MIGUELO

Tristeza en la industria musical chilena por la muerte de Sebastián Esbir, hijo de "Miguelo"

Lamentablemente se reveló la muerte de Sebastián Esbir, hijo de Miguel "Miguelo" Esbir; esto es lo que se sabe al respecto

MigueloCréditos: Internet
Escrito en TENDENCIAS el

Santiago de Chile. - El martes pasado, la industria musical chilena y los seguidores del cantante Miguel "Miguelo" Esbir recibieron una noticia devastadora: el fallecimiento de su hijo, Sebastián Esbir Cummins, a la edad de 32 años. La pérdida de Sebastián ha dejado un profundo dolor en su familia y en todos aquellos que tuvieron el privilegio de conocerlo. 

Miguelo y familia

Sebastián enfrentó gran parte de su vida una parálisis cerebral, resultado de un accidente que sufrió a la corta edad de tres años. A pesar de las adversidades, demostró una valentía y una fuerza admirables, convirtiéndose en un ejemplo de superación para muchos. Miguelo, en una entrevista previa, compartió detalles íntimos sobre el impacto del accidente en la vida de su hijo y las secuelas que dejó, describiéndolo como uno de los momentos más difíciles de su vida como padre. 

El cantante recordó su matrimonio con Ana María Cummins, madre de Sebastián, y cómo la dinámica familiar cambió drásticamente después del accidente. A pesar de las cirugías y el apoyo constante de un equipo médico y familiar, Sebastián mantuvo una actitud optimista y valiente que inspiró a todos los que lo rodeaban. 

La muerte de Sebastián Esbir deja un vacío en los corazones de quienes lo conocieron. Su valentía y espíritu luchador serán recordados como un ejemplo de superación y amor incondicional. La familia ha solicitado privacidad en este difícil momento y ha expresado su agradecimiento por el cariño y apoyo recibidos. 

La causa exacta de la muerte de Sebastián no fue revelada en el comunicado, pero se ha destacado su valiente batalla contra las secuelas de la parálisis cerebral que sufrió desde una edad temprana. Su legado perdurará como una inspiración para aquellos que luchan contra la adversidad. 

Fuente: Tribuna