Opinión

Con el arresto de Lozoya, cae el mito del supuesto pacto con Andrés Manuel López Obrador

Rumbos

por Mario Rivas

LA IMAGEN DONDE JOAQUÍN SABINA cae del escenario y se lesiona un hombro, aparece a un lado del video en el que la policía de Málaga, en la Costa del Sol, conduce hasta una oficina ministerial, al otrora poderoso director de Petróleos Mexicanos EMILIO LOZOYA AUSTIN.

Dos imágenes contrastantes. En la primera, cientos de simpatizantes de Sabina, se arracimaban en torno al ídolo caído; en la otra, un joven exhombre del poder en México, es llevado hasta la autoridad ministerial, tomados de los brazos por dos policías y esposado con las manos a la espalda.

En México muy pocos dudaban de que este junior del expresidenciable en los tiempos de ERNESTO ZEDILLO, sería detenido por los delitos que se le imputaban por sobornos recibidos de la constructora brasileña Odebrecht.

Lo que nadie sabía, era cuando sucedería.

Con esto, se acaba el mito del supuesto pacto entre ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR y su antecesor inmediato, ENRIQUE PEÑA NIETO.

Si acaso lo hubo —y ahora yo honestamente lo dudo—, es claro que para AMLO mantener algo así no solo es irredituable sino hasta riesgoso.

Hay quienes desde ayer están asegurando que la detención en España de Lozoya Austin, y de la cual primero que nadie dio cuenta el diario ibérico El País, estaba programado. Dicen que son las cartas a jugar del presidente mexicano.

Alguien dijo, según JORGE ZEPEDA PATTERSON, que la detención de Lozoya “es la otra rifa del presidente”.

Pudiera ser.

Algunos más avezados, lanzan el viejo y conocido refrán: “Cuando veas las barbas de tu vecino rasurar, pon las tuyas a remojar”.

Otros, simplemente alertan: “¡agarren piedras!”.

Así las cosas, pues.

Mire usted: los secretos del poder no siempre pueden estar al alcance de los ciudadanos comunes. Incluso, a los periodistas del interior del país nos cuesta trabajo acercarnos a esos secretos.

De cuando en cuando, algún amigo mío radicado en la capital del país, con buenas conexiones políticas, nos confía algunas cuestiones que se manejan intramuros el poder.

Pero muy de vez en vez.

Yo tengo la certeza de que la versión de que entre AMLO y Peña Nieto habían construido un “pacto entre caballeros”, tuvo su origen en una teoría basada en la sumisión mostrada públicamente por Peña, en los meses de la transición.

Usted se acordará: durante esos meses, antes de que AMLO tomara posesión el día 1 de diciembre, Peña Nieto recibió durísimas críticas por la actitud, prácticamente de rendición, ante el presidente electo.

No pasaba día sin que los medios publicaran un recorrido por los pasillos de Palacio Nacional, con el presidente en funciones constitucionales y el presidente electo de facto en funciones.

AMLO, muy abierto, muy del poder. Peña, subordinado, tibio. Empequeñecido.

De ahí viene todo.

¿Se dio en verdad un acuerdo?

Yo no tengo manera de asegurarlo y ni siquiera de suponerlo. Esto lo van a convertir en tema de dos semanas las “vacas sagradas” del periodismo de la Ciudad de México.

Ya lo verá.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡OH, LA LÁ! ME CONTARON QUE SE reunieron en casa de MARCO ANTONIO LLANO ZARAGOZA, para celebrar los 92 años de vida del exalcalde de Guaymas GASPAR ZARAGOZA YBERRI…

Vi la lista de invitados: el dueño de las Maquiladoras Tetakawi, FELIPE SELDNER, el anfitrión, Llano Zaragoza, SUSANA CORELLA, también exalcaldesa guaymense, lo mismo que el dueño de la residencia…

Además, JULIÁN LUZANILLA CONTRERAS y BULMARO PACHECO, ambos muy amigos del resto de los invitados…

Y ALFONSO AYALA FONSECA, y NACHO MARTÍNEZ TADEO, además de GREGORIO (Goyito) ALVARADO… Y JORGE CARRIZALES…

Desde luego, doy crédito a la versión de que se celebró el cumpleaños del señor Zaragoza Yberri, pero no se me puede escapar que los diez personajes en cuestión, son priístas de pura cepa y que el tema del momento en el sur de Sonora —cuando menos en los principales municipios— es el de as municipales…

El columnista tampoco ignora que la mayoría de estos señores siempre ha demostrado su amor por el partido cuya doctrina adoptaron desde su juventud…

Son figuras emblemáticas en la región de un PRI que pasa por su etapa más crítica en toda su historia…

Ver la foto de grupo y ver a cada uno de ellos, pero muy especialmente a MARCO ANTONIO LLANO y a GASPAR ZARAGOZA, me lleva a recordar que al priísmo de Cajeme le hace falta la figura siempre leal a ese partido, de don FAUSTINO FÉLIX ESCALANTE…

Al priísmo del yaqui, le faltan militantes como don FFE…

Esto no tiene vuelta de hoja…

Un día me escribió por correo electrónico una muy querida y admirada amiga mía…

Sin previo saludo, me espetó: “¡oye, Mario, una pregunta: ¿dónde están aquellos señorones priístas que nos convocaban a una reunión, a un desayuno y acudíamos siempre esperando el consejo, la orientación de su experiencia? ¿Dónde quedaron?”…

No supe qué contestar…

A veces, cuando me cuentan que batallaron mucho para juntar a un buen número de priístas de Cajeme, me invade la tristeza y sí, efectivamente, evoco la figura siempre priísta, siempre solidario con las lideresas de su partido, de don Faustino Félix Escalante…

En cambio en Guaymas, señorones que son auténticos horcones de en medio del priísmo porteño, se reúnen en la casa de uno de ellos para festejar a don Gaspar su cumpleaños pero también para hablar del futuro de su partido…

Sería absurdo creer que en esa reunión de políticos no se platicó de política…

 Pero bueno, ya le contaré…

A PROPÓSITO DE GRILLA POLÍTICA, ayer en la mañana en el restaurante ‘Mari Frank’, de Hermosillo, compartió la mesa como Dios manda un pequeño grupo de políticos identificados con el PRI, para variar…

Allí estaban MIGUEL ÁNGEL MURILLO, el contralor del Gobierno del Estado; el director de la Cultura en Sonora, MARIO WELFO; PACO DE PAULA GARCÍA CORRAL, oriundo del viejo sector de Plano Oriente, en Ciudad Obregón y CARLOS RAMOS BOURS…

En esas estaban, cuando en mesa vecina tomaron sus lugares dos amigos que lo son de todos los de la otra mesa: JULIÁN LUZANILLA y DANIEL TRELLES IRURETAGOYENA…

Todos ellos son priístas, luego entonces, ¿por qué no los veo compartiendo la tortilla y la sal con la militancia de a pie, los que siempre están dispuestos y disponibles para jalar parejo cuando los liderazgos los convocan a partirse el alma por su partido?...

Estas palabras solo reflejan el sentir y el pensar de muchos militantes…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios