Ciudad Obregón

Entrevista: Hermana y novia de Isaac Salomón, hablan del asesinato del joven ciclista víctima colateral de la violencia en Ciudad Obregón

En entrevista con TRIBUNA Betsabée Salomón, hermana de Isaac y su novia Gaby hablan sobre el asesinato del joven ciclista y piden que no quede en el olvido, "que su muerte marque un antes y un después en Ciudad Obregón", afirman
viernes, 7 de mayo de 2021 · 11:09

Ciudad Obregón, Sonora.- Ese miércoles 21 de abril, Isaac Salomón se levantó como cualquier otro día a las 4:00 de la mañana para ir a entrenar ciclismo junto con su papá y amigos de la ruta Hornos-Presa Oviáchic. A las 19:27 horas fue asesinado en el cruce Coahuila y 6 de Abril. El homicidio del ciclista no debió ser. La cuarta ciudad más violenta del mundo no solo le quitó la vida, también le arrancó sus metas. 

A 16 días del asesinato del joven ciclista su familia vive entre la tristeza y la impotencia. Ninguna autoridad se ha acercado a ellos y de la investigación no hay avances. En entrevista con TRIBUNA, Betsabée (hermana de Isaac), y Gaby (novia de Isaac), comparten su testimonio en busca de que nadie olvide su muerte. 

¿A dos semanas, cuál es el sentimiento?

Gaby: “La verdad yo siento que cada día es más difícil, llega un punto en el que dije ‘bueno pasó y cada día va a ser más fácil, lo voy a poder superar’ pero no. No sabía qué estaba diciendo. Cada mañana es como sentir que fue un sueño y darme cuenta que no, creo que es bastante difícil la verdad, la verdad es que mis 24/7 eran con él, desde un “buenos días” hasta un “buenas noches”, y mis fines de semana eran con él”.

Betsabée: “En casa aún lo seguimos esperando a sus horas, porque fue algo repentino, llega su hora de salida y a veces se nos figura que va a entrar con su bicicleta preguntando que habíamos hecho o que se había hecho de comida. Uno nunca espera que un ‘godín’ como yo le decía ya no regrese a su casa”.  

Al día de hoy se registran más de 230 asesinatos en Cajeme, solo en lo que va del año. Y los hechos, son cada vez más violentos. Esa tarde, Isaac solo estaba de paso, había salido del trabajo e iba a casa. Para las autoridades se convirtió en un número más, una estadística más o una carpeta de investigación que se archiva, pero para la comunidad no.

¿Cómo se enteran? Es decir, ¿cómo fue ese momento? 

Betsabée:  “Por mi trabajo, deportista profesional, estaba fuera de la ciudad y ya estaba dormida. Sentía que me llamaban, era mi hermana, me dice que había sido una bala perdida, no me aseguró que mi hermano falleció pero cuando estás afuera de tu pueblo como que tu corazón sabe. Por lo general cuando uno está afuera siempre ves las noticias en línea para saber cómo está tu pueblo y en esa ocasión no lo hice, gracias a Dios no lo hice, no me enteré así, no quiero ver ningún video”. 

Gaby: “Ese día estaba más ocupada de lo normal. Él me había comentado que se sentía muy cansado, de hecho el martes me había mandado una foto donde salía muy cansado. A veces le pedía a él que me dejara en el trabajo; yo le dejaba mi carro a él, él subía la bici y me dejaba, pero ese día no lo hice, algo en mí no sé que me hizo decir ‘está cansado mejor que salga y que se vaya a su casa a descansar’ y no le dije.

En el lugar de su asesinato se colocó una bicicleta blanca para recordarlo.
Foto:TRIBUNA

Salí del trabajo y le mandé un audio contándole mi día pero no le llegaron los mensajes, eso para mí no fue extraño porque a veces está sin datos, y recuerdo que él el lunes me comentó que quería cortarse el cabello. Llegué a casa, me bañé, todo normal, tenía la pijama puesta y me marcó su sobrino Aaron, me preguntó si Isaac estaba conmigo, yo le dije que no. Al recibir esa llamada me asusté, porque eso no era común en Isaac, que se vaya sin avisar.

Lo fuimos a buscar a su trabajo, pero estaba todo oscuro y nada. Fuimos a donde normalmente se cortaba el pelo y estaba cerrado, pero yo toqué y toqué, como si alguien me fuera a abrir, pero no. Me marca Karen su mejor amiga, y me dice ‘ya supe qué pasó le dieron un balazo’. Y me puse a llorar. Después nos fuimos a su casa y en el camino yo iba diciendo, por favor que esté bien, por favor que esté bien. E incluso pensé en que ojalá no le hayan disparado en la pierna, porque sabía lo importante que el ciclismo era para él”.

La violencia en Ciudad Obregón no distingue, inocentes o culpables, todos han sido víctimas. Isaac era un joven cuyo único vicio era jugar videojuegos y dormir temprano. Solo hablaba de ciclismo, de trabajo y de cómo ayudar a su familia. Tenía metas y sueños: comprar un carro, ayudar a sus padres, concentrarse en su vida profesional, ser el mejor en la categoría esprínter en ciclismo.  

Betsabée tu haces un reclamo muy fuerte a las autoridades, porque el alcalde hace un comentario muy desafortunado, donde se quita responsabilidad del problema ¿qué sientes al ver lo que Sergio Pablo dice?

Betsabée: “Yo sé que nada de lo que pudiera pasar va a regresar a la vida a mi hermano, pero pienso las cosas y todos estamos expuestos a esto. Casi todos los que vivimos en Obregón somos familias de clase media, media baja o baja, la mayoría andamos en camión, algunos no tienen carro, y otros utilizan la bicicleta como medio de transporte, y es triste que no puedas desarrollar tu actividad libremente. Sentí muchas cosas cuando vi el comentario de este señor, y yo sabía de su historial cuando estuvo en Itesca, la universidad, que no sirvió para dirigir una escuela. Me sorprendí cuando ganó localmente, ni siquiera la calle de mi casa pavimentó. 

Y este señor hizo muchas promesas, me dio mucho coraje que como Poncio Pilato que cuando crucificaron a Jesús se lavara las manos y dijera ‘bueno ahí ustedes’. Yo sé que a lo mejor él no fue responsable en sí directamente, pero es la cabeza de nuestro municipio, él tiene que hacer algo. Me gustaría que ninguna familia pase por esto, es muy triste ver a mis papás así”. 

Gaby ¿qué era lo que veías en él, qué te contaba?

Gaby: “Pese a que tenía otras responsabilidades, Isaac se la pasaba hablando de ciclismo, se la pasaba diciéndome sus carreras o recuerdos. Él tenía tantos planes, tenía la salud y la disposición de hacerlos para que de un día a otro se acabara y le arrebaten eso, me hace sentir muy triste. Me hace sentir enojada y una impotencia que no puedo explicar, porque era un hombre que tenía tantas metas, que conociéndolo yo sé que lo iba a lograr. Me gustaría que la muerte de Isaac no quedara en el olvido como algunas otras, yo espero en verdad que su muerte marque un antes y un después en esta ciudad, en este estado. Y que en verdad las autoridades correspondientes hagan algo para que no haya muertes colaterales porque duelen y duelen bastante y dudo que algún día dejen de doler”.  

Después de su muerte, la comunidad de ciclistas en Cajeme demostró la unidad. Se organizaron dos marchas y se colocó una bicicleta blanca en el lugar de la tragedia. ¿Cómo se sienten con ese apoyo?

Betsabée: “Estamos muy agradecidos porque el círculo ciclista es muy grande y nos ha permitido conocer muchas personas de muchas clases sociales, de muchas creencias diferentes y ahora que Isaac falleció siempre estuvieron al pie del cañón. Cuando se enteraron ya estaban en casa y estuvieron todos los días. Fue como un consuelo para nosotros, fue un gesto muy padre”. 

Comentarios