Ciudad Obregón

Préstamos personales, un paliativo para las deudas durante pandemia en Cajeme

En Cajeme existen personas que ofrecen créditos rápidos, mismos que pueden llegar a resultar impagables por sus condiciones de desventaja para los usuarios, quienes los solicitan ante la falta de solvencia económica por la pandemia
jueves, 11 de febrero de 2021 · 22:18

Ciudad Obregón, Sonora.- La disminución de ingresos, pérdida de empleo, pagos de servicios atrasados, son algunas de las problemáticas que cada vez sufren más cajemenses debido a la pandemia, por lo cual recurren a préstamos personales, pero al no cubrir los requisitos en entidades financieras registradas, optan por solicitar créditos con usureros.

Pedro Daniel, empleado promotor de préstamos de una financiera local, explicó que a raíz de la pandemia la demanda de créditos ha presentado una disminución desde que se presentó el cierre de actividades.

Para poder calificar a un crédito, necesitamos ciertos documentos con los cuales investigar la situación financiera del solicitante, pero por motivo de la pandemia, mucha gente dejó de acudir y en muchos casos, la creencia que el continuo contacto de los documentos, pudiera ser factor para contraer el Covid-19”.

Financieras serias, reportan baja de afluencia de solicitantes

El empleado añadió que otro de los factores para esta baja de solicitud de préstamos, se debe a que al ser en su mayoría adultos mayores y personas de escasos ingresos, con los apoyos que les da el Gobierno, se limitan a sacar un crédito.

En el caso de las personas de ingresos reducidos, en muchos trabajos, si bien no perdieron el empleo, si les limitaron las horas extras, por lo cual no tan fácil quieren comprometerse a un pago que no saben si lo podrán cubrir, y gente que perdió el empleo, pues no califica para un préstamo al no poder demostrar ingresos”, finalizó.

Lee también: Homicidios y Covid-19, elevan los servicios funerarios en Cajeme

Lo anterior no quiere decir que la necesidad de una rápida liquidez no esté presente, por lo cual cada vez más los ciudadanos acuden a los préstamos informales o crédito sin garantía, con usureros o financieras no autorizadas, explicó Alexandra González Castro, abogada mercantil.

A través de internet, por una tarjeta que te llegó, incluso en volantes pegados en los postes por las calles de la ciudad, encuentras personas que prestan dinero sin necesidad de avales, sin necesidad de verificar el buró de crédito, incluso cantidades que de antemano se sabe que la persona no va a poder pagar”, señaló la especialista.

González Castro, recomendó que, dejando por fuera los riesgos de sufrir una estafa, como que pidan un anticipo antes de recibir el efectivo, o que se les dé un mal uso a los datos personales del interesado, lo principal es verificar que sea una institución financiera avalada por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Debemos considerar sospechosos, aquellas entidades con pocos requisitos para obtener el crédito, pues puede implicar que la tasa de interés a pagar varíe, lo que puede hacer es que llegue a ser muy alta, resultando en un crédito muy difícil de pagar, y en algunos contratos existen altos recargos por morosidad, lo que convierte en impagable el acuerdo”, explicó.

Para finalizar la legista aconsejó evitar contacto si se acercan por diferentes medios no formales y no entregar documentos personales o datos de tarjetas de crédito o débito si no está seguro de que sea una empresa seria.

Lee también: Red Feminista Sonorense en Cajeme, exige avances de la comisión de búsqueda de personas

Ricardo, empleado en una maquiladora local, declaró que su trabajo dentro de esta, es solo para poder encontrar clientes, ya que su forma de ingresos más fuerte, es a través de préstamos personales.

Es difícil confiar en alguien cuando existe dinero de por medio, así que yo les facilito la cantidad de dinero que requieran de inmediato, hasta 10 mil pesos, les doy facilidades de pagarme en abonos desde 100 pesos semanales, yo por cada mil pesos prestados cobro 50 pesos de interés semanal, cantidad que pagan hasta que liquidan el adeudo, para asegurar el pago, al momento de prestarles, me quedo con su tarjeta de nómina, cada semana yo retiro por ellos su sueldo, cobro mi comisión y el abono que me decidan dar y el resto se los regreso”.

Comentarios