Opinión

‘MARTES NEGRO’ para el Gobierno de la Cuarta Transformación y para el abogado Juan Collado

Rumbos

por Mario Rivas

FUE UN MARTES NEGRO PARA el Gobierno de la Cuarta Transformación. Si solo se hubiese tratado de la renuncia del secretario de Hacienda, CARLOS URZÚA, hubiese sido un acontecimiento importante pero no tan grave. El problema fue la carta. Contundente. Devastadora. Inapelable.

Y tras la renuncia y la carta de la misma, otra noticia publicada en el diario 24 horas de la Ciudad de México, aparece con la lista de los funcionarios que han renunciado en lo que va de este Gobierno que pretende cambiarlo todo.

En nuestra participación en el programa de radio Contacto Ciudadano, BULMARO PACHECO y yo, realizamos un ejercicio de memoria —más brillante la suya que la mía—, para determinar sí existe un antecedente igual o mayor de lo que está sucediendo en este joven sexenio.

No lo hay.

Claro: en abril de 1935, cuando el primer Gobierno sexenal, el de LÁZARO CÁRDENAS, apenas iba en su quinto mes, el presidente destituyó a prácticamente todo el gabinete.

No renunciaron ellos. Los cesaron por su identidad callista.

Aquello fue otra cosa. Otro tiempo. Otras circunstancias.

Lo de ayer, martes, fue insólito en la historia política de este país. El contenido de la carta fue una reprimenda de un experto de economía a un presidente que, sin comprender el alcance de sus decisiones de poder, las impone sin medir las consecuencias que pueda provocar.

López Obrador no es el único presidente mexicano que ha enfrentado la oposición de un secretario de Hacienda a medidas anti-economicistas. LUIS ECHEVERRÍA destituyó a HUGO B. MARGAIN, porque este no estuvo de acuerdo con el gasto indiscriminado. Si no recuerdo mal, fue cuando LEA declaró que la economía del país “se maneja desde Los Pinos”.

¿Le dice a usted algo esto?

El impacto, no de la renuncia sino del contenido de la carta, impactó al mundo de las finanzas. Le ‘pegó’ al peso. A los mercados. A las expectativas de inversión.

Todo esto, en menos de 15 minutos.

CARLOS URZÚA nos mostró de lo que está hecho. Renunció no porque no comprenda la esencia del cambio que promete el Gobierno, sino por las decisiones torpes, imprudentes e irresponsables que ha tomado —y sigue tomando— el mandatario.

Ayer, cuando presentó desde su despacho en Palacio Nacional, al natural relevo de Urzúa, un joven economista con fama de muy inteligente, ARTURO HERRERA, dijo los que muchos sabíamos que iba a decir.

No mencionó nada del contenido de la carta. Los motivos de Urzúa. Simplemente adujo que hay personas que no entienden la naturaleza del cambio. Se trata de cambiar un régimen que lleva 36 años causando un grave daño a México.

Y naturalmente, aceptó la renuncia.

Urzúa se dirige al presidente en términos respetuosamente institucionales. Le agradece la oportunidad de haberle servido a México. Pero ha decidido renunciar al cargo de secretario de Hacienda y Crédito Público.

Hace referencia a discrepancias en materia económica porque algunas de las medidas que se han tomado carecen de un sustento que las justifique. Es decir, se han tomado sin suficiente sustento.

Dice estar convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que esta puede tener y sin libre extremismo, sea este de derecha o izquierda.

Y hace la precisión: “Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”.

Y el remate demoledor: “Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual Gobierno con un patente conflicto de interés”.

¡Gulp!

Confieso con absoluta sinceridad, que los acontecimientos me rebasaron. Creí que las cuarteaduras en la estructura de la Cuarta Transformación, empezarían a notarse un poco antes de la mitad del sexenio.

Me equivoqué.

Muchos funcionarios importantes han abandonado el barco. Y esto es lo más relevante. El secretario de Hacienda y el director general del IMSS, GERMÁN MARTÍNEZ CÁZARES, renunciaron voluntariamente a sus cargos.

Y los dos, coincidentemente, por los mismos motivos. A Martínez los chairos se lo quisieron ‘comer vivo’ echándole a la cara sus antecedentes panistas.

¿Y a Urzúa que le van a decir?

Martínez le reprochó al presidente que se haya recortado el gasto para el IMSS, afectando a la institución más prestigiada del país, por todo lo que representa para la salud de millones de mexicanos.

Urzúa no pudo aguantar el irresponsable saqueo de los presupuestos de programas fundamentales para destinar ese dinero, en efectivo, al clientelismo del populismo lópezobradorista.

Ayer mismo, los diarios El Financiero y 24 Horas, publicaron una larga lista de subsecretarios y directores generales de varias secretarías, que han renunciado por razones muy parecidas.

Muy grave sin duda lo que está ocurriendo.

Y más lo es porque es muy cierto que el presidente se niega a ver la realidad. De hecho, le basta ver a su público en un mitin aprobar a mano alzada que lo que a él le conviene se apruebe.

Existe la certeza en ciudadanos pensantes, de que este país va en una dirección equivocada. Que las políticas petroleras son obsoletas y lo que el Gobierno está invirtiendo en extraer petróleo, no va a funcionar. Los expertos dicen que es ir en contra de la historia.

Esto va empezando. Y desgraciadamente, no hay quien convenza al presidente de que está equivocado.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡OH, LA LÁ! CONTRA LO QUE MUCHOS pudieron haber pensado, la foto que desde anteanoche ha circulado en las redes, no se debe a una visita de RICARDO BOURS a la casa del expresidente FELIPE CALDERÓN HINOJOSA y familia, como se podría creer…

En realidad, todo se debió a que el exalcalde de Cajeme coincidió con Calderón, su esposa MARGARITA ZAVALA y uno de los hijos de este matrimonio, en el restaurante San Ángel Inn, de la Ciudad de México…

Y tan tan…

Y COMO ALGÚN COLEGA lo dijo: ayer fue un martes de renuncias no solo a niveles de gabinete sino también aquí en Cajeme…

Verbigracia: JESÚS FÉLIX HOLGUÍN, dos veces alcalde —una como priísta en 1981 y otra como panista en 2003—, de Cajeme, renunció a su militancia en el PAN, en una breve carta que envió al presidente estatal de ese partido, ERNESTO MUNRO PALACIO…

Chuy Félix fue muy comedio en sus líneas, sin entrar en detalles. A lo más que llegó fue a “por convenir a mis intereses”…

Desde luego, no ha faltado la sugerencia sospechosista de que la renuncia de Chuy se da al mismo tiempo que KALA CASTRO, yerno de RODRIGO RAMÍREZ, se enfila a la dirigencia panista en Cajeme…

¡Y AGÁRRATE, GENOVEVA, QUÉ VAMOS A GALOPAR! Al cierre de estos Rumbos, el diario El Universal, por un lado, y JOAQUÍN LÓPEZ DORIGA, por otro, dieron a conocer la detención por elementos de la FGR en México, del abogado JUAN COLLADO… Por si no lo recuerda, fue el abogado que asesoró al expresidente ENRIQUE PEÑA NIETO en su divorcio de ANGÉLICA RIVERA…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios