Opinión

El Gobierno de AMLO pidió la “cadena” televisiva pero dejó las preguntas sin respuestas

Rumbos

por Redacción Tribuna

ESCUCHÉ A UNOS Y ESCUCHÉ A OTROS, buscando que en alguna parte estuviese el punto clave que me permitiera entender todo eso que se vio en la mañanera de ese día.

Pensaba que algo muy trascendente se diría en esa conferencia. Si no, ¿por qué el presidente AMLO solicitaría la “cadena” para transmitir su mensaje?

Igual que muchos otros, yo creí que en esa mañanera de ayer, se dirían las respuestas a todas las preguntas que durante semanas y meses se han estado formulando millones de mexicanos.

Por eso, al término de los 80 minutos que duró la rueda de prensa, fue que escuché a unos y a otros comunicadores. Necesitaba escucharlos, saber de sus opiniones. No era posible que este humilde periodista de provincia estuviera solo con sus criterios, con sus puntos de vista, con su crítica a un gobierno al que definitivamente no puedo entender.

¿Qué pensaría LUIS CÁRDENAS, el conductor de un programa de noticias que empieza en la madrugada y termina avanzada la mañana, él tan incisivo y siempre dispuesto a poner el dedo en llaga?

¿Cuál sería la actitud de CIRO GÓMEZ LEYVA cuando concluyera que la petición gubernamental de la cadena de televisión no correspondió a las expectativas que generó?

López Obrador fue especialmente confrontacioncita. Nada importó la tragedia que el país y el mundo está viviendo. No valieron las palabras de algunos líderes que demandaron solidaridad y unidad, tanto de la oposición hacia el gobierno que de este a los líderes que no están de acuerdo con AMLO.

No hubo respuestas. No hubo una mano extendida para todos. Lo que hubo fue reproches para los empresarios a los que les dijo que no habría rescate, que los recursos del Gobierno serían para que los pobres, los ancianos, para que |vivan mejor y no les falte lo necesario.

Y ni qué hablar de los contrasentidos del presidente. Ahora su discurso fue en sentido adverso. Conminó a los ciudadanos a portarse bien, nada de alcohol ni de otras bebidas que en estos momentos son inadecuados. A sus casitas, les dijo, que las mujeres se dediquen a cuidar a los ancianos. Que acaten las recomendaciones de los expertos en la salud.

Bien vistas las cosas, la mañanera de ayer no arrojó nada nuevo.

Honestamente, caro lector, yo esperaba un mensaje de trascendencia nacional, digno de un jefe de Estado. No lo hubo. De hecho, en la parte final “acorrientó” el discurso.

En lo personal, lo lamento mucho. Deseaba creer en la voz presidencial, así como hace casi 50 años creí a pie juntillas en la esperanza que LUIS ECHEVERRÍA sembró por todo el país solo para que, al final del sexenio, el pueblo al que tanto abanderó en sus causas, se hundiera en un pozo sin fondo de pobreza y con una inflación galopante de la que México no se recuperó en más de treinta años.

Algunos amigos míos, muy entrañables, se han vuelto críticos acérrimos míos. No quieren entenderme. Me cuestionan de manera casi grosera y agresiva por mis comentarios. Yo les digo que al principio de este gobierno era un apasionado de las “mañaneras”.

Creí en su sinceridad. Pensaba que me había equivocado al no creer en él en sus dos anteriores campañas presidenciales. Escribí varias veces sobre lo que yo pensaba que era el mandatario: pitazo con sus enemigos, no buscaba venganza, no mentía, no perseguiría a nadie.

Andando el tiempo, comprendí que nada de lo que nos había dicho era verdad.

Y de veras, eso me duele. Como me duele que mis amigos, los que todavía creen en él, se comporten como si este modesto columnista estuviera incurriendo en un pecado capital.

