opinion

Pablo Gómez, en el Senado de la República en medio de la confusión: “Para que la cuña apriete…”

Rumbos
lunes, 19 de abril de 2021 · 05:58

LOS NOTICIARIOS DE FIN DE SEMANA en la televisión por cable, pasaron apuros para jerarquizar sus notas del sábado, que en sí mismas eran la continuación de varios acontecimientos registrados en la semana.

Naturalmente, el de la extensión del mandato del presidente de la SCJN, ARTURO ZALDÍVAR, a dos años, para concluir en 2024, reveló que el Senado no está en manos de RICARDO MONREAL sino que este es un monigote de los tantos que manipula y somete el presidente AMLO.

Es tan notoria la abyección de la mayoría de los senadores, que muchos de ellos levantaron la mano sin saber para qué estaban votando.

Pero en este aire enrarecido, una voz se abrió paso y dejó un sentimiento de bienestar espiritual en un ambiente donde ya nadie confía en nadie.

El partido en el poder, Morena, se está desgajando rápidamente. El líder nacional, MARIO DELGADO, ha experimentado un proceso de degradación nunca antes visto en este país.

PABLO GÓMEZ, otro de los grandes hombres de la izquierda mexicana que emergió, igual que GILBERTO GUEVARA NIEBLA, como el rebelde de la Cuarta Transformación, deshizo en un santiamén la euforia de los que ya estaban lanzando las campanas al vuelo festejando que AMLO ya se había engullido a SCJN.

Pablo Gómez, que fue un ilustre preso político en Lecumberri por los sucesos de Tlatelolco, dijo “ese artículo transitorio para prolongar por dos años adicionales la presidencia del Ministro ARTURO ZALDÍ- VAR, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no podría transitar, ni aún cuando fuera aprobada y prolongada. Mejor decirlo ahora”.

Y mire usted que lo dijo una de las figuras más respetables de la izquierda mexicana. Ya nomás falta que también se despida de AMLO.

Mire usted: con todo esto que ha derivado de ese albazo legislativo chafa, sin la menor pringa de calidad política y sin disimular las verdaderas intenciones del presidente AMLO, se ha perdido el gusto por la auténtica política electoral.

Tengo, para mí, que ni usted ni yo, habíamos visto a un presidente nacional del partido más poderoso del momento, Mario Delgado, salir empujado, humillado, insultado y vejado de una reunión entre morenistas.

De ladrón no lo bajaron.

Pero uno se da cuenta que Delgado encajó muy bien en Morena pues tiene un aguante tremendo para los señalamientos que le avientan a la cara.

Todo se le resbala.

Una palabra que rebota en cada militante de Morena que asiste a las reuniones con el dirigente MARIO DELGADO, es la de “traidor”.

Él viene del Partido del Trabajo. Brincó a Morena y se convirtió en el más importante de los chapulines del momento, además de ser señalado como alguien que se ha enriquecido al amparo del poder.

Y conste: se lo gritan en su cara sus propios dizque representados.

Esto está ocurriendo a nivel nacional. Pero en Sonora los sonorenses tenemos mucho de qué ocuparnos en estos momentos.

La contienda por la Gubernatura del Estado sigue manteniéndose entre RICARDO BOURS CASTELO, ERNESTO GÁNDARA Y ALFONSO DURAZO MONTAÑO.

Y nadie más.

Ciertamente, el discurso se ha endurecido. Y para bien o para mal me temo que así va a continuar.

Particularmente, pienso que es RICARDO BOURS se adelantó con un tema que está en cada uno de los hogares de esta entidad. Cuestiona el imparable ritmo de asesinatos pero sobre todo el nivel de crueldad en las ejecuciones.

La constante ha sido la sanguinaria madera de quitarle la vida a los enemigos. Es una cultura que se ha elevado a alturas nunca antes conocidas.

Este tema, el de la seguridad —o la inseguridad— lo ha hecho suyo RICARDO BOURS CASTELO.

Y la verdad sea dicha, conoce el tema y lo sabe plantear muy bien.

Como verá usted, la contienda, por lo que toca a la Gubernatura, ha entrado en calor. Y esto es lo que al respetable público le gusta. Pues sí: sin eventos presenciales, pues entonces que el discurso se encargue de ponerle sabor al caldo.

Digo, ¿no?

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: VIENE A CAJEME (y también a Ciudad Obregón, como diría el clásico de Bavispe), ERNESTO GÁNDARA CAMOU, El Borrego…

Andará por acá, los días martes 20, miércoles 21 y jueves 22 de este mes, cuando todavía no estarán en vigor las campañas locales, es decir, las municipales y las diputaciones locales…

Pero, claro, los candidatos y candidatas, acompañarán al candidato de los aliancistas a todos los eventos…

En este contexto, viene a bien tocar un tema que hace algunos días abordamos un colega y yo en cuyo análisis coincidimos…

Verá: supongo que usted habrá escuchado esta expresión: “el fenómeno Anabel”…

Estoy cierto que sí. Algo pasó en los últimos dos años que la figura de ANABEL ACOSTA ISLAS, candidata de la Alianza PRI, PAN y PRD, dio un salto en la percepción ciudadana que, incluso, al interior de los grupos de análisis del propio PRI, voltearon hacia la cajemense y fue así que “el fenómeno Anabel” fue tomando forma…

A nadie se le puede escapar que la lucha por la Presidencia Municipal de Cajeme será, sin duda, la más cerrada de todas que estarán en la contienda en Sonora el venidero 6 de junio…

No debemos cerrar los ojos a una realidad que tenemos enfrente: hay cuando menos cuatro candidaturas endiabladamente competitivas…

Esto no tiene vuelta de hoja…

Empero, la frescura de esta joven mujer obregonense, inteligente y dueña de una exposición política clara y amena, confiable y honesta, marca la diferencia—o podría marcarla—cuando sumado a estos atributos, está su condición de mujer que está siempre pendiente de las luchas sociales y de género…

En su haber. Anabel Acosta tiene un antecedente nada despreciable: por circunstancias de la política, llegó al Senado de la República cuando el periodo empezaba su segundo año y cuya propietaria era, justamente, la hoy gobernadora CLAUDIA PAVLOVICH ARELLANO…

Anabel carecía de trayectoria en los niveles estatales y federales. Muchos se preguntaban que podría hacer esta muchachita en un mundo tan complejo y riesgoso como es el de la gran carpa del poder y de la política…

Y entonces, creo yo, la verdadera develación del “fenómeno Anabel”, se registró en el Senado de la República…

Ella subió a tribuna decenas de veces y logró conexiones en los altos círculos de la política, como no lo había hecho ninguna otra mujer política de su edad…

En el regreso, enfrentó la adversidad política con gran donaire, con dignidad y con reflexión; se levantó y está donde querían verla miles de cajemenses que han seguido su huella paso a paso…

Y otro rasgo que define su personalidad: ante la crítica injusta y mezquina, ella sonríe. Y sigue caminando…

Posdata. Me llega la triste noticia del deceso de Doña Alicia, mamá de Claudia Pavlovich, mis enteras condolencias para ella y para el resto de su familia. Para esta mujer de excepción mañana compartiré con usted algunos rasgos de su vida en la política. Descanse en paz.

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com 

Fuente. Mario Rivas

Más de

Comentarios

Otras Noticias