Opinión

Se agregan más episodios a la churronovela de la Gaviota y Peña Nieto; Emiten supuesta ‘ficha roja’ para dar con el paradero del ‘Maloro’ Acosta; Ricardo Bours cumple su promesa y desde ayer deja las filas del PRI; Va como independiente por la gubernatura

Columna de Hierro

por Sergio Ibarra

Bueno, lo escribimos en estos apuntes hace cosa de dos meses bajo el título, ‘La Gaviota y Peña Nieto; fin de la telenovela’, anticipando el divorcio que venía en puerta entre la expareja presidencial luego del matrimonio ‘de conveniencia’, al estilo de Luis Miguel y ‘La Chule’ y armado por el Canal de los Estrellados.

Pero bueno, como toda telenovela que acapara reflectores –en este caso fueron seis largos años de estar en marquesinas–, el bodrio en cuestión no podía terminar simplemente así porque sí y aquí se rompió una taza y cada quien a su casa.

Resulta que tú no estás para saberlo, ni yo para callarlo, lector, pero es el caso que la taranovela presidencial da para más y a esta se suman algunos nombres de conocidos personajes del espectáculo, entre estos, el mismísimo Papa Francisco y el siempre controvertido cardenal Norberto Rivera Carrera, famoso por sus afectos de andar solapando actos de pederastia entre algunos hombres de la sotana.

Esto, sin descontar los amoríos que acaban de revelarse entre el ahora expresidente y la bella modelo Tania Ruiz en Madrid y cuyo romance, según se ha dicho, no es nuevo.

¿Y qué tienen que ver aquí los nombres del llamado Vicario de Cristo en este valle de lágrimas y Rivera Carrera?

Pues ocurre que la supuesta disolución matrimonial por la Iglesia entre Peña Nieto y la ‘Gaviota’ habría de ser una estafa más grande de la que se aventaron el ‘Maloro’ Acosta Gutiérrez y la Chayo Robles Berlanga.

Y en este otro bodrio eclesiástico habría participado muy directamente el ahora Arzobispo Primado Emérito de México y sucesor de Fray Juan de Zumárraga, ni más ni menos que montando un ‘simulacro de justicia’, para anular el matrimonio de Angélica Rivera y José Alberto, el ‘Güero’ Castro, a efecto de que la actriz pudiera escenificar uno más de sus sueños de hadas.

La disolución que se vio plagada de irregularidades se llevó entre las patas al presbítero José Luis Salinas Aranda, quien presidió una eucaristía en Acapulco, “para dar gracias” por el acontecimiento, pero nunca los casó ante la Iglesia, como sí fue el caso del padre Ramón García que fue quien unió en matrimonio a Castro Alva y la ‘Gaviota’ y de donde se agarraría don Norberto para sacar de las filas a Salinas Aranda y montar el tongo para convencer a la Santa Sede que había razones suficientes para declarar nulo el citado matrimonio entre el productor y cuñado de México, por aquellos años –es hermano de la excueronónica Castro y estrella de Televisa–.

Es el caso que Salinas Aranda llevó su caso ante el mismísimo obispo de Roma, pero este desoyó las peticiones de clemencia y murió víctima de cáncer del hígado sin haber recibido la debida justicia, mientras que la ‘Gaviota’ y Peña Nieto, saltados los escollos, finalmente se casaron por la Iglesia ni más ni menos que en la Catedral de Toluca, el sábado 27 de noviembre de 2010.

Y, como podrás ver, lector, esta historia continuará porque el caso será llevado (en un descuido hasta la pantalla chica o al mismo cine) de nueva cuenta ante El Vaticano en donde se podrá determinar si la unión sacramental entre la ‘Gaviota’ y Peña Nieto, fue un bodrio más como los seis años que estuvo de inquilino en los Pinos.

FIERRITOS EN LA LUMBRE… De confirmarse la versión que empezó a circular desde ayer en relación a una supuesta ‘ficha roja’ que habría emitido la Delegación de la Fiscalía General de la República en Sonora, se podrían colegir dos cosas:

Que Beltrones y el PRI le habrían escogido a Sylvana Beltrones Sánchez toda una ficha como pareja en la contienda de julio pasado en la que buscaron la Senaduría, perdiendo ante la pareja de Morena compuesta por Lily Téllez y Alfonso Durazo Montaño.

Y, dos; que para estas horas de este domingo, es muy posible que el brazo de la justicia ya haya caído sobre la humanidad del peor alcalde que haya padecido la capital del Estado.

Y dos preguntas más; estaría pasando lo mismo, –los sabuesos de la Fiscalía se anduvieran quebrando la cabeza para dar con el paradero del ‘Maloro’– toda vez que el PRI y Meade se hubieran alzado con la victoria?

Yo lo dudo.

Y algo más; ¿Qué tendrá qué decir a todo esto la senadora Beltrones que llevaba a un delincuente como fórmula al Senado?

Según la información que circuló ayer a través de las redes sociales, al ‘Maloro’ se le acusa por supuestos desvío de recursos cometidos en perjuicio del RAN a través de la llamada Estafa Maestra en la que habrían armado una intrincada red de universidades públicas y empresas fantasmas para beneficiarse ilegalmente.

Se sabe, según la supuesta ficha emitida que Acosta Gutiérrez puso pies en polvorosa cuando sintió pasos en la azotea y la emprendió por tierra con rumbo a Vancouver, Canadá.

Y en rápido cambio de frecuencia, como reza la vieja canción, sucedió, lo que nunca pensé.

Pero bueno, sobre aviso no hubo engaño y con fecha de ayer, tras 41 años de militancia en el tricolor, el exalcalde de Cajeme, Ricardo Bours Castelo cumplió su promesa y dejó de pertenecer al PRI al presentar, ayer, ante el ‘pato’ –asado– Ernesto de Lucas Hopkins, su renuncia con carácter de irrevocable al darse cuenta que, de plano, en su ahora expartido no están las condiciones –no hay suelo parejo, pues— como para pensar que él podría encabezar la lucha en busca de la gubernatura del estado, como son sus piensos.

Y, como ya dijo el mismo Ricardo que no irá ni por el PAN ni por Morena, es casi un hecho entonces que buscará relevar a la actual gobernadora, Claudia Pavlovich, a través de una candidatura independiente, igual que años atrás lo hiciera en Nuevo León el ‘Bronco’ Jaime Rodríguez, posición que alcanzó abrumadoramente lo que quiere decir que sí se puede.

Sugerencias y comentarios; [email protected]

Comentarios