Opinión

Los tiempos van a cambiar, todo depende de todos nosotros

De Aquí Y De Allá

por Urbano Romero

Hoy en día tenemos que ponernos al corriente en muchas cosas de la propia existencia de uno como ser humano, ordenar nuestra conciencia para seguir participando en esta vida tan difícil, pero todo depende de uno si sabe organizarse, en primer lugar la propia familia de uno, y después hacer conciencia de lo bueno y de lo que podemos dar, ayudar en esta propia existencia, ni duda cabe que en una de las deficiencias crónicas mas graves de los Gobiernos de extracción priista   y ahora igual que los panistas que no hemos podido ver la realidad en que vivimos. Asido la desatención y tratamiento errático a los problemas mas fundamentales de la inseguridad publica y del incremento de los índices de criminalidad. La explicación de este desacierto reiterativo y sexenal, no es otro que el de la frivolidad y la falta de responsabilidad con la que se ha respondido a esta principal amenaza de nuestra convivencia; es natural por el crecimiento que hemos tenidos estos últimos años, que no hemos sabido ordenarnos principalmente nuestra familia y la honradez en la actuación como ser humano, hay muchas cosas del porque principalmente la pobreza, y como ya dije el crecimiento demográfico y tantas cosas mas que usted, es obvio que el primer obstáculo para darle solución  a la delincuencia es el que las autoridades responsables de ello no tienen la mano limpia ni siquiera, poco sucia por lo que no resulta fácil diseñar proponer medidas contra la delincuencia y a favor de la seguridad pública que no deben empezar o reconocer que el primer agente promotor de la delincuencia se encuentra en la esfera del poder público que a través de ejemplos negativos y destructivos  y de la misma impunidad que en general existe para delitos en contra del patrimonio familiar, se está creando un incentivo de conducta antisociables en otras esferas de la actividad nacional y por lo mismo van debilitando la censura social en cualquier época de la historia, es el primer elemento  exhibido en el comportamiento. De aquí en adelante la tarea emprendida por los Gobiernos, se extravían en una serie de falsas salidas mal dirigidas a sancionar los efectos que hay de conocer las causas y obrar sobre ellas. Las acciones más ocurridas tomadas por tranquilizas a los ciudadanos  que por verdadera convicción acerca de los resultados, es la de hacernos creer que por más policías se reduce la incidencia delictiva cuando la experiencia y los registros históricos nos hablan de que cuando no se atacan los orígenes, las causas, las condiciones de la delincuencia la sola multiplicación policiaca es incluso otro foco de infección más que se complica la prevención y vigilancia en un sentido técnico y certero. Lo peor que todo esto, ocurre cuando nosotros como ciudadanos ya no estamos prácticamente sufriendo en cautiverio y desesperación entre la delincuencia oficial, no solo patrimonial, sino incluso ampliándose ante la misma; y la delincuencia que podríamos llamar social, porque proviene y se realiza en este ámbito. Es fácil presa de la manipulación de los infaltables, solucionadores drásticos de los problemas que se lanzan con la absurda idea de que solo emplean de la fuerza el extremo contra la delincuencia, esto se va detener y enseguida concluye que esta fuerza es de las armas y la disciplina que solo tienen los soldados que en tiempo de paz no tienen mayor carga de trabajo que la de formación entrenamiento y de disposición para casos de emergencia.  Haga usted un razonamiento y denos la medicina para aliviar la sociedad entera pero también la sociedad debe coadyuvar y es su obligación en todos los problemas de mejoramiento con las autoridades y darle a cada quien lo justo que le corresponde.

Comentarios