Opinión

Alcalde en problemas: ¿Será que se repetirá el fenómeno del trienio 1997—2000?

Rumbos

por Mario Rivas

CARLOS PUIG, COLABORADOR de Milenio Televisión y Milenio Diario, entrevistó a DIEGO FERNÁNDEZ DE CEVALLOS. El tema central: el caso Padrés y los bienes propiedad del jefe Diego que el juez rechazó como garantía para la fianza y consecuente libertad del exgobernador panista de Sonora.

Quien fuera candidato presidencial del PAN en 1994, hizo una interesante defensa de la ‘honorabilidad’ de Guillermo Padrés.

Lo que dijo, resulta simplemente inconcebible para los sonorenses. Pero tal vez no para el resto de los mexicanos.

Quién sabe. Lo cierto es que la apasionada defensa que hace Diego de Padrés, no va sola. Va acompañada de una inteligente elocuencia salpicada de verdades a medias y de una fogosidad que a muchos logra convencer.

El polémico líder moral del panismo, advierte de dos vertientes que la ex PGR manejaba en tiempos en que sus enjuiciamientos se guiaban por la presión social o por la presión política.

En el caso de Padrés —afirma— fue por presiones políticas.

Poco faltó para decir que Padrés es un hombre que vive al día. Que no existieron los 8 millones de pesos que, a juicio de la PGR, constituyeron el delito de lavado de dinero.

Tampoco recursos de origen ilícito.

Acusó a las autoridades anteriores de haber fabricado delitos y que esta es la razón por la cual Padrés obtuvo su libertad.

También se refiere a los delitos que la PGR solía —siempre en tiempo pasado como si ahora todo aquello que estaba podrido ya no existiera— imputar a modo para que el funcionario enjuiciado pudiera recobrar su libertad en breve plazo.

O sea, que para el ‘jefe Diego’, los sonorenses son una ristra de idiotas que fueron engañados por las autoridades del Estado y las federales del sexenio pasado, atribuyéndole a Padrés delitos que no cometió.

¿A dónde quiero llegar con todo esto?

En realidad, solo quiero significar en qué consiste la fama de buen abogado de Fernández de Cevallos.

El mejor que nadie, sabía —y sabe— lo que Padrés hizo y no hizo como gobernador.

No ignoraba los escandalosos ‘moches’ que se realizaban en los contratos para las obras del Estado.

Nada pudo haber ignorado el hombre que ganó fama por su enorme capacidad para ganarle a dependencias del Gobierno pleitos legales por miles de millones de pesos.

De hecho, ANTONIO LOZANO GRACIA, es un subalterno de Diego en asuntos penales. Hábilmente, rechazó figurar él personalmente como defensor de Padrés y delegó esta función en Lozano.

Estrategia entre jurídica y política, diría yo.

Repito: es interesante escuchar los argumentos de Fernández de Cevallos ante el periodista Puig. Lo es por su brillante manera de exponerlos. Pero ciertamente en Sonora no hay modo de engañar a nadie.

Aquí fue público y notorio lo que sucedió. Cómo se manejaron las cosas. Lo de la ‘presita’ para favorecer su rancho. Lo de los caballos pura sangre.

Las sociedades con empresarios de Hermosillo.

Diego Fernández de Cevallos es lo que es pero de ninguna manera es moralmente la persona más autorizada para meter las manos al fuego por la honestidad de nadie.

Lo cierto es que las leyes no siempre van de la mano de la justicia.

Mire usted: hace una semana yo dije que un hombre como Padrés, que fue un poderoso gobernador y un influyente político —en su tiempo— panista, cuando cae en desgracia, encarcelado él y su hijo recluido en la prisión de Máxima Seguridad del Altiplano sin un delito válido sino más bien por una venganza quién sabe de quién, su reclusión tiene que ser mucho más lastimosa y humillante que la de cualquier ciudadano común.

Nunca dije que fuera inocente.

Me referí a la compasión. Y la indulgencia que los seres humanos merecen en algún momento de sus vidas.

