Opinión

Como para preguntarse: en el asunto de la violencia, ¿acaso nos está saliendo peor el remedio que la enfermedad?

Rumbos

por Mario Rivas

HAY QUIENES SE PREGUNTAN qué va a pasar con la mayoría en el Congreso de Sonora. Dicen que no se pudo sostener.

¿Deberás no se puede sostener?

Es cuestión de enfoques.

Y vienen los informes municipales el 15 y 16 de septiembre.

Y yo me pregunto: ¿Qué van a informar los presidentes municipales? Porque bien vistas las cosas no hay mucho de que informar. O dígame usted, ¿acaso hay algo que los alcaldes puedan informar? Por cierto que no. No hay nada de que informar. Y eso es algo que usted y yo sabemos muy bien.

Lo cierto es, que tenemos muchísimos problemas en cada uno de los 72 municipios de Sonora. Los tenemos en Hermosillo y graves aunque los zalameros y lambiscones de CÉLIDA LÓPEZ, la presidenta de Hermosillo, diga lo contrario.

No hay nada que informar. O al mejor, si hay: pero no cosas buenas. A usted no se le puede escapar la ristra de conflictos que hay en cada municipio.

Y fuera de la carretera de cuatro carriles y las desaladoras no hay una gran obra que destacar.

Solo hay problemas. Solo problemas.

La cuatro carriles, que dicen—y lo dicen los más altos funcionarios de la Cuarta Transformación—que ahora si va a quedar lista para tal fecha. Creo que ni usted ni yo les creemos maldita la cosa.

Como sea tenemos un serio conflicto de cara a los informes de Gobierno que ya tenemos enfrente.

¿Y sabe qué más tenemos? Muertos y más muertos. Y más muertos.

Sale sobrando caro lector, mencionar cuantos muertos tuvimos hace tres días, y cuántos muertos tuvimos ayer. Muchos muertos. Y yo le pregunto al señor Comisario de Policía de Cajeme, Coronel del Ejército Mexicano, que diablos podemos esperar de los mandos militares en una policía civil que no acaba de entender su nueva realidad.

Se oyen rumores.

Por cierto, ¿qué pasa con los desaparecidos? Tenemos cientos de desaparecidos pero nadie nos dice nada de eso. Estamos angustiados porque muchos de nuestros amigos están sufriendo ese problema. Alguien de su familia desapareció, y déjeme decirle, que no son precisamente personas relacionadas con el crimen organizado. Son gente buena. Gente de trabajo.

Y eso es lo grave.

La verdad sea dicha, en que la violencia no se va. La violencia persiste y existe a pesar de los mandos militares. Acabo de estar en Guaymas  y las personas con las que yo platiqué allá, me cuenta que allá las cosas siguen igual. Y las entiendo porque es lo mismo que nosotros estamos viendo en Cajeme, y muy especialmente, en Ciudad Obregón.

¿Falta el apoyo de la Federación? Yo pienso que sí. No basta que venga un funcionario federal y nos diga aquí les dejamos a dos Coroneles, a dos Generales Diplomados de Estado Mayor, y ahora las cosas van a ser mejores.

Y les dejamos a un Capitán de Corbeta y a un Capitán de Fragata, en Guaymas y Empalme, para que los problemas del Sur de Sonora se solucionen.

No se van a solucionar con un carajo. Esa experiencia ya la conocimos, ya la sufrimos, y la estamos de nuevo experimentando en carne propia.

Verbigracia: los siete muertos de la otra noche, los de antenoche y no sé cuántos habría anoche.

Ese es el punto. Ese es el meollo del asunto querido amigo.

Pero, bueno, esa una situación que de tanto y tanto comentarla con usted deberás que ya cansa. Ojalá que algún soplo de la Divina Providencia nos llegue y nos muestre el camino a seguir.

Ojalá.

En todo caso el tiempo lo dirá.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y  DE MÁS ALLÁ

DÉJEME CONTARLO: fui y vine a Guaymas el sábado anterior, participe en un panel organizado por mi colega y amigo de aquel bello puerto, AGUSTÍN RODRÍGUEZ LÓPEZ, en Radio Red 93.3, que por cierto hace unos días festejó su primer aniversario de vida. Fue un verdadero placer compartir micrófonos y temas no solamente con Agustín y Armando Ramírez, sino con BULMARO PACHECO. Hablamos de muchos temas y nuestra charla se fue por más de dos horas al aire y en algún momento, traje a colación el tema que más me duele pero que era obligado tenerlo que mencionar porque cuando un ícono de la radiodifusión muere alguien tiene que hablar de su muerte aunque nos haga llorar a veces…

Hable, pues, de TRIBUNA RADIO, que dejó de existir el mes pasado. Hubo llamadas telefónicas, y bueno, siento que alguna lágrima quiso brotar de mis ojos pero la contuve. Uno aprende a disimular sus emociones y sus pesares…

Más tarde compartí la mesa con el agricultor MARCO ANTONIO LLANO ZARAGOZA, un hombre muy productivo que ha generado 4500 empleos en su campo, aunque se siente un poco desilusionado por la falta de apoyos gubernamentales para el campo mexicano…

A la mesa también estuvieron DANIEL TRELLES IRURETAGOYENA, JULIÁN LUZANILLA CONTRERAS, ENRIQUE GUERRERO BARRAZA, RUBEN PINTO AVELAR y HUGO DELGADO LOMELÍ. Todos disfrutamos del más esplendido de los miradores marítimos que puede haber en San Carlos, el de el Restaurant La Roca, propiedad de nuestro anfitrión Rubén Pinto, hermano de IGNACIO PINTO AVELAR, el amigo siempre recordable al que no he visto en muchos años…

Fue una bellísima tarde, lluviosa, de clima fresco que no es muy frecuente en nuestro Estado…

Me hubiera gustado decirle a nuestra Gobernadora CLAUDIA PAVLOVICH que mucha gente la quiere en Guaymas, que mucha gente habla bien de ella y que tiene fe y confianza en ella…

Me gustaría que leyera estas líneas, porque yo escuché comentarios muy hermosos sobre ella, y eso tiene un gran significado en momentos en que la palabra despreciativa, hiriente está a flor de boca…

Total, fui y viene a ese bello puerto, después de mucho tiempo de no hacerlo, y en algún momento coincide en el restaurant del Hotel San Enrique, con el ícono de la radiodifusión de Guaymas, JORGE ENRÍQUEZ VALLE, quien se encontraba acompañado de su señora esposa…

Ahí me topé también, con el joven líder del PRI en Guaymas GINEZ VALENTÍN, que por cierto, me pidió que saludará con un fuerte abrazo a mi nieto Mario…

Ginez está muy entusiasmado con su nueva encomienda y no hace caso de los dimes y diretes que abundan en ese puerto…

De hecho, está metiéndole muchas ganas a la remodelación del edificio del PRI a pesar de que el partido no goza en estos momentos de una situación bonancible…

Deberás sentí mucho gusto de ver a Ginez,  a quien conocí aquí en Ciudad Obregón hace algún tiempo, y viene de las juventudes priistas lo que puede tener un significado muy alentador en tratándose de eso que llaman entreveramiento generacional…

¿O no FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ?...

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios