SONORA

Luis relata las experiencias que ha vivido en los panteones de Hermosillo

Desde muñecos con alfileres, frascos con trabajos de brujería, hasta restos donde se llevaron a cabo rituales, Luis Estrada ha encontrado en los diferentes panteones de Hermosillo
lunes, 17 de mayo de 2021 · 18:19

Hermosillo, Sonora.- Desde muñecos con alfileres, frascos con trabajos de brujería, hasta restos donde se llevaron a cabo rituales, Luis Estrada ha encontrado en los diferentes panteones de Hermosillo, durante el tiempo que tiene trabajando como sepulturero.

El originario de Coahuila, tiene alrededor de 5 años realizando los servicios fúnebres en los panteones de Hermosillo, donde asegura que ha tenido oportunidad de encontrarse con muchas situaciones que a cualquier otra persona, le ocasionarían miedo.

Hemos encontramos frascos con fotografías, muñecos con alfileres, con hilos de colores. Hay algunos que huelen a miel, a esencia de flores y hay otros que contienen puros chiles, en una ocasión encontramos uno muy feo, porque contenía vísceras podridas con una fotografía y una leyenda”, recordó.

Asimismo afirmó que ha experimentado situaciones extrañas mientras realiza los trabajos de inhumación y exhumación de cadáveres. “Para hacer más ameno el trabajo ponemos música o la radio, y en ocasiones cuando ya estamos llegando al féretro, se empieza a cambiar la estación o a desprogramar el teléfono”.

En una ocasión estaba trabajando con un compañero y de repente escuchamos una voz de una niña, pero al buscar no había ninguna persona en el panteón”, dijo.

El panteonero recordó que en una ocasión mientras realizaba un servicio de exhumación, al momento de abrir la tumba, el ataúd se encontraba de cabeza. “Todos nos sorprendimos y nos preguntamos qué paso para que estuviera al revés”.

Afirmó que cuando se retira un cadáver, los restos se retiran “hueso por hueso”.

Luis Estrada manifestó que a pesar de las situaciones que ha vivido al interior de los camposantos de la ciudad, no siente miedo ya que es una persona religiosa. “Ya me acostumbré, y cuando pasa alguna situación siempre hago oración”, explicó.

Fuente: TRIBUNA

Comentarios