SONORA

2020, un año negro para las corporaciones policiacas de Sonora

La burocracia, la falta de recursos y el nulo apoyo hacen de los policías un ‘blanco fácil’ para ser asesinados en un sistema que poco los protege. Este 2020 fue un año negro para las corporaciones policiacas de Sonora

por Alejandra Avalos

/x

Homenaje de policía caído en Ciudad Obregón

Ciudad Obregón, Sonora.- El 2020 fue un año negro para las corporaciones policíacas. De enero a noviembre un total de 21 policías de todos los niveles fueron abatidos en Sonora.  Cajeme, Hermosillo y Guaymas conforman el epicentro de dicha violencia.

Sin embargo, los asesinatos no son el único problema que sufren estos elementos. Una radiografía completa detalla que también son presas de un sistema laboral que, gracias a la burocracia, los hace trabajar con carencias. 

  • Los están matando

En casi tres años, del 1 de enero de 2018 al 30 de noviembre de 2020, se registran 55 policías asesinados, de ellos: 51 eran hombres, tres eran mujeres y uno no fue identificado. El problema es más preocupante, pues, aunque sus muertes son un ataque directo al Estado, la mayoría de los casos pasan desapercibidos.  

El Comité Ciudadano de Seguridad Pública Sonora en su estudio ‘Reporte de Policías Asesinados 2020’ encontró solo un caso de 2020, donde la Fiscalía General de Justicia del Estado, obtuvo sentencias entre 79 y 84 años de prisión para cuatro sujetos responsables del homicidio de Marco Vinicio, comisario de Seguridad Pública de Empalme.  

  • Expuestos 

Félix Tonella, presidente del comité, aseveró que para resolver el problema el primer paso que se debe de hacer es hablar de los policías y sus carencias.

34 por ciento de los policías en Sonora ganan debajo de 10 mil pesos, y otro porcentaje arriba del 40 gana entre 10 mil y 15 mil pesos al mes. A los policías les exigimos mucho que estén ahí y sean la barrera protectora de la inseguridad. Son los primeros respondientes en pocas palabras, deben de estar bien atendidos”. 

De acuerdo con el Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Demarcaciones Territoriales de México en Sonora de los cuatro mil 666 policías: seis por ciento gana 5 mil pesos; 34 por ciento gana de 5 mil a 10 mil; 41 por ciento gana de 10 mil a 15 mil; 14 por ciento gana de 15 mil a 20 mil; tres por ciento gana de 20 mil a 25 mil y solamente el dos por ciento gana más de 25 mil pesos. 

La falta de confianza de la ciudadanía hacia los elementos es otro punto que los afecta psicológicamente. “Es importante mejorar la imagen del policía para que la gente confíe en ellos, es trabajar en lo difícil no se puede darle la vuelta de un día para otro. Se trata de cuidarlos”, afirmó Félix Tonella. 

  • Cuando la burocracia mata 

La disminución de recursos como lo era el Subsidio para el Fortalecimiento del desempeño en materia de Seguridad Pública (Fortaseg) y los presupuestos mal ejecutados de los gobiernos municipales son la otra ‘piedra en el zapato’ del sistema policial.

De acuerdo con datos del Observatorio Sonora por la Seguridad, en el año 2019 Cajeme recibió 23 millones 661 mil 160 pesos por Fortaseg, mientras que en el 2020 solamente recibió una cantidad de 19 millones 930 mil 839 pesos, con una reducción de 15.76 por ciento. El año siguiente no recibirá nada.

Jesús Manuel Ruiz Zárate, titular de la Asociación de Policías Frente Unido Profesional (Fupac) y representante legal de la Policía Municipal, señaló que desafortunadamente la gente ha perdido la cultura de la denuncia, no solo por el actuar del policía, sino por la labor de la Procuraduría, ejemplificando que no siempre se les da el seguimiento debido a los reportes.

El policía tiene la obligación de levantarles el Informe Policial Homologado (IPH), a los ciudadanos que han sido víctimas de delito, pero a veces el policía pone la denuncia y en la Procuraduría no se le da seguimiento, repercutiendo directamente en la imagen del elemento policiaco”, declaró el dirigente. 

Ruiz Zárate añadió que también existen muchos policías que evitan realizar el IPH, pues luchar con la burocracia es difícil, ya que se tienen que entregar de 4 a 5 copias de cada informe que hacen, y cada uno consta de 11 hojas, “y el costo de las hojas y copias se pagan con recursos del propio elemento. Hay muchos policías, unos malos y otros con la vocación, pero la vocación no les va a dar de comer a su familia, ya que los sueldos son bajos y sin justificar, si son un factor para la corrupción”, finalizó.

  • Peligroso ser policía

En Cajeme durante 2020, cinco elementos fueron asesinados. Cuatro policías municipales y un policía estatal de Seguridad Pública. Los asesinatos de tres de ellos se dieron en un periodo de menos de 10 días. 

El regidor y aún presidente de la Comisión de Seguridad, Víctor Ibarra, declaró que el asesinato a policías es un acto reprobable. “En mi punto de vista los elementos caídos este año eran muy buenos elementos, personalmente conocí bien a Ricardo Lozada ‘El Cadete’, quien tenía sus proyectos de vida, y tras el evento desafortunado, se frustraron sus metas y las de su familia”.

“Si queremos que la policía esté preparada, deberían tener un sueldo digno, y la ciudadanía debe de volver a confiar en el cuerpo policiaco, para que vuelva la confianza en realizar denuncias”.

Temas

Comentarios