Política

¿Resignación o estrategia? Javier Duarte desiste de apelar su condena

La renuncia del veracruzano a litigar contra su condena ocurre apenas siete días después de que presentara su apelación

por José Luis Gamboa Parra

El exgobernador de Veracruz habría entregado por escrito el desistimiento de la impugnación(Internet)

El exgobernador de Veracruz habría entregado por escrito el desistimiento de la impugnación | Internet

Ciudad de México.- Javier Duarte desistió de la apelación contra la condena de 9 años de cárcel impuesta en el caso donde se declaró culpable por los delitos de asociación delictuosa y lavado de dinero.

La información que circula a nivel nacional es referida de informes del Poder Judicial de la Federación, el exgobernador de Veracruz habría entregado por escrito el desistimiento de la impugnación al Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte.

La renuncia del veracruzano a litigar contra su condena ocurre apenas siete días después de que presentara su apelación, recurso que al momento del desistimiento no había sido remitido por el juez de control a un tribunal unitario.

A pesar de retirar su recurso, ahora el juzgado pedirá a Duarte que ratifique su escrito y, en el momento de suscribirlo, ahora sí quedará firme la condena impuesta el pasado 26 de septiembre por el juez de control Marco Antonio Fuerte Tapia.

De acuerdo con la información recabada, Duarte había apelado su condena con base en tres argumentos esenciales.

El primero de ellos es que fue sentenciado únicamente con base en su declaratoria de culpabilidad, lo cual a su consideración no basta, pues un veredicto de esta naturaleza debería sustentarse con elementos de prueba.

El segundo aspecto, más técnico, es que reclamaba un concurso ideal de delitos, lo que en términos reales se traduce en que debía darse una compurgación simultánea de las condenas impuestas por cada ilícito.

Es decir, que en lugar de 9 años se contabilizaran 4 años y medio de prisión, lo que hubiese abierto la posibilidad de que reclamara su libertad anticipada en julio del próximo año.

El último punto que alegó fue el decomiso de 40 bienes inmuebles, argumentando que ninguno de ellos estaba vinculado a su persona y ninguno de los propietarios de los mismos estaba sujeto a proceso por la misma causa de lavado y asociación delictuosa.

En conclusión, no había causa legal para que pasaran al patrimonio de la Federación.

Temas
  • Sistema
  • Justicia
  • Penal
  • México

Comentarios