Tendencias

La evolución de la industria de la moda en México a un año de pandemia

2020 fue un año que se puede definir de varias formas: año de pandemia, año de crisis; pero para la moda 2020, este es el año de los pants
lunes, 5 de abril de 2021 · 09:32

Ciudad de México.- Hace poco más de un año que comenzaban a escucharse noticias sobre un virus que se expandía con velocidad en Asia y Europa. Hoy, en el primer trimestre del 2021, los mexicanos ya llevamos cerca de un año cumpliendo con medidas de seguridad para evitar los contagios de coronavirus, enfermedad que ya ha causado la muerte de más de 150.000 personas en nuestro país.

Si bien el virus tiene una tasa de mortalidad relativamente baja, lo cierto es que su impacto para la economía es inmenso, especialmente en industrias que dependen del contacto directo entre el consumidor y el producto, eventos promocionales en donde se muestren los productos "tendencia", y temporadas de consumo dictadas por factores como el clima.

Con un año de encierro para buena parte de la población, muchos se preguntan entonces ¿cómo ha evolucionado la industria de la moda en México durante la pandemia? Estos serían algunos de los cambios más importantes que hemos detectado:

El consumidor de moda cambia

El primer cambio que experimentó la industria, similar a lo que vieron muchas otras, fue un consumidor volcado completamente a los canales digitales y a la comodidad al momento de comprar. Esto implicó la necesidad de desarrollar tiendas virtuales mucho más efectivas, canales de visualización optimizados, y la adopción de nuevos métodos de pago para adaptarse a un mercado objetivo mucho más amplio.

Pero la necesidad de comodidad del consumidor no solo está presente en la forma en la que compra, sino también en el tipo de prendas que adquiere. Así lo afirma un reporte reciente de Kantar, en el que se habla sobre un crecimiento en la venta de playeras, ropa interior, shorts, indumentaria deportiva, zapatillas y sandalias.

La innovación como clave

Aunque los consumidores estén cambiando y las industrias experimenten la situación de forma distinta, lo cierto es que la moda estaría dependiendo exclusivamente de la innovación para poder mantenerse en pie. No hablamos únicamente del surgimiento de tendencias enfocadas en la pandemia, sino también en el desarrollo de estrategias para capitalizar a un público "encerrado".

El comercio electrónico sería uno de los canales en los que más se ha innovado en la industria de la moda, con miles de empresas dedicándose de lleno a la creación de estrategias virtuales con las que sea posible incrementar su alcance, atraer potenciales compradores y vender, aún cuando el cliente no pueda ver el producto hasta tenerlo en sus manos.

Algunas marcas han digitalizado por completo su oferta, como el catálogo de Andrea, que actualmente cuenta con más de una decena de folletos con precios de descuento en ropa deportiva, infantil, lencería y calzado; otras empresas, por su parte, han potenciado el desarrollo de alianzas con marketplace virtuales y cadenas de supermercados para incrementar su alcance.

La industria más afectada

Aún así, aunque muchas marcas de moda hayan optado por digitalizar su oferta, lo cierto es que esta industria seguiría siendo una de las más afectadas del país, con una caída superior al 35% durante el 2020. Los abarrotes, papelería y esparcimiento, enseres, y electrónica estarían también entre las industrias que cayeron sustancialmente el año pasado.

La crisis económica que acompaña a la pandemia sería el motivo principal, con la mayoría de la población priorizando el consumo esencial por encima de la moda.

La industria de la moda es una de las muchas que no han logrado adaptarse por completo a la pandemia, generando importantes ganancias pero también registrando grandes pérdidas según la región, el presupuesto de cada marca y los canales que utiliza cada una de estas para vender.

Más de

Comentarios