opinion

Mientras Ricardo Bours afirma que “ahora sí, iremos hasta donde tope”, en México un LeBarón desliza confidencia

Rumbos
sábado, 15 de mayo de 2021 · 06:26

RICARDO BOURS CASTELO, desde lo profundo de su indignación, se comprometió: “Ahora sí, iremos hasta donde tope”.

Quiero creer que fue una expresión producto de la rabia, del coraje y también de dolor ante la pérdida del amigo entrañable que fue ABEL MURRIETA GUTIÉRREZ, para él, y también el querido compañero de luchas políticas, además de colaborador leal como nadie.

Quiero creerlo así. Pero también que habrá una investigación a fondo en la que coadyuven todas las entidades gubernamentales involucradas en las acciones contra la inseguridad y la violencia.

Ciertamente, el asesinato de Abel no debe quedar impune De ninguna manera y bajo ninguna consideración de tipo político. La vida humana no debe tasarse en cálculos económicos ni políticos. Tampoco se trata de privilegiar una investigación solo porque se trata de un personaje político y del servicio público.

No es por los blasones que como procurador de Justicia de Sonora, obtuvo a lo largo de más de 8 años como titular de la entonces PGJES, seis años primero, con EDUARDO BOURS, y más de dos años con GUILLERMO PADRÉS ELÍAS. No, no es por eso.

Al menos no exclusivamente por eso. Particularmente, todas las vidas humanas son igualmente valiosas. Y la investigación de un homicidio, debe ser exclusiva lo mismo si la víctima era un modesto albañil que un reconocido ex-procurador de Justicia, que es el caso de Abel Murrieta.

El problema, señor mío, es que por todo lo que fue Abel, los grandes logros que como fiscal estatal alcanzó, su honradez y valentía, no se debe permitir que una autoridad le juegue el dedo en la boca a la sociedad como ha ocurrido mil veces en este país y en cualquier parte.

He escuchado lamentaciones de toda jaez. Preguntas desesperadas y casi al punto del colapso como esta, tan socorrida: “¿por qué le pasa esto a Cajeme?”.

Dos respuestas se me ocurren. Una: con lamentaciones pusilánimes nunca llegaremos a ninguna parte. Dos: la culpa de la violencia y los muertos en Cajeme, pero también en cualquier parte, no es solamente de las autoridades o de los Gobiernos; también es de los ciudadanos que no han sabido defender con honor y valor su dignidad de ciudadano y la vida y la integridad física de los suyos.

Es cierto que en Cajeme la violencia y los asesinatos están a la orden del día. Igualmente, es cierto que a las autoridades municipales pareciera importarles un bledo si sus gendarmes cumplen o no con su deber. Verdad es que de unos años acá, desde lo más alto del Gobierno Federal se ha puesto en activo una especie de conducta ciudadana de hacer cómo que no ve y cómo que no oye lo que sucede en su alrededor.

Seamos sinceros y honestos, aunque sea por una vez reconozcamos que han dejado de importarnos los asesinatos que se cometen en nuestra ciudad pero también vemos con indiferencia que los ciudadanos con frivolidad y falta de respeto a las víctimas, se dedican a tomar videos y fotografías de aquellos seres humanos que yacen sobre el asfalto o el concreto, en condiciones horribles y esos ángulos los captan con el celular para compartir esas imágenes terribles con otros que quieren saciar su morbo.

Así de bajo hemos caído. ¡Reconozcamos que a eso hemos llegado! Nos vendría bien un mea culpa.

Ayer en la mañana escuché a un experto en estadísticas. Decía que de 2020 a marzo, se han asesinado a casi 70 candidatos a puestos de elección popular y alcaldes y diputados locales.

Por otra parte, más de 100 políticos han sido lesionados en atentados armados.

Alguien anónimo que se dice izquierdista, afirma que las izquierdas mexicanas son las que han aportado las cuotas más gruesas de víctimas.

Verdad o mentira, el caso es que este país ha quedado sin freno, sin ley y sin orden en una gran porción del territorio nacional. Hasta hace algunos años, a los mexicanos les quedaba como última alternativa de protección la presencia del Ejército.

Por desgracia, esto parece ya no intimidar a los grupos criminales.

Voy a contarle una historia, caro lector: en muchos estados de la República, desde hace mucho tiempo se ha sabido que el crimen organizado tiene el control de grandes extensiones de territorio y que en muchas poblaciones hay “retenes” formados por hombres armados pertenecientes al narco.

En Sinaloa, esto es muy común.

En Sonora, están dejando de ser hechos aislados para convertirse en casos rutinarios. Lo peor: un exalcalde me comentó que en su municipio, fue testigo mientras miraba a la distancia un evento político, cómo hombres armados les pedían a los acompañantes del candidato que se identificaran porque “esto no le va gustar al patrón”.

Lo más preocupante es que se trata del municipio de Cajeme y que los hechos sucedieron en la colonia llamada “Matías Méndez”.

Puedo no creerlo, pero tampoco dejar de creerlo.

El asesinato de ABEL MURRIETA no pudo haber ocurrido por un mal entendido. Ocurrió porque había una intención de que así ocurriera con autores intelectuales y todo lo demás. Y sucedió en un México donde matar un político importante carece de relevancia.

Yo me niego a la especulación. No quiero inventar cosas ni generar historias sin sentido. Cuento lo que me ha sucedido, lo que me ha sido contado.

En este contexto, no se puede dejar de lado lo que en la Ciudad de México, declaró uno de los hermanos LEBARÓN, una de cuyas hijas fue asesinada e incinerada en el atentado múltiple en la línea que divide a Chihuahua de Sonora.

Repito: dijo cosas que deben ser investigadas por las autoridades federales. ¡Es urgente que así sea!

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ CARAY, INMERSO EN MIS TEMAS DOMÉSTICOS, casi me olvido de las incidencias político—electorales de algunas de las comunidades rurales del sur de Sonora…. Por ejemplo, de la sorprendente campaña que está realizando RAMÓN GUADALUPE PALACIOS, candidato aliancista a la Presidencia Municipal de Etchojoa….

Arrastra gente, de veras….

Hace unos días, me mandaron un video del evento en una comunidad que lleva el nombre de LUIS DONALDO COLOSIO…. De verdad luce muy concurrido, muy sobresaliente considerando que se trata de un poblado pequeño….

Algunos amigos confiables, afirman que este “Jalón” de Guadalupe Palacios se debe a una cualidad que no es común en la vida y menos en la actividad política: la humildad personal….

Sí, verdad de verdades….

DÉJEME DECIRLO: ABEL MURRIETA fue ampliamente arropado en la despedida póstuma, sin duda como él se la merecía: estuvieron todos los que tenían que estar, DANTE DELGADO se descolgó desde la Ciudad de México, ERNESTO GÁNDARA CAMOU vino de la capital, el conjunto de candidatos municipales, paralizaron actividades, ANABEL ACOSTA ISLAS, mostró su congruencia en materia de valores humanos y, en general, el respeto brilló por todo lo alto….

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Fuente: Mario Rivas

Más de

Comentarios

Otras Noticias