Opinión

Anuncia Germán Martínez nuevos servicios en el IMSS que lo ponen a la vanguardia en materia de salud

Columna de Hierro

por Sergio Ibarra

Se topó con pared el tal Krauze ante Tatiana Clouthier

Clínicas de tiempo completo con servicio nocturno, atención médica domiciliaria y a distancia para atender casos de respuesta inmediata, son los nuevos servicios con los que el Instituto Mexicano del Seguro Social busca ponerse a la vanguardia y a la altura de sus millones de derechohabientes.

Son los retos que se ha echado a cuestas su nuevo titular Germán Martínez, quien de entrada deja en claro que el hecho de implementar unidades médicas de tiempo completo, no valen pasillos llenos en espera y quirófanos vacíos inutilizados, lo que aquí entre nos, habla muy bien de las buenas intenciones del Instituto, que surgió con el único propósito de servir a los trabajadores de México, pese al grito que pegaron en su momento algunas clínicas y hospitales privados.

--Horror, eso de socializar los servicios médicos y la salud a través de un organismo que diera cabida a todos los trabajadores de México, era cosa de países socialistas y hasta con tintes comunistas, se dijo en los días posteriores de su creación, el 19 de enero de 1943, bajo el Gobierno del general Manuel Ávila Camacho, para garantizar, --se había dicho, el acceso integral de los trabajadores al desarrollo.

Y la verdad es que así ha sido.

A sus 75 años de fundación, sigue siendo un organismo de carácter público en el que se atiende a poco más de 74 millones de derechohabientes con una red hospitalaria considerada como la más grande de América Latina, que lo convierte de paso en una de las instituciones más sólidas del Gobierno Mexicano.

Hasta aquí todo bien, excepto dos tres cosas, que no son pecata minuta.

La primera es el trato inhumano que prestan algunos de sus médicos, algunos, no todos y cuando se afirma esto es que se tienen los pelos de la burra en la mano con peritaje de por medio en un lamentable caso que para desgracia del derechohabiente terminó con su muerte, en un caso que en estos momentos ha sido llevado ante los tribunales, y no por negligencia médica, propiamente, sino con toda la intencionalidad y los agravantes que rayan en el homicidio por parte de dos de los médicos de la Institución, cuyos nombres me reservo para no entorpecer la investigación que se sigue ante la denuncia interpuesta por los familiares.

En la investigación en referencia, los familiares de la víctima, aportan el dictamen de un médico perito que a la letra señala:

“Las decisiones que tomaron del manejo del paciente fueron inadecuadas, como es el inapropiado manejo de riesgos en la colocación del catéter venoso central subclavio, la omisión de los estudios de laboratorio, el retardo de la ministración al paciente de antibióticos y antifúngicos, por lo que existe una relación directa entre el manejo integral del paciente y la evolución negativa que sufrió por los diversos agentes infecciosos patógenos, además que se advierte un inapropiado seguimiento del tratamiento médico, lo que les impidió brindar un oportuno y adecuado tratamiento médico, en contra de las infecciones que atacaban el organismo del paciente, evolucionando rápidamente de manera negativa, lo que agravó su condición de salud culminando con su fallecimiento por septicemia después de 72 horas de su reingreso a las instalaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social”.

De acuerdo al diccionario, --para los que apuntan-- la sepsis es una enfermedad potencialmente fatal causada por una reacción del cuerpo ante una infección. Normalmente, el cuerpo libera químicos en el flujo sanguíneo para luchar contra una infección. La sepsis ocurre cuando la respuesta del cuerpo a estos químicos está desbalanceada, lo que desencadena cambios que pueden dañar múltiples sistemas orgánicos.

Volviendo con su titular, don Germán Martínez, en su comparecencia ante el Senado de la República, se comprometió a bajar el número de quejas ciudadanas contra el IMSS y ayudar, así a consolidar la nueva política de sanidad incluyente que desarrolla la Secretaría de Salud.

En opinión de don Germán es vergonzoso que el Instituto Mexicano del Seguro Social sea la entidad pública con mayor número de quejas, aunque sea el mayor número de contactos con la población.

Ya encarrerado, de frente a los senadores el jefe máximo del IMSS exhibió públicamente a los entes privados y públicos que tienen el mayor adeudo en cuotas de la institución, mismas que suman 23 mil 235 millones de pesos, entre los que destacan:

El Gobierno de Michoacán y los municipios de El Carmen, Campeche, y Ensenada, Baja California, así como la Universidad de Nayarit y la Autónoma de Morelos.

FIERRITOS EN LA LUMBRE… Al que de plano no le gustó la descobijada de que acaba de ser objeto por parte de la diputada Tatiana Clouthier es al productor y escritor Enrique Krauze quien ahora amenaza con demandar a la hija del Maquío Clouhtier.

La molestia de Krauze es que la también excoordinadora de la campaña presidencial de López Obrador, revela en su reciente libro cómo es que se orquestó la campaña negra que trató de descarrilar y descalificar la campaña del tabasqueño y en la que habrían participado “cuatro o cinco nombres” que, según la legisladora, habrían de sorprender a este país, entre estos, estaban el del propio Krauze y el magnate sinaloense Agustín Coppel los que, según acaba de dar la Presidencia de la República, participaron de lleno en la campaña negra en contra del entonces aspirante de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Cuenta la legisladora que, ante tal advertencia, el historiador, -- que ya se sentía culpable-- le mandó decir, indirectamente, “pobre de ella que se atreva”, ante lo cual, la Clouthier le ha dicho sin el menor temor que, “nos veremos en los tribunales”.

Y aguas, porque, sin en el menor empacho declara que ella no se avienta a habladurías y para ello cuenta con suficientes evidencias de lo que escribió.

Y lo dicho, esto no se acaba, hasta que se acaba.

Comentarios