Opinión

Ricardo Bours Castelo en Puerto Peñasco: “no haré alianza con el PAN, si con panistas”

Rumbos

por Mario Rivas

ERAN LAS 3 DE LA TARDE DE AYER. Al otro lado del teléfono, la voz del periodista de Hermosillo, se percibía titubeante.

--¿Qué van a hacer ustedes, que viven y trabajan en Cajeme, colega?

--¿Qué vamos a hacer de qué?

--¿Qué no estás enterado? Ya fue liberado Rogelio Aboyte y quiere volver a la presidencia municipal de Bácum.

--¿Y eso qué? Él sabrá por qué lo hace y en que se basa para tal propósito. Se puede amparar, ¿qué no?

--Pues los juristas dicen que es una opción a la que tiene derecho.

--Pues entonces así va a ser, digo yo.

--Benita Aldama anda nerviosa. Está fea la situación.

--Y cómo no. Es un problema que rebasa a todos. Ya vez, compañero, que nadie de Morena ha salido a dar la cara.

--Es que el miedo no anda en burro.

--Por lo que sea pero así están las cosas.

Al costo, caro lector. al costo.

Pues sí: en Sonora están sucediendo situaciones que se mantienen en silencio porque nadie se atreve a lanzarse al ruedo. A tomar al toro por los cuernos y enfrentar los riesgos como corresponde a cualquiera autoridad, del nivel que sea.

A nadie se le puede escapar que la sociedad está a merced de la inseguridad y de la violencia. Y hay qué decirlo: no es un asunto solamente de los municipios o de los Estados. Es un gravísimo problema que el Gobierno Federal no ha sabido cómo enfrentarlo, como atajarlo.

En Sonora las cosas no muestran tendencias a mejorar en materia de inseguridad. La violencia está en todas partes. No es privativa de una región especifica. Está en la capital del Estado. Está en Guaymas y en Empalme. Está en Cajeme, en el Valle del Yaqui y municipios rurales.

Y está en la zona del Mayo.

Ninguna autoridad, absolutamente ninguna, puede ufanarse de que en su municipio o en su Estado, hay paz y hay seguridad, con una o dos honorosísimas excepciones.

Yo me inclino por Yucatán.

Y en cuanto a municipio sonorenses, no hay manera de ser selectivos. Aquí lo he dicho siempre: la violencia se mueve. Es como si fuese un ente con ojos y con inteligencia.

En un contexto tan violento y riesgoso como este, se antoja degradante y burlona la conducta de algunos gobernantes, lo mismo alcalde y alcaldesas que gobernadores y hasta el propio Gobierno Federal.

Verbigracia: ayer amanecimos con varias noticias que en la jerga del antiguo periodismo escrito, se denominaría “notas de ocho”.

La detención en España de EMILIO LOZOYA AUSTIN, por ejemplo. El vil asesinato de una joven mujer a manos de su pareja y en presencia de su hijo autista. Incluso, la desolló.

Y las protestas de los padres de niños con cáncer. Y la paciente de cáncer en Coahuila, que se fue al amparo federal y un juez de Distrito ordenó que el IMSS le aplicara el tratamiento con los medicamentos que decían no tenían en existencia.

Los medicamentos aparecieron como parte de magia.

Y tantas cosas más.

Y en medio de todo esto, los medios se dieron tiempo para chacotear con la nota sobre “la cena de los mil 500 millones de pesos”, a la que en la víspera convocó el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR a un grupo de empresarios.

Todos los detalles fueron motivo de relajamiento para los comunicadores matutinos de la televisión mexicana, críticos por adicción del Gobierno de la Cuarta Transformación.

Por ejemplo, un detalle al desgaire: los empresarios empezaron a ocupar sus mesas. Sobre el lugar de cada quien, debidamente personalizada, estaba una carpeta en fino papel cartulina, que a simple vista parecía un menú.

Cada comensal abrió la carpeta para escoger su orden. No era menú. Era una carta de compromiso. No había medias tintas. Eran cifras redondas: 20 millones, 50 millones y 200 millones. Cada quien se comprometía a responsabilizarse por la cantidad escogida.

¿El menú?

No lo entendí bien pero los comunicadores pusieron fonda con este detalle: tamales de chapulín con chocolate caliente.

¡Y párele de contar!

Resultado: mil quinientos millones de pesos aunque no se precisó si fue en cheques o en cartas compromiso.

¿Qué hay con el avión?

Algunos dicen que no hay por donde entrarle. Que el avión no es del gobierno porque no lo ha pagado.

Vaya usted a saber.

Todo esto en una reunión de mucho relajamiento mientras afuera, en cualquier lugar de la República, la muerte a manos del crimen organizado, familias enteras son obligadas a abandonar sus casas y sus pueblos donde después llegan grupos de delincuentes a tomar posesión de las viviendas.

Esto pasa todos los días y ningún gobierno, ninguna corporación policiaca, toma cartas en el asunto.

¿Qué doña Benita Aldama tiene miedo? ¿Y cómo no tenerlo?

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡Y AGÁRRATE, GENOVEVA, QUÉ VAMOS A GALOPAR! RICARDO BOURS CASTELO inició a tambor batiente su gira por el noroeste de Sonora, concretamente en Puerto Peñasco, tras de haber estado en la Ciudad de México con la dirigencia nacional de Movimiento Ciudadano, luego en Mexicali y en San Luis Río Colorado…

Un medio de por aquellos rumbos, reporta que los puntos más impactantes de su intervención en PP, se podrían resumir de la siguiente manera: “no haré alianzas con el PAN, si con panistas; que se sume el ‘Borrego’ Gándara a mi campaña y quiero ser gobernador con visión ampliada”…

Ciertamente, no es la primera vez que el político cajemense hace declaraciones en ese sentido, pero, según mi modesta opinión, no lo había hecho con tal certeza y pundonor…

Ahora bien, puede ser que a algunos les parezca inadecuado, pero lo cierto es que Ricardo no está evadiendo la verdad: él se la jugó abiertamente en favor de ‘Borrego’ Gándara, enfrentó diversos obstáculos, organizó eventos multitudinarios en apoyo a Ernesto y esto es algo que nadie puede negar…

Él dice —lo dijo en alguna ocasión si no recuerdo mal—, que él ya se la jugó con el ‘Borrego’ en una ocasión y que ahora le toca a él…

Verdad de verdades…

Por otra parte, en esa frase de que “no haré alianzas con el PAN, sí con panistas” yo detecto una dirección si no especifica, sí muy inclinada hacia un personaje: ANTONIO ASTIAZARÁN GUTIÉRREZ…

Hace unos días platiqué brevemente con Toño—vía telefónica—y él está en lo mismo: platicar y llegar a acuerdos…

Como sea, Ricardo ha encontrado una calurosa respuesta en sus encuentros con ciudadanos de todos los partidos, no solo del que lo fue suyo, el PRI, sino de otras corrientes… Sin duda lleva una ventaja inocultable: su estilo y su audacia han sido como una bocanada de oxígeno para quienes se sienten decepcionados de sus partidos, incluyendo, naturalmente, a los morenistas…

Ricardo Bours tal vez habría compartido unos deliciosos tacos en Puerto Peñasco, con el profesor GERARDO FIGUEROA, exalcalde y exdiputado local…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com

Comentarios