OPINION

¿Qué hay detrás de las investigaciones contra Peña Nieto por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito?

Analista

Columna de Carlos ZapiénCréditos: Internet
Escrito en OPINIÓN el

Hace casi un mes, La Fiscalía General de la República (FGR) informó que se encontraba en desarrollo una investigación en contra del expresidente Enrique Peña Nieto, aunque sin mencionar su nombre completo. 

Al expresidente se le investiga por diversos delitos federales, en los que tiene al menos tres carpetas de investigación por delitos electorales, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. Entre los hechos destacan transferencias internacionales ilegales por al menos 26 millones de pesos y diversas denuncias en las que se encuentra involucrada la empresa OHL, tanto en delitos de carácter electoral, como patrimoniales. 

Hasta la fecha, no se ha presentado  ninguno de los tres casos ante el juez, pero una vez que ocurra, y en caso de que así lo solicite la propia Fiscalía, el juez podría ordenar la detención de Peña Nieto con incluso prisión preventiva. 

  • ¿Había pacto de impunidad? 

La noticia sorprende, y por varias razones. La primera es por la retórica sostenida por algunos analistas sobre un supuesto pacto de impunidad que sostendría el actual presidente Andres Manuel, con Peña Nieto. 

¿De dónde proviene esta teoría? Primeramente de la impunidad evidente de la que hasta ahora había gozado el ex-mandatario, a pesar de su más que demostrada vinculación en diversos casos de enriquecimiento ilícito. Y también, por algunas declaraciones de Lopez Obrador, en las que se dijo respetuoso y agradecido con Peña Nieto por no haberse involucrado en la elección presidencial del 2018, a diferencia de Felípe Calderón y Vicente Fox, a pesar, según lo dicho por el presidente, de que lo habrían buscado para orquestar un fraude. 

El presidente también declaró que a pesar de eso, no sostiene ningún pacto de impunidad con el ex-presidente priista. Sin embargo, muchos especialistas coincidían, por lo menos hasta hace unos días, en que el famoso pacto transexenal continuaba vigente en esta administración. 

  • ¿Veremos a un ex-presidente mexicano en la cárcel? 

En los últimos años, hemos visto a muchos ex-presidentes, sobre todo de América Latina, acusados, juzgados y sentenciados a prisión. Pero esto sigue siendo algo inédito en la historia moderna de nuestro país.  El famoso pacto transexenal consiste en un acuerdo implícito de no tocar a los expresidentes, lo cúal aseguraba que no se tocaría al presidente en turno al terminar su mandato. 

Romper con este pacto, sin duda es un cambio radical en las formas políticas de este país. Pero, ¿por qué ahora? 

Durante los más de tres años que lleva el gobierno de Andres Manuel, ni la FGR, ni el gobierno federal habían tocado al ex-presidente Peña Nieto, a diferencia de lo sucedido con Lozoya, con el escándalo de sobornos vinculado a la constructora Odebrecht. Ante los cuestionamientos, AMLO se escudaba en la consulta popular realizada para juzgar a los ex-presidentes, la cual no alcanzó los votos necesarios para convertirse en ley. 

¿Qué ha cambiado? En las últimas semanas hemos visto como la relación entre el gobierno de López Obrador y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha entrado en tensos conflictos, primero por la discusión  de la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) impulsada por AMLO, que busca limitar la  participación de la iniciativa privada en el sector energético, y a la que la bancada del PRI en el congreso se opone. 

El presidente del PRI, Alejandro Moreno, quien en los últimos meses se ha visto envuelto en varios escándalos derivados de audios filtrados en los que se le escucha decir frases como: “A los periodistas no hay que matarlos a balazos, hay que matarlos de hambre.”, ha denunciado persecución política por parte del gobierno de Andres Manuel, por oponerse a dicha reforma. 

Otro de los factores que no se puede ignorar, es la proximidad de la elección para gobernador del Estado de México, la cual se dice funge como laboratorio de la elección presidencial venidera. Falta menos de un año para que se lleve a cabo la elección de gobernador para el Estado de México, una de las pocas joyas que le quedan al  priismo, y también uno de los pocos estados que  todavía gobierna. El estado de México tiene un lugar clave en el mapa político electoral; es la entidad que aporta más votos en todo el país y el que cuenta con el presupuesto más amplio. 

Las elecciones pasadas en este Estado fueron caóticas, Delfina Gómez, candidata por MORENA, estuvo muy cerca de ganar la gubernatura, pero el ganador resultó Alfredo Del Mazo, primo de Peña Nieto, quien ganó por un margen muy reducido.  

¿Rompió Peña el trato inmiscuyéndose en las elecciones del Estado de México?  Lo más probable es que Peña Nieto conserve su peso político dentro del Estado de México, el simple hecho de que el gobernador actual sea pariente suyo dice algo. Pero más allá de eso, no se ha vinculado a Peña Nieto en la política Mexicana de este sexenio.

  • ¿Dónde está Peña ahora? 

A diferencia de otros presidentes, hemos visto en Peña, un casi nulo interés en la política mexicana desde que terminó su mandato, incluso su situación indica más que busca desaparecer de los reflectores y de la política mexicana. 

Se sabe que el ex-presidente de México vive ahora en España, bajo el amparo de una visa dorada, la cúal es entregada en dicho país a grandes magnates e inversionistas que compren una propiedad de lujo, obteniendo así el permiso para residir indefinidamente.  También se le ha visto pasear en restaurantes y hoteles de lujo, acompañado de su actual pareja, la modelo Tania Ruiz. Lo cual por supuesto nos muestra la inmensa capacidad adquisitiva con la que cuenta. 

Solo con lo que ocurra en los próximos meses podremos saber sí las acusaciones hacia Peña Nieto son una estrategia de presión política al PRI, por parte del gobierno de Andrés Manuel, ó sí son el resultado de una mejora en el sistema Méxicano y por parte de la FGR, que no hay que olvidar que hasta ahora ha quedado mucho a deber en su manera de procesar la información que se le hace llegar. 

Mientras tanto, de lo que sí no hay duda, es que después de haber estado vinculado a diversos hechos de enriquecimiento ilícito, Peña Nieto lleva una vida de lujos desmedidos, y hasta ahora parece que no se le llamará a comparecer ni por el caso Odebrecht, ni por la estafa maestra, ni por la operación Zafiro.