Esposa de oftalmólogo pide disculpas por negligencia

Leticia Abundis Castro, esposa del oftalmólogo pide disculpas a nombre de su esposo Armando Cisneros en redes sociales

por

/x

Ciudad Obregón, Sonora.- A través de las redes sociales, la señora Leticia Abundis Castro defendió a su esposo, el oftalmólogo Armando Cisneros Espinosa, quien el 26 de junio operó y dejó ciego Fernando Jonathan Valdez Ayala, en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Ciudad Obregón.

 

En el grupo de Facebook #yosoy17 Somos médicos no dioses, manifestó la situación que vive a raíz de que su esposo atendió al menor que presentaba un diagnóstico de retinoblastoma (tumor) del grupo E en el ojo izquierdo, que requería intervención inmediata y glaucoma congénito en el derecho. Extirpó el ojo con el que el menor tenía visión y dejó el que tiene cáncer.

A continuación el texto íntegro: “Buenas noches a todos, como dice el lema ‘somos médicos no Dioses’, quiero expresar un comentario como esposa, madre y después como médico, que ha sido adoptada en Ciudad Obregón. Mi esposo es el oftalmólogo que operó al bebé de retinoblastoma y creo que la evolución del niño, el resultado de estudios de imagen como RM y la exploración bajo anestesia, le hizo pensar que el niño padecía eso en ambos ojos, estoy consciente que errar es de humanos. Sin embargo, se ha hecho una ‘carnicería’ con ese hecho, se publicó el nombre, apellido, domicilio y todo lo necesario para localizarlo a él y a mis hijas. Nuestra familia está sufriendo horas de angustia, temerosos que lo agredan a él o a nosotros, hay muchas personas que expresan su opinión, pero a su vez amenazan. ¿Eso no es contra nuestros derechos humanos? En el Instituto lo han suspendido y no dudo que lo vayan a rescindir, sin embargo, todos estos años que dedicó su vida a atender pacientes, resolver problemas importantes, restituir la visión en muchos y enseñar a los residentes con mucha dedicación, parecen no contar, él ama lo que hace y nunca ha dañado a alguien con intención o dolo, eso lo puedo asegurar; ha recibido muchas llamadas de pacientes apoyándolo, creo que eso no es gratuito. Como médico no puedo decir si lo que hizo fue correcto o no, mis conocimientos en oftalmología, así como del caso clínico no me permiten opinar más allá de esto, pero estoy convencida que ningún médico estudia tanto años y dedica su vida a la medicina, para hacerle daño a sus pacientes, al contrario, todos queremos ayudarlo y mejorar el pronóstico funcional o de vida. Les pido disculpas por este comentario tan personal, pero no encuentro otro sitio en dónde expresar lo que siento. Los secuestradores y asesinos son protegidos por la CNDH, pero un médico que puede haber cometido un error y su familia, parecen no merecer el beneficio de la duda, lo condenan antes de juzgarlo. Desde Ciudad Obregón, Leticia Abundis Castro”.

Comentarios