Sonora

Un hongo ataca a los árboles de Obregón

Pudrición Texana es el principal problema que afecta a los árboles de Ciudad Obregón y los seca

por Oneyda Álvarez

Un hongo ataca a los árboles de Obregón

Un hongo ataca a los árboles de Obregón

Ciudad Obregón, Sonora.- De acuerdo con la Junta Local de Sanidad Vegetal, el hongo que hace que los árboles se estén secando se llama Pudrición Texana o Phymatotrichum. Alejandro Suárez, de la Junta Local, explica que “esto es algo del clima y no se puede evitar”.

Es muy común en los arbustos, en los mezquites. Hay árboles que son muy susceptibles como los yucatecos, y no necesariamente afectan a otros árboles cercanos, ya que su desplazamiento es muy lento.

Lo que pasa es que se secan esos árboles, y lo más seguro es que sea esa Pudrición Texana, pero hay otros hongos que están en el suelo que también pueden afectar, pero el común denominador es la Pudrición Texana.

Erradicar este problema en la ciudad no es competencia de la Junta Local de Sanidad, aclara Suárez.

Pero retoma diciendo que si un árbol ya tiene el hongo no hay nada que se pueda hacer, ese árbol lo más seguro es que se seque.

Una buena opción a la hora de plantar un árbol resistente a este hongo es una palmera, ya que es inmune a este hongo destructivo.

IMAGEN URBANA Marcelo Calderoni menciona que cuando un árbol se seca no es talado inmediatamente si no se ve un riesgo latente de propagación masiva. Refiere que la cuestión es que si fuera por falta de mantenimiento y agua todos se estarían secando, pero no es así, es por una enfermedad.

“Cuando hay un factor de riesgo muy grande, como el pulgón amarillo que ataca a los cítricos, sí se trabaja de manera coordinada con Sanidad Vegetal”, dice. Lo importante es que la gente si va a reforestar, haga conciencia para darle su debido mantenimiento.

ECOLOGÍA

Heliodoro Encinas, de la Dirección de Ecología, dice que detectar la enfermedad de la Pudrición Texana es muy difícil, ya que cuando menos lo piensas, el árbol ya está seco, porque el problema viene desde la raíz. Para evitar esta situación, se le pediría a Sanidad Vegetal algún tipo de fungicida que ataque este problema, pero habría que aplicárselo a todos los árboles de Cajeme, pero eso saldría muy caro. Menciona que actualmente la instancia que representa no tiene presupuesto para atender este problema. “Un árbol puede morir también porque su ciclo de vida ya terminó”.

Comentarios