Opinión

“No se entiende la política que no se hace para servir”: la frase de Claudia Pavlovich

Rumbos

por Mario Rivas

HABRÁ TIEMPO PARA ANALIZAR los tres años de Gobierno de CLAUDIA PAVLOVICH.

Por lo pronto quiero recordar una frase que ella pronunció en la toma de posesión como alcalde de Álamos, de VÍCTOR BALDERRAMA: “No entiendo la manera de hacer político si la política no sirve a la gente”.

No, pues sí.

Esta proclama debe ser memorizada por los nuevos alcaldes y alcaldesas en los tres años que tiene por delante para hacer un buen trabajo sirviendo, precisamente, a la gente.

Y no estoy hablando de la violencia ni del crimen organizado.

Estoy hablando de un asunto que tiene qué ver con las debilidades y defectos del ser humano. De nuestros pecados originales. Verbigracia, la vanidad, el egoísmo, el egocentrismo, la perversidad, la ambición desmesurada.

Por desgracia, cada vez son más los casos en que un gobernante se olvida para que fue electo por los ciudadanos y se entrega al dispendio, al saqueo, y la vesania en el ejercicio del poder.

Estoy cierto que si en verdad funcionaran los órganos de control interno en los municipios, muchas cosas se lograrían evitar. Esto ocurre en todo el país y muchas historias obscuras se han escrito en pequeños y grandes municipios de la república.

Y si hablamos de gobernadores, ¡ufff!, ejemplos abundan.

En Sonora tenemos nuestro propio referente, bien lo sabe usted.

La figura de GUILLERMO PADRÉS ELÍAS, se mantiene viva en la memoria de muchos sonorenses.

Algunos le conocimos más de cerca que otros. Algunos tenemos historias que contar del exgobernador porque nos consta, porque conocimos la entraña de ese Gobierno desde una perspectiva más objetiva.

¿A qué me refiero con esto?

Primero, hagamos una precisión: yo estuve cerca del Gobierno padrecista. Tuve algunas charlas muy amplias con el entonces gobernador pero de ninguna recuerdo nada grato. Eran otros tiempos. Tiempos de lucha por una causa que los cajemenses consideramos justa.

Por mi posición crítica hacia su Gobierno, fue que me invitó a acompañarlo a Dolores Hidalgo, Guanajuato, donde se celebraría una reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

A mí me bastaron tres horas de intensa conversación para conocerle sus pretensiones y sus mentiras, pero también sus rasgos humanos.

Tengo, para mí, que en ese tiempo, 21 de abril de 2009, Padrés todavía no daba el salto al vacío que lo llevó a perder la proporción de las cosas y caer en desgracia política.

¿Nadie le dijo que tarde o temprano sus terribles desaciertos serían investigados y esto le traería graves consecuencias?

Creo que no.

A nadie se le puede escapar que en torno del poder, siempre hay una corte de lambiscones que hacen que el gobernante pierda todo vestigio de sentido común.

Guillermo Padrés cometió muchos errores, no hay duda de ello. Uno de los más determinantes, fue haber creído que el PAN, se mantendría en el Gobierno más allá de su sexenio.

No fue así y, como alguien lo dijo: a toda acción, hay una consecuencia.

Pero Padrés no es el único. Padrés es nuestro referente, pero hay muchos más en la República.

Hablar de JAVIER DUARTE DE OCHOA y de ROBERTO BORGE, exgobernadores de Veracruz y de Quintana Roo, respectivamente, sería lo de menos.

Ambos están en la cárcel y sus historias son de sobra conocidas.

Lo cierto es que hay muchos gobernadores bajo sospecha de corrupción a los que no se ha tocado ni con el pétalo de una rosa.

La palabra justicia se ha vuelto un cliché muy repetido hasta el punto de sonar hueco.

Por eso un 53 por ciento de los votantes en las elecciones del 1 de julio, votaron por López Obrador.

Por eso, justamente, es que la inmensa mayoría de los candidatos de Morena arrasaron en las elecciones.

Los ciudadanos se aferraron a las promesas de AMLO. Principalmente, a una frase suya que se repite en una televisora nacional constantemente: “Voy a gobernar  con rectitud y justicia”.

En boca de AMLO, esta frase tiene un sentido esperanzador. La gente se aferró a esa ilusión.

Nunca hubiera pasado nada si esa misma frase la hubiese dicho cualquier otro candidato. Lo dijo él y esto bastó.

En estos tres meses y días que han transcurrido desde el 1 de julio, muchas cosas han pasado. AMLO ha visto la realidad frente a sus ojos. De algún modo, sabe que muchas de sus promesas no podrán ser cumplidas, no porque le falta voluntad para hacerlo, sino porque a la gente que le rodea le falta esa voluntad.

La estructura legislativa de Morena empieza a agrietarse. Hace agua. Y algo parecido está sucediendo en el virtual gabinete de AMLO.

Ha habido serías contradicciones entre AMLO y algunos de sus futuros colaboradores.

AMLO empieza a perder la paciencia.

Sobre todo en temas tan sensibles como el del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

Se encuentra frente a una dicotomía de enorme riesgo: por una parte, está la opinión soportada en estudios técnicos de los expertos internos y externos; por otra parte, la eventualidad de no cumplir su promesa de cancelar la obra de Texcoco.

Para él, está en juego la confianza de esa gente en sus promesas y su preeminencia como líder de masas.

¿Qué hacer?

La realidad se contrapone con el populismo de AMLO. He ahí la cuestión.

¿Rectitud y justicia?

Habrá qué verlo.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: AYER LE FESTEJARON sus amigos su cumpleaños número 65 a JUAN LEYVA MENDÍVIL…

Tal como me lo había comentado, fue una convivialidad entre cuates, sin excesos, sin gentío, solo los más cercanos, los que radican en Ciudad Obregón…

Yo escribí estos Rumbos muy temprano así que solo pude registrar a unos cuentos contertulios...

A saber: BALTAZAR PERAL GUERRERO, agricultor de polendas; FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ, exalcalde de Cajeme. ABELON CASTRO GRIJALVA. FRANCISCO (El Payo) RAMOS BOURS, PEPE MENDÍVIL, PEPE HIGUERA, RAMÓN VILLEGA, RAÚL ACOSTA TAPIA, SERGE ENRÍQUEZ TOLANO…

Entre otros…

Por causas de fuerza mayor, el columnista no asistió…

LO QUE ME LLEVA A OTRO PUNTO, ciertamente muy entristecedor: don LORENZO CONTRERAS SANTANA, legendario autotransportista de la región, se encuentra sumamente delicado de salud…

Por desgracia, el cáncer está ganando la batalla…

Todos sus descendientes han estado a su lado, día y noche, haciéndole sentir al hombre que les dio la vida, que están con él hasta el último aliento…

Particularmente, he conocido de cerca la tragedia en el seno familiar y comprendo el dolor de mis amigos…

Ayer mismo platiqué con mi dilecto amigo LORENZO CONTRERAS ZAMORA… Le percibí resignado, cuidando los detalles que se tiene que realizar ante la cercanía del desprendimiento de un ser querido…

Alguien deberá escribir la vida de don Lorenzo como pionero del autotransporte regional en tiempos de suyo difícil…

Es todo.

Le abrazo.

[email protected]

Comentarios