Con todo, deseo de todo corazón, que esta pesadilla que a todos nos apabulla, termine pronto y la vida vuelva a ser como siempre.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: NO TODO EN ESTOS tiempos son temores y días sombríos. También hay momentos de camaradería y de solidaridad humana…

Esta terrible situación ha servido para que los humanos nos acerquemos unos a otros y seamos más generosos y mejores cristianos…

En estos días, dilecto amigo, he recibido diversas muestras de afecto y algunas expresiones de preocupación por lo que ellos consideran fue una actitud irresponsable de mi parte…

Lo que a continuación voy a expresar, no pretende ser una excusa sino solamente dejar asentado como sucedieron las cosas…

Veamos: el sábado anterior mi amigo JULIÁN LUZANILLA me invitó al Club del Anzuelo donde tres amigos lo estaban esperando para compartir un buen plato de carne asada… Particularmente, a mí no me gusta mucho la carne al carbón. No tengo un buen paladar para este platillo. Pero estaba en mi interés tener una buena charla con Julián y acepté la invitación…

El lugar del encuentro, es una edificación amplia y solariega, en cuyo interior había dos lanchas muy hermosas, casi nuevas, para pesca deportiva y exclusivamente para agua dulce… Los anfitriones, como ya lo dije antes, fueron FITO y MARCELO FLORES y FERNANDO MARTÍNEZ, amén de ALEJANDRO SITTEN, quien estuvo siempre aparte asando la carne y preparando la salsa…

Fue algo muy rápido luego de lo cual Julián y yo emprendimos el regreso a Obregón. Me dejó en mi casa y él se fue a la suya…

No hubo ningún exceso, Luzanilla está a dieta y hace ejercicios todos los días y yo cuido en la medida de lo posible de llevar a cabo las recomendaciones del gobierno…

La verdad sea dicha, me resulta muy emotivo que algunos amigos, a los que tanto estimo, me hayan externado su inquietud por lo que pudiera pasarle a mi salud…

Para ellos, mi afecto, mi respeto y mi gratitud…

Y HABLANDO DE OTRAS COSA, me pregunto qué será de nosotros, los columnistas, ahora que los personajes de la política seguramente acatarán el exhorto del Gobierno en el sentido de que todos los ciudadanos deben estar en su casa…

Yo empecé a sentir los efectos de esta falta de actividad política y económica…

Un ejemplo: yo tenía una cita con un personaje de una ciudad cercana a Cajeme, para este lunes anterior… Se trata de un personaje que posiblemente esté figurando en la política electoral del año 2021…

No es algo seguro, solo una posibilidad…

Pues bien: la cita se pospuso por razones obvias. El coronavirus y esas cosas ya sabe usted…

Debo suponer que el ‘Borrego’ ERNESTO GÁNDARA CAMOU, igual se resguardará en su hogar por algunas semanas…

¿Y ALFONSO DURAZO MONTAÑO?...

Bueno, del nativo de Bavispe, poco se sabe y es difícil establecer un acercamiento con él… Creo que porque no son lo tiempos y no le conviene adelantar vísperas…

CÉLIDA LÓPEZ tampoco da color por el lado de Morena aunque podría ser que ANTONIO ASTIAZARÁN GUTIÉRREZ, se animará a dejar el bunker para echar una platicada conmigo…

¿Y RICARDO BOURS CASTELO?...

Bueno, en el caso del aspirante a la gubernatura de Sonora por la vía independiente, una charla telefónica o por whatsapp podría ser la solución… Además, aprovecharía para preguntarle sobre Movimiento Ciudadano…

Y YA PARA FINALIZAR ESTOS RUMBOS, recibí una carta de un priísta de viejo cuño que dice haber leído el comentario sobre la guardia que algunos amigos de Magdalena hicieron ante la tumba de LUIS DONALDO COLOSIO MURRIETA el pasado 23 de marzo…

Mi amable lector, se emocionó porque mencioné a ADALBERTO VILLAESCUSA, como uno de los que formaron la guardia… Pues sí: conocí a Villaescusa en 1994 y fue determinante su apoyo para mantenerme en la campaña, ante las intrigas de algunos chilangos de la prensa de México… ¡Larga vida para él!...

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios