Ciudad Obregón

Deslindes en las tierras yaquis al sur de Sonora: Un conflicto político lleno de ambición

Los deslindes de 40 terrenos al sur de Sonora avizoran una problemática con reclamos históricos de la etnia Yaqui, pero con temor de los productores a ser expropiados
lunes, 5 de abril de 2021 · 11:11

Ciudad Obregón, Sonora.- El Gobierno de la Cuarta Transformación a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) ha comenzado (desde el pasado 5 de marzo) con un proceso de medición y deslinde en diversos predios del sur de Sonora en base al Plan de Justicia para la Etnia Yaqui prometido por el presidente Andrés Manuel López Obrador

Estos deslindes de tierra ya plantean un conflicto entre: el Gobierno, los yaquis y los propietarios de estos terrenos, que en su mayoría son agricultores. El proceso, al ser meramente a través de las publicaciones de los desplegados, ha creado incertidumbre y muchas dudas. Para muchos de los propietarios se ve como una antesala para un proceso de expropiación tal como ocurrió con el presidente Zedillo. Y temen que por hacer “justicia” a los yaquis les hagan una injusticia a ellos. Todo sucede en un año electoral, lo que abre paso a dudas por parte de los propietarios pues argumentan que podría ser un tema político. 

  • Conflicto histórico

Como presidente Lázaro Cárdenas del Río trató de resolver los problemas de agua y territorio. Se derivaron dos decretos donde se reconoció toda la extensión de tierra que pertenecía a los yaquis, la cual se llamó polígono propiedad. "[...] A la Tribu Yaqui se le reconoce toda la extensión de tierra laborable ubicada sobre la margen derecha del Río Yaqui, con agua necesaria para riegos de la Presa (en construcción) de la Angostura [...]", se publicó en el Diario Oficial de la Federación.

Aparentemente los conflictos de la etnia con el hombre blanco estaban solucionados, hasta que llegó Ernesto Zedillo, quien publicó el decreto de expropiación a la tribu de dos mil 688 hectáreas (dos mil 079 de riego y 609 agostadero) en la llamada Cuchilla, ubicada en tierras de Cajeme, Bácum, San Ignacio y Guaymas. Se sabe que por esa expropiación (con la que no estuvieron de acuerdo los gobernadores tradicionales de Pótam y Vícam), se ampararon y le depositaron a la tribu 40.4 millones de pesos en Fideicomiso Fondo Nacional de Fomento Ejidal (Fifonafe). Con los otros presidentes (Fox, Calderón y Peña Nieto) la etnia entró en conflicto por diferentes situaciones como el Acueducto Independencia.

  • La nueva "justicia"

Ante la aparición del proyecto del Ayuntamiento de Hermosillo por construir el Ramal Norte o Acuaférico los conflictos con los yaquis volvieron a estallar. A mediados de 2020 (julio) la tribu decidió volver a la toma de carreteras como una "medida de presión", desde entonces la situación ha estado tensa e incluso ha provocado violencia.

En su visita a Vícam el pasado 10 de agosto, López Obrador prometió regresarle a la tribu lo que le pertenece, "primero que se haga un replanteo de toda la tierra, porque deben haber nuevos núcleos agrarios y se tiene que saber quiénes son los que están ocupando esas tierras, se tiene que ver cuales son propiedad privada, si tienen papeles y cuantos se consideran terrenos nacionales", afirmó. El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), la Sedatu, la Secretaría de Gobernación y demás dependencias han trabajado durante meses en mesas de diálogo para conocer las exigencias de la tribu y darles solución dentro del Plan de Justicia.

  • Las partes implicadas en el conflicto ¿cuál es su postura?

La Matanza: Un pequeño poblado en medio de un conflicto enorme

La familia de Juan Gutiérrez Limón lleva más de 90 años viviendo en el predio de La Matanza, viven de la pequeña ganadería, pesca y agricultura; su terreno tiene una extensión de poco más de mil 600 hectáreas que colinda con el predio de la Tribu Yaqui. Los papeles de la propiedad están a nombre de Rosario Hernández Matus, abuela de Juan y datan del acuerdo de Cárdenas; ellos se acentuaron en el lugar desde 1930.

Juan Gutiérrez Limón

Sin embargo, la etnia reclaman los terrenos como suyos, por lo que con la publicación de deslindes, las 12 familias que viven ahí (todos familiares) están en riesgo de perder todo su patrimonio. Actualmente los Yaquis ya tomaron el rancho La Piedrita (donde vivían otras 5 familias que quedaron desamparadas) y lo renombraron El Rescate, también invadieron parte del terreno de La Matanza, donde más allá de trabajar la tierra se dedican a rentarla a terceros. Los Gutiérrez acusan directamente a Juan Luis Matus de estar detrás de las invasiones, y creen que de quitarles los terrenos los usarían para lo mismo: rentarlos. Actualmente la familia ya presentó sus papeles de propiedad ante Sedatu y confían en que la "justicia" no les afecte.  

Yaquis piden justicia: Agua y tierra, sus principales causas

En sus manifestaciones, la Guardia Tradicional de la Nación Yaqui ha exigido directamente la cancelación del Acueducto Independencia, que se cumpla con la construcción de infraestructura para el desarrollo social y servicios públicos de estos ocho pueblos, y en cuanto a la tierra, los yaquis buscan recuperar alrededor de 500,000 hectáreas, algunas de las cuales están en posesión de comuneros y agricultores. "De parte de la tribu queremos como dice el documento Plan de Justicia que nos devuelvan el territorio que realmente es de nosotros.

Ahora pues el señor presidente está trabajando en ello y nosotros estamos informándole donde está y por donde va el territorio original de la tribu. Ya sabemos que es difícil y hay mucho en contra para lograr todo esto", confirmó Juan Luis Matus, capitán de la Guardia Tradicional de la Etnia Yaqui, en la comunidad de Loma de Guamúchil a TRIBUNA. Sobre el terreno de La Matanza comentó que ya existía una lucha de 4 años, "la Tribu Yaqui lo acreditó como miembro (al dueño del terreno)y él le dio la espalda registrando las tierras como suyas, pero no es así su mamá le rentaba las tierras a la tribu". 

Sedatu contempla someter a deslinde y medición un total 40 predios

María Estela Ríos González, directora general de Ordenamiento de la Propiedad Rural de la dependencia, explicó que hay varios terrenos baldíos que pertenecen a la nación que no han sido medidos ni deslindados, y que este proceso es una investigación para saber cuáles son. Dijo que esto no quiere decir que todo sea terreno Yaqui ya que tienen conocimiento que sí hay títulos de propiedad, pero que efectivamente la restitución de tierras tiene que ver con el decreto de 1940, donde se emitió una resolución y se establecieron los límites de la superficie que correspondía a la tribu.

Por otra parte, la Sedatu aclaró en una publicación del 26 de marzo que el procedimiento no implica ningún proceso expropiatorio y todas las personas interesadas deben tener la seguridad de que serán escuchadas. Este es un proceso de regularización de tierra que respetará toda propiedad social y privada, debidamente probada. Además, se revisarán los casos en cuya posesión de la tierra sea susceptible de ser regularizada. "Estas acciones también buscan dar certeza y seguridad jurídica al territorio del sur de Sonora". 

  • Ven interés en ubicación estratégica

El camino que pasa por Buenavista puede convertirse en una carretera alterna hacia Hermosillo sería uno de los objetivos de quienes buscan apropiarse de las tierras de esta comunidad pesquera, explicó Nemesio Parra. Dicha carretera tendría un valor estratégico en situaciones extremas como inundaciones y cuando existan bloqueos en la carretera, dijo el exvocero de los habitantes de Buenavista. Tal vez a eso obedece el interés de los Yaquis para que les restituyan tierras que consideran suyas pero que fueron otorgadas a esta comunidad. 

  • "Mar no es terreno Yaqui"

El experto en catastro Ignacio Lagarda también historiador y cartógrafo  al revisar el nuevo polígono del Plan de Justicia señaló que como cartógrafo lo descalifica ya que abarca parte del mar. "Abarcan hasta el mar y el mar no es una propiedad territorial, no tiene lógico que el polígono sea hasta el mar. Para mí como cartógrafo pues me dice que quienes hicieron la mensura son totalmente ineficientes", explicó. Para el experto el conflicto existirá pues siempre que se mida un predio nunca será exacto. 

Comentarios