SEGURIDAD

"Detrás de cada bala, una historia": Así son los narcocementerios de camionetas

Existen corralones a lo largo del país que lucen saturados de vehículos baleados o quemados, asegurados por las autoridades al crimen organizado

Hummer del crimen organizado, baleada.Hummer del crimen organizado, baleada Créditos: Internet
Por
Escrito en SEGURIDAD el

Hermosillo, Sonora.- "Detrás de cada bala hay una historia", así describe un hombre que cuida las camionetas baleadas, perforadas decenas e incluso centenas de veces por poderosos proyectiles. 

Se trata del cuidador de un enorme predio en la orilla este del Gran Desierto de Altar, un depósito de vehículos incautados por las autoridades de Seguridad a cárteles y grupos criminales. 

Y es que se puede apreciar que en cada orificio de las carrocerías retorcidas, en los vidrios estrellados, hay una narrativa no solo de violencia, sino de horror. 

Aunque en un principio se resistió por temor, el velador del corralón platicó con el fotoperiodista Jorge Carballo acompañado del camarógrafo Édgar Mejía sobre algunos detalles de los vehículos que ahí se resguardan: 

En esta (señala una Suburban descuadrada por la enorme cantidad de parque que recibió), una calibre .50 le pegó en la cara al sicario que la manejaba. Cuando me llamaron y fui a recogerla al lugar del enfrentamiento, todavía no sacaban del asiento al hombre muerto".

Y agregó mientras "se le descomponía un poco el rostro":

Tenía colgando la mandíbula del lado izquierdo, la quijada, el cachete, la oreja. Bien feo. Olía feo, a quemado por la pólvora… ".

El guía improvisado, quien se sabe los nombres de sicarios, sus bandas, sus pecados, sus gustos, además narró:

Hay trocas blindadas. Son las de los jefes".

Otras no, las que peor quedaron por los estragos de las batallas. En prácticamente todas hay ropa con dibujos camuflados, pasta de dientes, desodorantes y protectores solares.

También en algunas se aprecian manchas de sangre, latas de comida, botellas de agua, cerveza y refrescos vacías, empaques de teléfonos móviles, audífonos, discos de música grupera y narcocorridos.

 

Fuente: Blog del Narco