Opinión

Para el presidente López Obrador, la anterior ha sido la más negra semana en el Gobierno

Rumbos

por Mario Rivas

PASAN LOS DIAS Y LOS comentarios no cesan. De hecho, crece la polémica y cada vez son más los que opinan que el Periodista de Univisión y articulista de Reforma JORGE RAMOS, estuvo—y está—en lo cierto y que ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR estuvo—y está—equivocado.

Como sea, ya no es una cuestión de opiniones. La realidad se ha impuesto. El presidente no tenía una información precisa sobre el número de homicidios. Como quién dice fue a la guerra sin armas.

Los hechos como fueron, caro lector.

AMLO entró en el terreno de los dimes y diretes con Jorge Ramos. Este presentó números oficiales, Amlo lo contradijo. Incluso, le levantó la voz en un intento por intimidarlo. Ramos no se arredró. También le levantó la voz y le insistió en sus cifras.

Finalmente, Amlo reconoció que en ese momento no tenía los números pero que se los daría. Luego le dijo que le daba mucho gusto tenerlo allí.

Esto último estuvo bien aunque se lo haya dicho de dientes afuera.

Y por si algo faltara, el propio secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, ALFONSO DURAZO MONTAÑO, corroboró lo expuesto por el periodista.

O sea, él tenía la razón.

La verdad sea dicha, López Obrador se metió en terreno pedregoso. Jorge Ramos puede no caerle bien a muchas personas por su estilo inquisidor pero no hay duda que es de los pocos comunicadores que tienen la voz completa.

No se dejó intimidar por DONALD TRUMP. Le respondió fuerte a NICOLÁS MADURO y eso le costó que lo tuviera en un literal secuestro hasta que finalmente lo dejaron salir.

 ¿Por qué tenía que ser diferente con López Obrador?

Según veo yo las cosas, la semana que recién terminó ha sido la peor de cuantas lleva en la Presidencia el tabasqueño.

Esto no tiene vuelta de hoja. Ciertamente, cada vez es más visible la resquebrajadura en el barco morenista en el poder.

Esto se veía venir a partir del hecho inocultable del batidillo en que se conformó la estructura del Gobierno y de las legislaturas federales. Pero también las locales, incluyendo a gobiernos municipales. Hay quienes dicen que esto tiene muy preocupado al presidente. Ya no logra atemperar tormentas internas con sus viejos dichos y con sus alardes de honestidad y proba trayectoria.

Puebla en estos días tiene un conflicto grave entre figuras de primera línea del morenismo. El pleito es entre el coordinador de la bancada en el Senado, RICARDO MONREAL, y la presidenta nacional de Morena, YEIDKOL POLEVNSKY. Y en la Cámara de Diputados, legisladores morenistas piden la renuncia de PORFIRIO MUÑOZ LEDO, nada menos.

Al interior del Gabinete, hay serias reticencias. El secretario de Relaciones Exteriores, MARCELO EBRARD, se ha convertido en una presencia de palo en los eventos oficiales.

Cada vez más notorio su distanciamiento de López Obrador.

Hay bronca en otras dependencias. secretarios contra secretarios. Algunos muy incómodos por las humillaciones que les ha infringido el Presidente.

Verbigracia: el sub-secretario de Hacienda ARTURO HERRERA.

¿Y al interior del país?

Peor tantito.

Los sonorenses son testigos de la falta de cohesión y de valores partidistas que prevalece en Morena. No hay identidad de partido. Hay carencia de identidad. Cada día se hace más acentuada la improvisación con la que se armaron las fórmulas electorales. Nadie respeta a nadie. El discurso de todos los días del presidente en las mañaneras de Palacio Nacional, no tiene eco en una multitud de funcionarios que llegaron—en su mayoría—, sin merecerlo.

Los resultados, aquí en Sonora, saltan a la vista: Navojoa, Guaymas y Hermosillo.