Diego, igual que muchos otros políticos mexicanos de todos los partidos, representa todo eso que llevó al hartazgo a millones de ciudadanos que se volcaron a las urnas el 1 de julio del 2018, para sufragar por ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

De hecho, es un poco parecido este caso al de 1997, cuando CUAUHTÉMOC CÁRDENAS coptó a su favor el resentimiento de millones de mexicanos contra la clase política tradicional y lo hizo ganar la jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

Cárdenas no pudo prolongar ese bono que le concedió la gente porque, en esencia, nunca fue un líder de masas sino el heredero de un nombre.

Tendría que llegar López Obrador, para que ese hartazgo se materializara y le diera cabida al populismo en las oquedades que el régimen político vigente fue mostrando a través de sus más de 70 años de vigencia.

Por esas horadaciones, fue que AMLO pudo meterse y hacerse del poder real.

Lo que venga después —para bien o para mal— será la consecuencia de los tantos y tantos errores cometidos por el anterior sistema.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: HE LEÍDO CASI todo lo que se ha publicado en medios impresos y en redes sociales sobre el Gobierno de CÉLIDA LÓPEZ, en Hermosillo…

Entre los muchos errores que se le acreditan, resalta el de la tratadora de aguas residuales que se construyó —pero dicen que no se terminó— en tiempos de la administración municipal de JAVIER GÁNDARA MAGAÑA…

Algunos colegas de la capital del Estado, aseguran que en este asunto hay mar de fondo y que en gran medida los efectos de este supuesto affaire los tuvo que afrontar y padecer MANUEL IGNACIO ACOSTA, ‘El Maloro’…

Vaya usted a saber. Esto se dice…

¿Por qué Célida no sale a decirle al pueblo la verdad que ella conoce…?...

¿No será que está fallando la comunicación?...

Por cierto, el de la comunicación parece ser el principal defecto de las nuevas autoridades de los principales municipios de Sonora…

Porque resulta que esto mismo le está sucediendo a SARA VALLE DESSENS en Guaymas; a PABLO MARISCAL en Cajeme y a ROSARIO QUINTERO en Navojoa…

La verdad sea dicha, en mí ya muy larga trayectoria en este oficio, no había conocido gobiernos tan encerrados en sus entornos políticos y tan alejados de la gente…

A algunos, sin duda les hace falta un poco de humildad para reconocer sus limitaciones y aceptar que se equivocaron en sus cálculos…

Ahora mismo se está cuestionando el incumplimiento de la administración de Mariscal en su Plan de Obras Públicas. Se afirma que no pudo sacar adelante el plan de los cien días…

Según veo yo las cosas, fallar en los cálculos, no debe ser motivo de vergüenza para ningún alcalde. Siempre que se incurre en errores de apreciación o tal vez factores externos impidieron llegar a la meta…

La humildad es la mejor estrategia porque el pueblo entenderá y dará su voto de gracia si su presidente municipal da la cara y se sincera…

Pero, bueno, habrá tiempo de componer las cosas… Habrá tiempo…

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, FALLECIÓ  la mamá de CARLOS y de JOEL NAVARRO LÓPEZ, oriundos del Campo 60 en el Valle del Yaqui, exdiputado local y federal el primero, y exdirector de Obras Públicas de Cajeme, el segundo, a quien por cierto no he visto desde hace más de veinte años…

No tuve la oportunidad de conocer a la progenitora de los Navarro, pero igual lamento esta pérdida por el afecto que les tengo a Carlos y a Joel…

Mi solidaridad desde este humilde espacio…

Y POR ÚLTIMO, SE REPORTA el ingeniero ALEJANDRO BELTRÁN ESPARZA, desde la huerta de AURELIO CUEVAS, Subfiscal General del Estado, donde se reunió un grupo de exalumnos de la Primera Generación de la Secundaria Federal Número 2 de Plano Oriente, en Ciudad Obregón… ¡Felicidades!...

Es todo.

Le abrazo.

[email protected]

Comentarios