de oposición a Morena.

No había tantos “huesos” para todos.

En este contexto, en Cajeme Morena enfrenta serios problemas. Y los enfrenta, en primer lugar, JAVIER LAMARQUE CANO, que se empecinó en ser candidato a la Presidencia Municipal a pesar de que el horno no estaba para bollos.

Tengo, para mí, que la estrategia de la virtual candidata a la Alcaldía de Cajeme, ANABEL ACOSTA ISLAS, por la Alianza PRI, PAN y PRD, ha resultado, está resultando, muy acertada. Desde mucho antes de que iniciaran los prolegómenos de las campañas, Anabel y su equipo diseñaron una estrategia que hoy, cuando aún no empiezan las campañas, ya se refleja de muchas formas.

Anabel ha entrado en el corazón de sectores medios y bajos medios, digamos que en la sociedad civil, donde están los ciudadanos sin partido pero que tienen interés en ser partícipes de la historia de su municipio, de su estado, de su país.

Ella es la voz fresca de la mujer que se abre paso en un mundo que hasta hace algunos años era coto exclusivo de los hombres. Todo eso ha cambiado.

Habrá una lucha férrea entre candidatos. Difícilmente, en este contexto, se podría hablar de lucha entre partidos. No es así. Y no lo es porque los candidatos se reparten los votos, del PRI, del PAN y los poquitos del PRD.

Este es el punto.

De ahí la importancia de que Anabel Acosta Islas haya cubierto todos los flancos. Con ella, van, en la fórmula, una representante de las líderes del PRI. Van sindicalistas. Del sector empresarial. De la sociedad civil.

Y algo más: no hay enconos en el equipo. No hay resentimientos, ni adentro ni afuera. Hay armonía y muchas ganas de luchar por el triunfo. Que es justamente lo mismo que harán los otros contendientes.

Viene la contienda definitiva. Y en hora buena…

En fin.

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Fuente: Mario Rivas

Más de

Comentarios

Otras Noticias