Opinión

Azota la inseguridad en comunidades de Guerrero; pobladores abandonan su lugar de origen + Hoy encierro de lujo; Víctor Hugo Celaya, versus el Foro Cajeme de Comunicadores y Profesionistas

Columna de Hierro

por Sergio Ibarra

No es que se trate de consuelo de muchos, pero, comparado con lo que estamos viendo en algunas poblaciones de Guerrero, Sonora y sus ojos negros es un paraíso terrenal en materia de inseguridad.

Vamos, como diría don Andrés Manuel, esto si calienta.

Y calienta y hasta encarabona por una simple razón:

No es posible que algunas bandas del crimen organizado portando el uniforme de nuestras fuerzas armadas se entretegan sembrando el terror en algunas comunidades que, si por lo ignoran las autoridades federales, se han ido quedando solas.

Y, ojo, no es precisamente por la falta de oportunidades y el hambre que azota por esos lugares que no es de ahora, por cierto, y con el que ya están acostumbrados a lidiar.

Es más, ni siquiera se han dado cuenta de que son pobres, porque nunca antes habían salido de sus pequeñas rancherías en donde nacieron ellos y han venido naciendo sus hijos.

A la desgracia ancestral de la pobreza se suma ahora la inseguridad que suele venir acompañada de violencia y más violencia.

Para acabar luego, si siquiera en su pobreza los dejan vivir en paz.

Me hubiera gustado decir que los hechos que se muestran en las redes sociales y en algunos portales de noticias, asemejan mucho a los acontecimientos que según el escritor jaliscience Juan Rulfo habrían tenido lugar en Comala, la población a la que habría asistido su personaje central de la obra, Pedro Páramo, pero hay una enorme diferencia:

Lo ocurrido en Comala es un hecho ficticio salido de la imaginación del autor de Pedro Páramo y El Llano en Llamas y lo que está pasando en algunas poblaciones de Guerrero, como San Rafael es la cruel y auténtica realidad.

En lo único que se coincide ahí es que, al igual que en Comala, la comunidad de San Rafael, ubicada en el Estado de Guerrero, cada vez más se acerca a convertirse en un pueblo fantasma.

Nada más en los últimos meses han venido dejando el terruño poco más de mil 700 habitantes, con la única razón de salvar el pellejo y para pónerse a salvo de un entierro, de una guerra en la que ninguna vela tienen.

Mientras tanto, en la plaza se muestran a los grupos armados lanzando advertencias a sus adversarios:

Se trata de que San Rafael, desde hace algunos meses vive atrapado, cual vil sandwich entre los dos grupos en disputa; la llamada ‘Familia Michoacana’ y los integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación lo que lleva a concluir que ya ni en la pobreza se puede vivir.

Lo que las actuales autoridades no sabían, pero que ya la de hierro los está poniendo al tanto es que algunos moradores de estas comunidades que dicen estar hartos de esta situación, han empezado a organizarse dispuestos a hacer lo que las autoridades o no han querido o no han podido hacer: enfrentarse a los malandrines de la película.

Como primer paso, se disponen a bloquear carreteras y a “partirnos la madre con esos cab…, ya que no confiamos en el gobierno estatal; pedimos ayuda al gobierno federal, pero ya no queremos protocolos de por medio. Tenemos cinco meses que pedimos ayuda al gobierno y no nos hacen caso”.

En un mensaje al presidente Andrés Manuel López Obradores los moradores de la llamada ‘Tierra Caliente’ de Guerrero, le piden que los visite para que se de cuenta de la situación de violencia y zozobra en la que se vive y, al igual que ocurrió con la familia LeBarón, también acuda a sus comunidades y constate lo que se exhibe en las redes sociales, porque nosotros votamos por él.

Ahí está el mensaje y ahí están los focos rojos.

Después no digan que no lo advertimos.

Y, como lo prometido es deuda, hoy por la mañana, en punto de las diez de la madrugada estará con los integrantes de Foro Cajeme de Comunicadores y Profesionistas, el licenciado Víctor Hugo Celaya en un encierro en el que el sonorense habrá de lidiar con más de una docena de miuras especialistas en lo que mejor maneja y más le gusta al grandote de Átil, la grilla.

Y por si quedara alguna duda de esto, el exdirigente del PRI estatal se mueve en estos momentos como pez en el agua como secretario regional del PRI nacional en los Estados de Baja California sur y norte además de que coordina a los delegados del tricolor en otros seis Estados del país.

La cita, como siempre, es en las instalaciones del Hotel Quality Inn de Miguel Alemán y Allende, salón Norman Borlaug.

Sugerencias y comentarios; premiereditores@hotmail.com

Comentarios