Así las cosas, pues, en Morena y en el Gobierno de la Cuarta Transformación.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: EXPLENDIDA la crónica de BULMARO PACHECO en su colaboración de los lunes en los diarios de esta casa editorial…

Su relato de hoy pertenece a la saga gratificante denominada “El Huatabampo que se nos fue” y está dedicada a los músicos de la tierra de los generales…

Ayer mismo lo platicaba con él: si Guaymas se caracteriza por ser generadora de grandes periodistas, escritores, promotores de la cultura y gente comprometida con los libros y las artes, Huatabampo por ser semillero de cantores, de músicos y bardos que han plasmado hermosas canciones…

En su recuento de músicos del “Huatabampo que se nos fue”, Bulmaro rescata sus mejores arrebatos de inspiración para contarnos la historia de notables huatabampenses que dejaron una huella indeleble, de música, canciones, poesía, noches de bohemia, episodios donde, por increíble que se antoje, usted encontrará a personajes tan inmortales como PEDRO INFANTE y JAVIER SOLIS, pero también a representantes de la música bronca y norteña, como “Los Lobos del Norte”…

Algunos nombres me hacen ruido: RODRIGO CORRAL, don JOSÉ GÓMEZ, ALBINO VALENZUELA (¿te acuerdas querido ARTURO OLIVARES SANEZ, en aquella noche bohemia en un salón de la avenida Miguel Alemán, en Ciudad Obregón, con gente de Huatabampo?) y algunos otros…

Yo no tengo ninguna duda: Bulmaro ama entrañablemente a Huatabampo. Y tengo, para mí, que ese municipio le debe un reconocimiento a su esfuerzo por mantener viva en el recuerdo la grandeza del “Huatabampo que se nos fue”…

Ni hablar: al César, lo que es del César… ¡OH, LA LÁ! BUENA CONVOCATORIA de MANUEL MONTAÑO, en su fiesta de cumpleaños (llegó a los 57), y al mismo, algunos priistas de pura cepa tuvieron la oportunidad de recobrar los bríos perdidos y hacer un poco de grilla política…

Como debe de ser, faltaba más…

Aquí tengo una lista incompleta de los asistentes: RICARDO BOURS CASTELO, ERNESTO GÁNDARA CAMOU, El Borrego; el exalcalde FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ, el exdiputado (dos veces) local, RAÚL ACOSTA TAPIA; RAMONCITA FLORES LÓPEZ, la muy querida lideresa sindical; el Prof. MANUEL BUSTOS, de quién no había tenido noticias tiempo ha; MEMO SILVA, a quién igualmente le había perdido la huella (vive en Hermosillo); JAVIER VILLAREAL GÁMEZ, líder de la CTM en Sonora…

También, CHAYITO OROZ IBARRA, CARMEN AIDA LACY, y MARTHA LUZ PARADA, que llegaron juntas…

AMIN MORUE SABAG, oriundo de un risueño pueblito llamado “Guadalupe Victoria”, enclavado entre la capital de Durango y Gómez Palacios, en cuya casa con los años abrió sus puertas un restaurant al que entré una tarde ajena, ventosa y polvorienta, a disfrutar de unas exquisitas gordita que allá las preparan como en ninguna otra parte (¡Larga vida para ti, estimado Amín!)…

TOÑO AGUILERA, “El Negro”, de memorables recuerdos para el columnista, hace medio siglo (un abrazo para ti, amigo mío)…

MANUEL PALMA ESPINOZA, mi amigo, mi hermano; SAÚL MANRÍQUEZ, líder natural campirano; ANDRÉS RICO, dirigente del PRI en Cajeme; LOLITO JUÁREZ, EMETERIO OCHOA BAZÚA, el maestro de la crónica deportiva, fuerte, entero, vital, en sus 83 años, ALFONSO ARAUJO BOJORQUEZ, así como el empresario sinaloense pero avecindado en Hermosillo, RODOLFO GÓMEZ URBALEJO, PATY GARCÍA, el abogado de polendas y promotor de la educación, RAMÓN CASTAÑEDA FÉLIX, entre muchos más…

¿Qué le parece?...

Es todo.

Le abrazo.

rumbosmrivas@outlook.com

Comentarios