SOCIALES

Obispo Felipe acude a la inauguración de nueva parroquia en Cajeme

Nuestra Señora del Rosario es un proyecto de construcción y fe que se idealizó en los años ochenta y hoy por fin es una realidad gracias al Patronato de la Construcción

Inauguración de la parroquia.El obispo Felipe lanzó una invitación para rezar el rosario todos los díasCréditos: Tribuna
Escrito en SOCIALES el

Ciudad Obregón, Sonora.- El jueves pasado, la grey de Ciudad Obregón se reunió en la inauguración de la Nueva Parroquia de Nuestra Señora del Rosario.

La ceremonia contó con la presencia del Obispo Felipe Pozos Lorenzini y del Patronato de la Construcción, actores fundamentales para que la obra llegara a buen puerto.

El proyecto de construir la parroquia se idealizó en los años ochenta por el Padre Fidel, algunas décadas después, los fieles de la comunidad se unen y, con la llegada del Padre Guadalupe, en 2018 se coloca la primera piedra de lo que sería este templo, que ahora recibe las oraciones de la comunidad.

  • La comunidad se une en oración

A la puerta de la parroquia se llevó a cabo la inauguración. Fue el empresario cajemense Gilberto Félix Bours el encargado de dirigir unas palabras a los presentes, quienes en conjunto agradecieron la presencia del Señor Obispo durante la celebración de la palabra y Eucaristía.

Extiendo los agradecimientos hacia los benefactores del proyecto, tanto en especie como en oración, así como a cada uno de los constructores y albañiles que participaron en la obra, Dios los bendiga", mencionó Gilberto, extendiendo su gratitud a los miembros del patronato: "Marcelo, Arturo, Juan Antonio, Alejandro, Gustavo, Héctor, Nicolás, Julio, Karl, Gaby, Eli, Marcela, Ana Lourdes y Gloria'".

De la misma forma, compartió una invitación a nutrir la fe uniéndose a la comunidad de Nuestra Señora del Rosario, así como a los proyectos por venir:

Que nadie dude de que continuaremos la lucha, con la que nos comprometimos desde el primer día, para que el Templo sea concluido por completo, incluyendo el proyecto de criptas y el del Santísimo", señaló en la inauguración.

La nueva Casa de Oración de Ciudad Obregón fue sede también de un rito de incensación, que es la quema del incienso para significar que el sacrificio de Cristo, que se perpetua ahí místicamente, sube a Dios para asegurar que las oraciones de los fieles lleguen al Padre.

"Yo solamente quisiera recalcar, hermanos, cuando vengamos a la Eucaristía tenemos que salir distintos, porque así como va subir el humo, nuestra oración sube al padre", explicó el Obispo Felipe, momentos previos a la celebración de la palabra.

Por último se realizó la consagración de la nueva parroquia para despedirse con cantos por cortesía de la Tuna. La nueva iglesia está ubicada en la Calle Banámichi esquina con Campeche en la colonia Villa California.