opinion

La masacre de Reynosa impactó al propio López Obrador y empezaron las modificaciones en el Gobierno

Rumbos
miércoles, 23 de junio de 2021 · 04:21

A ELLA NO LE OTORGARON GRANDES ESPACIOS los medios electrónicos. A lo mucho, las redes sociales se ocuparon de su desaparición, pero con la marca tipo policiaco que conlleva un “levantón” aunque esto no se ha confirmado. Ella laboraba en una maquiladora del Valle de Empalme. Y un día simplemente ya no regresó a casa.

Su ausencia hubiera sido tan irrelevante como su anonimato, de no ser porque es hermana de MARIO LUNA, una de las figuras más emblemáticas de la Tribu Yaqui. De hecho, junto con TOMÁS ROJO VALENCIA, formó la mancuerna más reconocida en los tiempos de la lucha por la defensa del agua del Río Yaqui.

LORENA JOSEFINA VALENZUELA, de 24 años, saltó a los primeros planos de redes sociales luego de que en las redes se asoció su nombre al de Mario Luna, que necesariamente está vinculado a TOMÁS ROJO VALENCIA.

Y Lorena Josefina, ha tenido sus horas de fama y gloria.

Uno desearía que esa fama y gloria, no fuera de alguien que pasó a mejor vida, sino la de una mujer que regresó a su casa ilesa y robustecida. Soñar no cuesta nada.

Recordé a Tomás Rojo y a Mario Luna ayer en la mañana. Estaba viendo un reportaje sobre la masacre de Reynosa, Tamaulipas. El pasado fin de semana se registró en esa ciudad luego de un largo tiempo de vivir en paz.

Hombres armados llegaron a un lugar donde había personas de distintas edades y diferentes actividades. Eran seres humanos de buen vivir, dentro de su pobreza que iba desde un taxista hasta un albañil. Era gente buena, viandantes, que iban a sus quehaceres del día a día. Un joven de 18 años que se dirigía a entrenar. En ese lugar, fueron masacradas 15 personas. Ninguna tenía conexión alguna con la delincuencia organizada. Eran totalmente ajenos a eso.

Pero, ¿Por qué los asesinaron de esa manera? El fiscal estatal de Tamaulipas, concedió varias entrevistas telefónicas a programas de noticias de la Ciudad de México.

Fue muy crudo en la descripción de los hechos. Precisó que los autores de la matanza pertenecen al Cártel del Golfo que pelea por el control territorial con otro grupo local, principalmente en Reynosa, por ser la ciudad más importante del estado.

Y calificó la masacre como un acto terrorista. “De esto no tengo la menor duda”, afirmó. Estos terribles hechos, cambiaron radicalmente el formato en la jerarquía de la información en programas noticiosos de televisión y en primeras planas de la prensa escrita.

Lo de Reynosa impactó, por primera vez en lo que lleva de su Gobierno, a ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

Ciertamente, algo ya se percibía en días anteriores. La destitución de IRMA ERÉNDIRA SANDOVAL como secretaria de la Función Pública, aunque tardía, mostró que AMLO ya entendió que no puede seguir haciendo como que aquí no ha pasado nada en hechos donde los actores son cercanos si no a la ahora ex— secretaria de la Función Pública, sí a su marido o pareja, MR. AKERMANN.

GERMÁN MARTÍNEZ CÁZARES, senador y primer director del IMSS en este Gobierno, dijo ayer en el programa de noticias de CIRO GÓMEZ LEYVA, que la señora Sandoval se fue castigada y sustituida, “lo que significa que fue destituida”, afirma Germán con irónica sonrisa.

Hizo referencia a las tropelías que la hoy ex— secretaria y su pareja, hicieron, exhibiendo a una Cuarta Transformación cínica e impune. Todo indica que AMLO captó el gran error y alguien lo hizo entender.

¿Qué pudo haber sido?

¡Vaya a usted saber!

Pues sí, lo de Reynosa impactó a AMLO. Tanto así, que anunció que le pediría a la Fiscalía General de la República que atraiga el caso.

