Opinión

Lo impensable: Armando López Nogales, es un hombre de rencores largos

Rumbos

por Mario Rivas

ME HABÍA PROMETIDO A MI MISMO que no escribiría ni una línea más sobre el libro de memorias del exgobernador ARMANDO LÓPEZ NOGALES.

Creía que era suficiente con lo que publiqué. Ahora sé que no fue así.

Lo supe cuando leí una columna de LUIS ALBERTO MEDINA, director de Proyecto Puente, en la que hace una moderada y constructiva crítica al exmandatario estatal.

Confieso que no abundé en este tema.

Decidí entonces que yo también tenía algo más qué decir. Después de todo, yo viví algunos de los pasajes de esa historia. Principalmente, lo que se refiere a las relaciones de Armando con EDUARDO BOURS CASTELO, con ROBERTO GONZÁLEZ LABORÍN, con JAVIER GÁNDARA MAGAÑA y un poco, de manera sesgada, con LUIS DONALDO COLOSIO, de cuya memoria y figura López Nogales insiste, reiteradamente, en “colgarse”.

Aquí ya lo he dicho: Eduardo Bours ganó la elección de gobernador de 2003 no porque el gobernador López Nogales tuviese un alto nivel de popularidad. Al contrario: ganó precisamente por no parecerse al mandatario en funciones.

Quienes conocieron de cerca esos hechos, saben que el PRI no gozaba de grandes simpatías en una importante porción de la sociedad. Pero Eduardo se cocinaba aparte.

Él lo sabía. De ahí que buscó la manera de tomar distancia de la clase política tradicional. No del PRI.

ALFONSO MOLINA RUIBAL, siendo, como lo es, un hombre caballeroso, atento con la gente pero al mismo tiempo distante de las clases más necesitadas, no tenía como ganar una elección de gobernador.

Bours ganó la elección “tinto en sangre”. Pero la ganó.

En cuanto a su relación con JAVIER GÁNDARA MAGAÑA, hay quienes dudan que los motivos que llevaron a Armando a incorporarlo a su campaña para gobernador hayan sido exclusivamente para convertirlo en su asesor para asuntos financieros.

En este punto, no quiero entrar en el terreno de las especulaciones. Hay versiones que hablan de una vieja tradición de algunos gobernadores. Pero, bueno, así la dejamos.

ALN cuenta cómo su relación con Gándara Magaña se fue desgranando hasta terminar con un abrazo frío y una despedida para siempre, en casa de MANUEL HOYOS.

López Nogales evoca esos momentos, esos días: Javier le pidió un encuentro entre ambos. Quería que platicaran en la casa de López Nogales y limaran esperezas.

Aceptó.

Pero solamente en lo de limar esperezas. No en que la reunión fuera en su casa. Por eso escogió que fuera en el domicilio de quien fungió como jefe de la Policía Judicial del Estado en su Gobierno.

Tiene razón el periodista de Proyecto Puente.

Armando, escribió no tanto para sincerarse cuanto para desahogar resentimiento acumulado en su memoria. Muchas de sus quejas y lamentaciones, se basan en cosas sencillas, irrelevantes.

Uno percibe en la escritura de Armando, el corazón de un ser humano excesivamente simple. Elemental.

No veo en él, a través de sus palabras, la grandeza de un político fogueado en los azarosos quehaceres de la política.

La vida me ha permitido la oportunidad de conversar en muchas ocasiones con el exgobernador Bours. Siempre, en pequeños grupos de amigos.

En tres o cuatro ocasiones, no mayores de 8 personas. A ellos pongo de testigos. No me dejarán mentir.

Eduardo Bours nunca ha tenido una alusión desfavorable para Armando. No le recuerda ni con palabras peyorativas —como si lo hace Armando en su libro— ni con alusiones despectivas.

Simplemente nunca lo trae a la plática.

Tengo la impresión que López Nogales quiso practicar un ejercicio catártico a través de su libro. Plasmarlo con la idea de que se dejara en los lectores la convicción de que es un hombre sin pelos en la lengua.

Pero esa no es la imagen que muchos guardamos de él.

Él llegó de manera circunstancial a la gubernatura. Lo sabe bien.

No estaba en el ánimo de los que en esos meses detentaban el poder político en Sonora y en el país. Había otras opciones en 1997. Y mucho mejor que la de Armando.

El proceso se complicó. Unos querían a tal o cual aspirante. Otros, como el presidente ERNESTO ZEDILLO, a un político que no era del agrado de quien tenía el poder.

Ya lo he platicado aquí: semanas antes del “destape”, llegué a la oficina de la presidencia estatal del PRI, cuya puerta estaba abierta. En su escritorio, Armando revisaba algunos papeles mientras fumaba cigarrillo tras cigarrillo. Eras mis tiempos de fumador.

Me invitó a sentarme. Y fumamos y fumamos y platicamos y platicamos.

Me lo dijo, con franqueza: sus posibilidades, si las llegase a tener, serían de circunstancia. Sabía quién era el candidato del gobernador. Y no era él.

Pero sabía que el gobernador no quería al candidato de Zedillo y de LIEBANO SAENZ.

“Solo un milagro me llevaría a la candidatura”, dijo.

Y el milagro se hizo. Fue el tercero en discordia.

En suma: el libro ‘Mis raíces y mis años’, tiene episodios interesantes, rasgos de sinceridad en algunos recuerdos, pero al mismo tiempo, en otros capítulos, hay una volcánica eruptiva de odio innecesaria y fuera de lugar para estos tiempos que vivimos.

Pero, bueno, él decidió decir sus cosas largamente resguardadas en su pecho, y eso lo muestra como un ser humano de largos rencores.

Qué lástima.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: RICARDO BOURS CASTELO, exalcalde de Cajeme y aspirante auto-confeso a la gubernatura de Sonora, ha estado muy activo en las redes sociales y en los portales más vistos de la capital del Estado, mediante recurrentes entrevistas y otros tipos de exposiciones…

Recién vi un video donde habla para un grupo de colegas de un colegiado muy conocido…

El audio me llegó muy deficiente a mi celular aunque algo pude escuchar sobre ANA GABRIEA GUEVARA…

Me propongo preguntarle a Ricardo en la primera oportunidad, a que se refiere concretamente en esa entrevista…

Por lo pronto, quiero decirle que sigue dando de qué hablar la renuncia de Ricardo Bours a la militancia priísta….

Y las cosas como son: esa fotografía, que lo muestra llegando solitariamente al PRI estatal a entregar su carta-renuncia, ha sido ampliamente comentada…

Me cae que sí…

MIENTRAS TANTO, CONFIRMAN su asistencia a la ceremonia luctuosa del exgobernador de Sonora, FAUSTINO FÉLIX SERNA, varios conspicuos militantes de ese partido, muy a pesar de que el 17 de abril “caerá” en miércoles de Semana Santa…

El PRI estatal organiza este evento, y hay decenas de priístas que están prestos para colaborar en esta tarea…

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, me cuentan que este viernes de enfrente MANUEL MONTAÑO tendrá fiesta en grande con motivo de su cumpleaños…

Me adelantan que será un jolgorio con un alto grado de grilla política y aseguran que entre los invitados está el ‘Borrego’ GÁNDARA CAMOU… Lo que me lleva a recordar que hace muchos años asistí al cumpleaños, en el domicilio de Manuel, del entonces dirigente estatal de la CNOP, FRANCISCO DE PAULA GARCÍA CORRAL…

¡Ay, la melancolía!...

Es todo.

Le abrazo.

rumbosmrivas@outlook.com

Comentarios