Medio Ambiente

Ambientalistas siguen luchando para mejorar ambiente en Sonora

Su objetivo es tratar de reducir el uso de agroquímicos y sustancias en los campos agrícolas, así como disminuir la contaminación es lo que demandan

por Álvaro Nieblas

/x
agroquímicos

agroquímicos agroquímicos

Hermosillo, Sonora.- Ajustados por una sociedad más informada y con dependencias y reglas en los tres órdenes de Gobierno, se avanza en la sanidad de los campos agrícolas en el Valle del Mayo, donde se lucha contra la contaminación desde diferentes trincheras y el mal manejo de sustancias agroquímicas, informó Máximo Ibarra Borbón, luchador social y ambientalista de más de 30 años.

Indicó que se inició la lucha por un mejor ambiente en el sur de Sonora a través del comité de vigilancia pro salud, donde solicitaron el mejor uso y manejo de los agroquímicos, así como de los envases que eran arrojados a las orillas de caminos, drenes y canales, donde cargaban y aterrizaban los aviones fumigadores, de cuya problemática ahora se ven los resultados.

Reiteró que los avances son importantes en ese renglón desde los tiempos de inicio de esa lucha, al considerar que era más fácil encontrar envases vacíos de agroquímicos dispersos en los campos que una aguja en el pajar, ya que era frecuente la labor de fumigación en avión, donde mezclaban los plaguicidas y otras sustancias a la orilla de canales, contaminando las aguas superficiales.

Explicó que las luchas dieron resultado con las reglas en la mano, evitándose que las naves fumigadoras aterrizaran en los caminos y carreteras; se acondicionaron centros de acopio de recipientes con triple lavado en el Ríito Huatabampo, en Benito Juárez y en la Zona Fuerte Mayo, de donde son retirados para reciclado en Monterrey y a otras partes donde les dan otro uso.

El ambientalista destacó que en el uso de plaguicidas se usaban sustancias prohibidas en otros países, algo que en la actualidad está más vigilado y sancionado por las autoridades de la procuraduría ambiental, procurando servicios menos dañinos y sin tanta toxicidad a los trabajadores que los aplican y al medio ambiente. Especificó que al inicio de las actividades no había direcciones de ecología en los ayuntamientos, tampoco reglamentos, ahora se aplican sanciones aunque los siga afectando el renglón político, ya que los alcaldes vienen de baños de política y no aplican las reglas a los productores por el costo que en las urnas les puede costar y máxime cuando también se dedican a esas actividades como los munícipes de Huatabampo y Etchojoa donde varias quemazones de gavilla de trigo y de maíz se hicieron presentes en el pasado ciclo agrícola.

Carlos Miranda Mendívil, luchador social, comentó que las poblaciones del Bajo Río Mayo siguen sufriendo de la quema de los esquilmos de los cultivos y principalmente del trigo, siendo esta una práctica muy antigua que se daba en los lugares más apartados, pero ahora no se respetan las áreas cercan

Temas

Comentarios