¿Se siente culpable AMLO, o tal vez de algún modo responsable?

Pues quien sabe. Pero ojalá que se olvide de los abrazos, no balazos, para que su Gobierno de verdad garantice seguridad y justicia al pueblo mexicano.

Decía yo de que los sucesos de Reynosa, modificaron muchas cosas en este país. Por ejemplo, la actitud de AMLO en su relación con FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, se dulcificó a tal punto que anunció que la Fiscalía federal atraería el caso.

AMLO era otro ayer en la mañana. En primer lugar, porque fue insólitamente duro con ERÉNDIRA SANDOVAL, en los momentos en que dio a conocer el cambio en la SFP.

En su cara mencionó que el relevo se dio porque se necesitaba alguien como el nuevo secretario, honesto, inteligente, con amplia experiencia que tome en serio el combate contra la corrupción. Fue implacable el presidente.

Por cierto, el otro día, mientras AMLO daba una lección de historia sobre dictaduras en América Latina, me llamó la atención que se detuviera en una de las dictaduras más emblemáticas de Sub Continente, la de RAFAEL LEÓNIDAS TRUJILLO, en República Dominicana.

La narrativa coloquial de AMLO, es buenísima y fue así que entendía que el camino de este Gobierno no va hacía la dictadura, al menos no hay signo de ello en estos momentos.

¿Por qué?

Porque un aspirante a dictador siempre empieza endureciendo la mano a través de las Fuerzas Armadas y esto no ha ocurrido en México.

De hecho, ha sido todo lo contrario: los grupos anti-AMLO, han vapulado a la milicia sin que esta se defienda y menos que agreda a los agresores…

Los militares han aguantado mucho porque las instrucciones presidenciales son en el sentido de que no se reprima “al pueblo”.

¿Entonces?

Bueno, yo tengo la certeza que AMLO busca alcanzar su meta a costa de lo que sea, menos utilizar la represión con las Fuerzas Armadas. Este es un tema que merece ser analizado ampliamente.

En todo caso, ya se verá.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ.

¡OH, LA LÁ! AYER NO apareció al público esta columna. Me dio fuerte algo muy parecido a una gripa veraniega. Fuertes dolores musculares, tos, debilitamiento súbito, lo que me hizo suponer que tenía los síntomas del COVID-19…

“¡Ya valió m…!”, me oí decir en mi fuero interno…

Físicamente y anímicamente me fue imposible pergeñar estos Rumbos… Avisé al periódico y me fui a la cama, no sin antes tomar los medicamentos prescritos…

Ayer me levanté un tanto deprimido. Pensaba en el COVID-19. “Hazte la prueba”, me insistió TOÑO ALVÍDREZ… Lo hice y en la prueba rápida di negativo a COVID-19…

Ya es algo… falta la otra, la de tres días…

Ayer tuve el enorme honor de recibir una docena de llamadas telefónicas, una de ellas, del profesor ENRIQUE ÁLVAREZ IBARRA, ex-alcalde de Álamos trienio 1988-1991…

Me preguntó si estaba yo bien de salud y bueno, lo que un buen amigo le pregunta a otro buen amigo que ha tenido quebrantos de salud…

Todo bien…

AYER PRECISAMENTE PLATIQUÉ con el contador público RICARDO BOURS CASTELO, quien preguntó por mi salud… Gran Honor, como digo…

Ayer mismo, Ricardo se reunió con su amigo el Borrego ERNESTO GÁNDARA CAMOU, en la oficina de este, en lo que fue el inolvidable Hotel Gándara, en la capital del estado… A la mesa, también estuvo un buen rato MARTÍN GÁNDARA CAMOU, un gran dador de amistad como pocos…

MIENTRAS TANTO, ACÁ, en Cajeme y específicamente en Obregón, en el merendero El Bronco, a partir un piñón ANTONIO ALVÍDREZ LABRADO, ENRIQUE GUERRERO BARRAZA Y JULIO VÁZQUEZ…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios

Otras Noticias